MARIA BECERRA Y LA FIESTA DEL GRAN RIVADAVIA

Una artista con todas las letras

La puerta de entrada del Teatro Gran Rivadavia estaba abarrotada de gente. Mientras algunes hacían fila para comprar merch, otres reían y cantaban para que el tiempo pase más rápido. Pósters con la cara de María Becerra se veían desde la entrada. ¿Lo más sorprendente? La cantidad de fechas que tiene programadas: superan las 20 funciones. Este hecho es prueba evidente de su relevancia en la escena y del cariño que le tiene la gente. Una imagen vale más que mil palabras: en la puerta del recinto estaban esperando su turno para entrar un padre y su hija (que no superaría los 12 años). Él, con una remera de Ramones. Ella, con una de María Becerra. No hay dudas de que ambos disfrutarían mucho el recital. 

El formato banda le dio una vibra completamente diferente a las canciones

Bienvenides a Animal Tour, de María Becerra. Una experiencia única, con versiones de su música nunca antes escuchadas”, se escuchó desde los parlantes del teatro una vez que todes habían entrado. Las bailarinas hicieron su aparición y caminaron entre la gente sosteniendo pequeños aparatos con luz, que permitían seguir sus movimientos. La voz en off continuó: “les pedimos que pongan sus celulares y mentes en modo avión. Contrario a otros shows, acá por favor saquen fotos, filmen y llévense recuerdos de este hermoso viaje”. El público estalló en aplausos, y luego de que los músicos se acomodaron en sus lugares, María hizo su aparición. ‘High’ fue la canción elegida para comenzar, un tema bisagra en su carrera y gracias al cual muches de nosotres la conocimos. 

El formato banda le dio una vibra completamente diferente a las canciones. La inclusión de trompetas, percusionistas y unos solos de guitarra increíbles las volvieron mucho más rockeras. ‘Tu Me Lo Haces Fácil’, ‘Tu Lady’ y ‘Acaramelao’ pusieron a todes a bailar. El talento de la cantante arriba del escenario, su presencia escénica y su habilidad vocal eran deslumbrantes. 

La magia, como dijo María, se percibía en el aire

Se incluyeron muchas canciones que cuentan con colaboraciones: ‘No Eres Tú Soy Yo’ (con Danny Ocean), ‘Qué Más Pues?’ (con J Balvin) y ‘Cazame’ (con Tiago PZK), entre otras. No hubo ningún invitado, por lo que una pista pregrabada acompañó a María durante esos temas. Este hecho no la inhibió, ni a ella ni a su equipo, quienes se lucieron con coreografías más arriesgadas durante las secciones en las que la artista no estaba cantando. 

Hacia la mitad del show se apagaron todas las luces. Un solo reflector iluminó al tecladista, quien nos regaló un hermoso solo de piano. Al terminar volvieron a aparecer los demás miembros de la banda y se ubicaron en el borde del escenario para comenzar el segmento acústico. La cantante le pidió a la audiencia que encendieran los flashes de los celulares. Vamos a hacer de este momento algo más mágico todavía, afirmó. La carga emotiva que tienen canciones como ‘Episodios’ y ‘Perdidamente’, sumado al hecho de que el público las cantaba a viva voz, convirtieron esta parte del recital en una sumamente especial. La magia, como dijo María, se percibía en el aire. 

El show continuó de forma contundente: ‘WOW WOW’ (canción que en su versión original cuenta con la colaboración de Becky G) y ‘A Solas’ fueron dos performances excelentes. “La próxima canción es muy importante para mí porque la escribí en un momento muy duro”, confesó la artista. “Cuando la compuse lo hice con total sentimiento. Me emocioné mucho. En el video también se me ve así, vulnerable, y es lo que verdaderamente estaba sintiendo en ese momento. Quiero que sepan que cada canción que hago la compongo con todo mi corazón, y cuando se las entrego les doy parte de mí. Gracias por escucharme, de verdad”. Con estas palabras la cantante dio inicio a ‘Mi Debilidad’, uno de sus temas más emotivos. 

María se despidió, pero todes sabíamos que la noche no había terminado. Luego de que el público lo pidiera fervientemente la banda volvió y nos regaló no una sino tres canciones más. En ‘Dime Cómo Hago’ un fan subió al escenario. Ella, lejos de sorprenderse o pedirle que se baje, tomó sus manos y cantó junto a él. La expresión de su rostro denotaba felicidad y completa admiración. Estaba viendo, de cerca, un talento extraordinario. Siento que todes nos sentíamos un poco así. 

Con ‘Mienteme’ y ‘Animal’ se dio por finalizado el show. La euforia del público pareció multiplicarse, y el teatro vibró con los aplausos cuando Maria se despidió. Su talento sobre las tablas, su habilidad performática, la fusión de todos los músicos en escena y la buena onda de la cantante hicieron que el recital fuera increíble

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE