EL REGRESO DE JACK WHITE A LA ARGENTINA

Photo #2 by Steven Sebring (web res).jpg

John Anthony Gillis, mejor conocido como Jack White, es una de las figuras cruciales para entender la música de rock de finales de los ‘90 en adelante. Sus múltiples obsesiones y manías para con el arte, junto con una habilidad compositiva envidiable, lo han convertido en uno de los rockstars más emblemáticos del siglo.

Criado en una numerosa familia católica, Jack vivió los primeros años de su vida rodeado tanto por los valores religiosos de sus padres, como por una incontenible fascinación por la música. Tanto fue así, que desde muy joven comenzó a apropiarse de los instrumentos que sus hermanos mayores desechaban —los cuales utilizó para poder materializar, con sus propias manos, el rejunte de todas las influencias rockeras y bluseras que llegaban a sus oídos—. Su apetito por el aprendizaje artístico fue tan enorme que durante su infancia sacó la cama de su habitación para poder meter más instrumentos adentro (así lo contó en el documental ‘It Might Get Loud’, donde también participaron Jimmy Page y The Edge).

Llegó un punto en su vida donde la religión y el arte no pudieron seguir conviviendo en paz: White rechazó asistir a un seminario donde estudiaría para convertirse en sacerdote debido que temía que no lo dejaran ingresar con un amplificador que se había comprado recientemente. A partir de esta decisión, el músico decidió ir a una universidad pública donde terminó tocando la batería y el trombón en una banda.

Pero la sublimación de toda esa necesidad musical que habitaba dentro del joven americano encontró su destino perfecto cuando Meg White, su primera esposa, entró en su vida. La pareja hizo durar su corto matrimonio desde 1996 hasta el año 2000, pero su relación artística se mantuvo (afortunadamente) durante un tiempo más. The White Stripes lanzó su primer disco de título homónimo en 1999, dicha obra significaría el primer paso en la carrera de un grupo que pondría al garage rock de nuevo en el mainstream.

Si bien el dúo tuvo una medida relevancia en el ambiente americano durante sus primeros años de vida, fue con el lanzamiento de Elephant (2003) que las barreras del rock serían superadas por la banda de un modo tan incalculable como impredecible: durante la celebración de la copa UEFA Champions League del 2003, una numerosa cantidad de fanáticos del Brugge KV se reunieron en un bar previo al enfrentamiento de su club contra el AC Milan. Fue allí donde ‘Seven Nation Army’, famosa canción del grupo americano, comenzó a sonar en la radio. La pegajosa melodía se contagió entre los futboleros quienes la corearon desde el bar hasta el estadio por las calles de Bélgica. Ya durante el partido, el tema comenzó a sonar entre todos los presentes a modo de canción de cancha. Este rito futbolero se extendió por toda Europa y aún sigue vigente.

Desgraciadamente, The White Stripes se disolvió definitivamente en 2011, luego de algunos años sin tocar en vivo.

Si bien Argentina solo pudo recibir al conjunto en una ocasión (en el 2005 tocaron en el Luna Park y, pocos días antes, dieron un show sorpresa en Puerto Iguazú), Jack nos encandiló con su presencia durante el Lollapalooza 2015. Su show es descrito hasta el día de hoy como una de las mejores presentaciones que se dieron en el festival, no solo por la versátil potencia del americano sino también por la sorpresiva aparición de Robert Plant en el escenario durante su recital. Juntos, las dos leyendas del rock interpretaron ‘The Lemon Song’ de Led Zeppelin.

Hoy por hoy, el cantante no solo maneja su propio sello discográfico (Third Man Records) donde da rienda suelta a todas sus obsesiones con el formato de grabación analogico y realiza lanzamientos tan increíbles como extravagantes, sino que también sostiene una exitosa carrera tanto a modo de solista, como con sus otras dos bandas: The Raconteurs y The Dead Weather (única agrupación donde White toca la batería).

Cabe destacar que The Raconteurs lanzó, entre el año pasado y este, cuatro sencillos después de más de diez años sin estrenar material de estudio.

Sin dudas, Jack White ha sabido cómo llevar adelante una carrera tan enorme como minimalista de una manera espectacular, sin dejar nunca de lado los aires enigmáticos que rodean a su figura. Su nombre ya es palabra mayor dentro del mundo del rock y su legado está merecidamente marcado dentro de las escrituras de la música.

Jack White traerá a The Raconteurs a la Argentina en el día 12 de noviembre para presentarse en el Teatro Gran Rex.