SOLAR POWER: UNA ODA AL VERANO NEOZELANDÉS

¿El mejor álbum de Lorde?

Luego del rotundo éxito obtenido con Pure Heroine (2013) y Melodrama (2017) Lorde se mantuvo en silencio por más de cuatro años. Recluida en su Nueva Zelanda natal y alejada por completo de las redes, sus fanáticos creyeron que su paso por la industria de la música había sido tan revolucionario como breve. Grande fue la sorpresa de todos cuando en su página web apareció un críptico mensaje: «Llegando en 2021 … La paciencia es una virtud». Al poco tiempo las sospechas se confirmaron, y Solar Power llegó a nuestros oídos y corazones con toda la fuerza y sensibilidad que caracteriza cualquier creación de esta cantante. 

Producido por Jack Antonoff (cantante de Bleachers y colaborador de Taylor Swift, Lana del Rey y Troye Sivan) este LP se aleja rotundamente de sus discos anteriores, tanto a nivel sonoro como estético. Claro ejemplo de este hecho es la inclusión de guitarras en casi todas las canciones, propuesta que (teniendo en cuenta la discografía anterior de la cantante) es completamente radical. 

El sol, la naturaleza y el verano son los grandes temas de este disco

‘The Path’ es la puerta de entrada perfecta al universo del álbum. Es claro que Lorde es consciente del lugar que ha ocupado en la industria, las barreras que derribó y las puertas que abrió para que muchas otras artistas pudieran hacer canciones que no se adaptaban a los cánones  tradicionales del pop. Pero en este track ella quiere dejar en claro (a sus fans y quizás también a sí misma) que no es un modelo a seguir, y su música no pretende salvar a nadie: “Si estás buscando un salvador, esa no soy yo. ¿Necesitas a alguien que se haga cargo de tu dolor? Bueno, esa no soy yo. Porque todos estamos rotos y tristes”. Las referencias a sus trabajos anteriores son abundantes, y en este caso la temática es un guiño a la doble significación que tiene el título de su primer álbum, Pure Heroine. El coro termina con una nota de esperanza, afirmando que “el sol nos mostrará el camino”. 

 

El sol, la naturaleza y el verano son los grandes temas de este disco. La canción que representa de la mejor manera este imaginario es la que comparte nombre con el LP, ‘Solar Power’. Comenzó a escribirla en 2019, diciéndole a Antonoff que tenía que sonar como “andar en patineta”. ¿Sus inspiraciones? ‘Steal my Sunshine’ de Len, ‘S Club Party’ de S Club 7 y ‘Can I Kick It?’ de A Tribe Called Quest. Lorde quería que el track se sintiera como el verano neozelandés, por lo que se incluyeron sonidos de cigarras y olas. Al respecto, la cantante afirmó que aún siendo una canción que habla sobre “ser feliz bajo el sol”, es un poco oscura y extraña, principalmente debido a la inclusión en el videoclip de elementos que referencian cultos o sectas. Las similitudes con Midsommar (2019) son evidentes, y la línea en la que afirma “ser como un Jesus mas bello” parecen confirmar esta narrativa. 

El video de ‘Mood Ring’ se acerca a este imaginario, combinándolo con otro: la cultura del bienestar. El titulo hace referencia a un anillo que cambia de color dependiendo del humor que tenga quien lo porta. Lorde afirmó que la canción describe la manera en la que tratamos de sentirnos conectados espiritualmente en nuestro mundo actual, y todas las pequeñas herramientas a las que recurrimos para lograrlo. Se reconoce la importancia de estos sistemas, pero el track no deja de ser una sátira: “No puedo sentir nada. Sigo mirando a mi anillo de humor: dime como me siento”. Esta crítica también está presente en ‘Dominoes’, canción que habla sobre la necesidad constante de reinvención que tiene el individuo moderno y la creencia de que, a través de prácticas superficiales que no requieren de esfuerzo, se pueden cambiar actitudes tóxicas o reparar el daño hecho a los demás.

 

La fama es otro de los grandes temas abordados. ‘California’ comienza de forma contundente: “Érase una vez en Hollywood, cuando Carole dijo mi nombre. Me puse de pie, la habitación explotó, y supe que eso había sido todo: nunca sería la misma”. La letra hace referencia a la gala de los Premios Grammy en 2014, en la que Carole King le entregó una de las estatuillas. ‘Stoned at the Nail Salon’ y las ya mencionadas ‘The Path’ y ‘Solar Power’ también hacen referencia a esta situación: los cambios que trae el reconocimiento masivo, y la necesidad de refugiarse en la naturaleza para encontrar paz interior. 

Solar Power no tiene nada que envidiarle al resto de su discografía

‘Secrets From a Girl Who’s Seen It All’ es a nivel lírico una de las mejores composiciones de Lorde.  La inspiración llegó un día en el que, mientras escuchaba ‘Ribs’ (canción incluida en su primer álbum), pensó en cómo era su vida en ese momento, en lo preocupada que estaba por el futuro y en lo mucho que la aterrorizaba crecer. En una especie de conversación con la adolescente que fue, su yo actual intenta explicarle que todo va a estar bien. 

‘The Man With the Axe’ es otro de los tracks que permanecerá en los corazones de las audiencias por mucho tiempo. Es la única canción de amor, y resalta por sus líricas cargadas de poesía: “Supongo que siempre estaré así: tragada por las palabras y a medio camino hacia el espacio. Pero allí, junto al fuego, ofreciste tu mano. Y mientras la tomaba, te amé”.

No debió haber sido fácil para Lorde crear un disco que supere o apenas iguale la calidad de su discografía anterior. Pero es evidente que Solar Power no tiene nada que envidiarle al resto de su trabajo. Nos encontramos con una artista mucho más madura, que mira con nostalgia hacia el pasado pero que está muy contenta con su presente. La cantante quería que este disco fuera luminoso, se sintiera como el verano. Y definitivamente cumplió su objetivo. 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE