ESTELARES: “SOMOS TIPOS MUY AGRADECIDOS”

La banda platense habló de su más reciente álbum y la presentación del mismo el 7 de septiembre en el Teatro Gran Rex.

entrevista estelares-4.jpg

Van mil días que no sé lo que decir, sin ideas de Buenos Aires a Junín”. Uno de los primeros versos de ‘Aire’ retumba en Baradero Rock, justo cuando Estelares comenzaba su presentación en la versión 2017 de ese festival. Debajo de un diluvio, resultó ser uno de sus shows más épicos en sus casi 25 años de trayectoria, y también uno de los tópicos que tocamos en una entrevista más que jugosa. Manuel Moretti, Víctor Bertamoni y ‘Pali’ Silvera lucen excelsos en Rockin’ Food, lugar elegido para la cumbre de músicos y medios. Flashes, anotadores, micrófonos y algún grabador noventoso giraron en torno a un trío con mayoría de miembros juninenses, pero radicado desde sus inicios en la ciudad de La Plata.

Una de las excusas para armar la rueda de prensa radicó en el lanzamiento de su octavo álbum de estudio: Las Lunas (2019). El mismo será presentado el 7 de septiembre en el Teatro Gran Rex, recinto ubicado en la tradicional Avenida Corrientes del centro porteño. Para ello, Víctor y Pali charlaron con SPE acerca del pasado, presente y futuro de la banda.

“Siempre es gratificante mirar hacia atrás y darnos cuenta de todo lo que hemos logrado a lo largo de todo este recorrido”

SPE: Luego de tantos años de ruta ¿Qué es lo que más recuerdan de sus inicios?

Pali Silvera: Que fueron los mejores. Ya desde fines de los ‘80 había un movimiento cultural muy importante en todas las disciplinas. Había muchos lugares donde tocar y todo hecho desde el amor. Hace poco pasé por la casa en donde vivía Manuel (la cual se convirtió en nuestra sala de ensayo) y, casualmente, enfrente está el lugar donde toqué por primera vez ante un público. Siempre es gratificante mirar hacia atrás y darnos cuenta de todo lo que hemos logrado a lo largo de este recorrido.

SPE: Varios músicos consagrados han colaborado con ustedes. ¿Cuál es el que más los influenció?

Víctor Bertamoni: Cuando tenía 16 años lo vi a Fito Páez presentar Ciudad de Pobres Corazones (1987) y me voló la cabeza. Más adelante, tocó como invitado nuestro en un show en el Teatro Ópera, y hasta grabó en uno de nuestros discos. Es una de las experiencias más lindas que tuvimos en nuestra vida artística y por eso estamos agradecidos en todo momento.

SPE: ¿Qué recuerdan de la tormenta de Baradero 2017?

VB: A pesar de las tremendas precipitaciones, la gente se acercó al predio y por eso el recital adquirió un carácter épico.

PS: Fue como jugar al fútbol bajo la lluvia.

VB: Si bien veíamos como se nos mojaban los pedales y varios equipos, la buena onda de nuestro público (y también del ajeno) destacó por sobre todo contratiempo.

“Somos de vieja escuela en ese sentido y también asumimos que hoy los pibes escuchan canciones sueltas y en Spotify”

SPE: ¿Cuál es la diferencia entre Las Lunas y los demás discos?

PS: Es más espontáneo y directo. Hemos cambiado la metodología de trabajo: los tres coincidimos en que las canciones pedían algo nuevo de nuestra parte y eso se nota mucho en el disco. El resultado es una exacta representación del presente de Estelares.

VB: Lo que no me gustó es que tuve que venir de la costa en pleno enero para grabar, durante una semana, en Romaphonic. Después fue todo perfecto: las jornadas fueron amenas, invadimos la casa de nuestro manager y hasta dormimos ahí durante todo el proceso.

SPE: Ustedes siguen sacando placas de forma física. ¿Les choca el paradigma actual, más orientado a lo digital?

VB: Ya nos acostumbramos a lanzar discos tangibles porque es nuestra forma de vivir la música. Somos de vieja escuela en ese sentido. También asumimos que hoy los pibes escuchan canciones sueltas y en Spotify. Creemos que se puede convivir con ambos estilos, tampoco se trata de ser apocalíptico. Es un tema de adaptación.

 SPE: El 7 de junio lanzaron Las Lunas y el 7 de septiembre lo presentan. ¿Casualidad o cábala?

VB: Es casualidad, aunque ahora que lo pienso mejor podría no serlo. Tomamos ese día de septiembre porque el Teatro Gran Rex es un lugar altamente solicitado y solo disponían de esa fecha.