VERNE: VUELTA POR EL VERNEUNIVERSO

Al hablar de música y ciencia ficción, una primera impresión refleja cierto grado de incertidumbre, tornando completamente remota aquella idea de su fusión. Sin embargo, cuando el arte de combinar los sonidos converge en una secuencia temporal junto a un género literario capaz de anticipar el futuro, el resultado es original y único. Así nace Verne, el dúo de pop rock argentino compuesto por Tian Firpo (bajo y teclado) y Manuel Caizza (voz y batería), que tiene su leitmotiv en el arte y el universo.

Para conocer en profundidad su proyecto y su historia, SPE subió al convoy espacial comandado por el capitán Tian para dialogar con él y adentrarnos en lo más recóndito del universo Verne, viajando por sus orígenes y atravesando su evolución.

Lo que queremos hacer es un reflejo de lo que somos

SPE: ¿Cómo surgió Verne?

Tian Firpo: Con Manuel Caizza nos conocimos en una banda anterior que se llamaba Alfiler, en donde él era baterista y yo el bajista. Ahí pegamos mucha onda y luego, cuando el grupo se disolvió, nosotros dos quedamos enganchados. Había mucha química como músicos y compartíamos cosas muy parecidas en cuanto a gustos. Por otro lado, Manu quería desarrollar su faceta como cantante y me propuso la idea de armar el proyecto, así que le dimos para adelante y lo encaramos como dúo. Nos pareció que, en cuestiones organizativas, de a dos es más fácil decidir y ser resolutivos.

SPE: ¿Por qué decidieron llamar Verne a este proyecto?

TF: Ambos somos muy lectores y fanáticos de la ciencia ficción, nos encanta Isaac Asimov, Julio Verne, Phillip K. Dick, y todo ese tipo de autores. Por otra parte, al principio dimos muchas vueltas con el nombre del dúo, pero después surgió la idea de llamarnos Verne y nos pareció que representaba muy bien el concepto de la banda, así como también a nosotros mismos.

SPE: ¿Cómo se complementan con Manuel y cuál es la búsqueda que persiguen?

TF: Nos gusta mucho componer, lo hacemos de manera grupal y también individualmente. Lo que queremos hacer es un reflejo de lo que somos y no buscamos ir más allá de eso porque sería un error. En este sentido, apuntamos a que la música y la estética se fusionen, dando lugar a la intervención de ambos. De alguna manera, nos complementamos muy bien: Manu desde la música y yo, como vengo de la pintura, más desde lo visual. Pero con el pasar de los años cada uno va incidiendo cada vez más en lo otro, al punto de intervenir en casi todo. De hecho, recientemente sacamos el videoclip de ‘Punto Límite‘ que es el tema elegido como corte de difusión del nuevo EP, Velocidad Crucero (2018), y con Manu participamos tanto en el guión como en la realización junto al director, que fue Nando Carbonell.

Yo vivo de dibujar y Manu de tocar, somos un dúo compuesto por un músico polifacético y un pintor melómano amantes de la ciencia ficción


SPE: En parte, Verne surge bajo la necesidad de cranear el disco que siempre quisieron hacer entre amigos, ¿su primer álbum, Caer y Levantar, lanzado en 2015, alcanzó las expectativas?

TF: Totalmente, de hecho las superó y nos abrió las puertas para salir un poco de Buenos Aires e ir a tocar al interior del país. Era algo que queríamos hacer, porque tocar todo el tiempo en Capital se vuelve repetitivo, y aventurarnos a salir un poco nos devolvió esas ganas y ese público fresco que te quiere escuchar y te recibe con aprecio. La verdad es que nos motivó mucho. También tocamos en festivales como “Rock en Baradero” y recibimos propuestas de un montón de gente cercana para hacer videos y remixes.

SPE: ¿Por qué eligieron a dos personajes de Julio Verne que aparecen en “De la tierra a la luna” para nombrar al tema instrumental “Impey Barbicane vs. el Capitán Nicholls” que aparece en su primer disco?

TF: Es un tema con una historia muy particular, sobre todo porque es el único instrumental que tenemos. Lo que sucedió con esa canción es que la parte de la estrofa está compuesta por mí y el estribillo por Manu, entonces había como dos personajes y dos líneas de instrumentos diferentes que provenían del teclado y la guitarra. En el cuento “De la tierra a la luna”, Impey Barbicane y el Capitán Nicholls son dos personajes antagónicos que luchan entre sí, pero finalmente terminan viajando juntos. En este sentido la interpretación musical que le dimos tiene que ver con eso, con dos instrumentos separados que al final se junta en ese momento bailable de la canción y de alguna manera representa una analogía a ese cuento que tanto nos gusta.

1622347_766338620085375_4524767498831666146_o.jpg

SPE: ¿Cómo influye la tecnología en cuanto a lo analógico y lo digital dentro de la banda?

TF: Usamos instrumentos analógicos, pero también, en algunos temas, hay pistas digitales con ruidos o efectos ambientales. Es decir, no hay instrumentos que suenan por pista, en sí la música es orgánica y tocada en vivo. Lo que sí hay es una búsqueda sonora que represente al disco, aunque en vivo seguramente sonemos un poco más rockeros. No somos una banda que perturbe, la música y las letras te abrazan.

SPE: ¿El EP que sacaron, “Velocidad Crucero”, anticipa la llegada de su próximo disco?

TF: Sí, la idea de sacar el extended play de cinco canciones surgió principalmente porque la industria cambió demasiado en estos últimos tiempos y no queríamos esperar un año más de producción para sacar el próximo disco. A la vez, nos pasó que ya lo tenemos compuesto entero y surgió la idea de dividir el álbum en dos partes. De todas formas estamos viendo con el sello cómo vamos a sacar el resto de las canciones que faltan, porque ahora los temas pueden sacarse de manera individual, como sucedía en los 40’ y a los 50’ con los singles.

SPE: ¿Por qué lo llamaron “Velocidad Crucero”?

TF: La idea surgió de unos escritos que encontré en internet en relación a un anime que salió en los 80’ que se llamaba “Capitán Harlock”, en donde él era una especie de pirata que tenía una nave-barco que andaba por el espacio. Pero el concepto surge principalmente por la velocidad crucero de los autos que te lleva automáticamente por la ruta. Nosotros sentimos que estamos en ese momento.

SPE: ¿Qué diferencia hay entre el primer disco y el EP?

TF: Creo que el segundo disco, de alguna manera, es el resultado de toda una trayectoria que sucedió desde que arrancó la banda hasta el día de hoy. Son todos esos lugares a donde fuiste, y toda esa experiencia que adquiriste a lo largo de los años. Por esta razón surgen cosas nuevas que están conectadas a lo viejo sin la necesidad de relacionarse. En este sentido, también hay parámetros y lugares ocupados en los que no deseamos volver a caer y repetir. No es por una cuestión de que no nos guste, sino por el hecho de no hacer algo igual. Desde el 2015 hasta ahora cambiaron un montón de cosas e inclusive nosotros ya no somos las mismas personas de antes, por esta razón siempre tratamos de ser súper sinceros y que la música sea un reflejo del momento. También sucede con la sonoridad, en este último EP tratamos de que no haya tanta barrera de sonido, pero sí elementos con una mayor profundidad. Hay mucho más espacio que en el disco anterior, y hasta las letras son diferentes.

SPE: A pesar de convivir y nutrirse de variadas expresiones artísticas, como la pintura o la lectura de ciencia ficción, ¿por qué eligieron la música?

TF: Nos inspiramos con la lectura, pero también con el cine. No solo es la música lo que nos mueve a la hora de componer o pensar ideas para la banda. Creo que la música es el mejor invento del universo: una expresión total y abstracta donde uno puede trabajar en conjunto. En mi caso, pintar y dibujar es una experiencia individual, en cambio Verne es el vínculo que se conforma con Manu, es decir, de a dos. Por supuesto que todas esas inspiraciones artísticas influyen en nuestras canciones y en la banda, siempre nos pasamos data y agarramos experiencias para seguir inventando.

SPE: ¿Qué significa para vos la ciencia ficción?

TF: Es algo que no existe pero que puede llegar a pasar. Los autores de este género nos han demostrado que si pensas un poquito más para adelante podés llegar a ser una especie de profeta, es increíble cómo se imaginaron cosas que hoy en día están pasando. Si lees los libros de Phillip K. Dick es súper impactante lo que escribe sobre internet, la paranoia o la privacidad, que en estos tiempos casi que se regala. Ese tipo de cosas nos provoca mucho pensar hacia el futuro.