PERRY FARRELL: ADICCIÓN A LA REINVENCIÓN

Es el dueño del Lollapalooza, obvio que va a tocar.

Por si ser líder de Jane’s Addiction y creador del Lollapalooza (festival en el que va a tocar en la próxima edición latinoamericana) era poco, Perry Farrell decidió formar la superbanda Kind Heaven Orchestra, la cual incluye a ex miembros de Pearl Jam, Soundgarden, Mötley Crüe y Foo Fighters. Además, su esposa Etty Lau lo acompaña en las voces de este proyecto. Este año estrenó Kind Heaven, un álbum que conserva ciertos elementos del punk que caracteriza a Farrell, pero que hace sentir que se está escuchando a una orquesta en canciones como ‘Snakes Have Many Hips’ o ‘Let’s All Pray For This World’.

Su último disco solista, Song Yet To Be Sung (2001), salió hace ya 18 años. Este fue el principal motivo por el que muchos de los fans del nacido en Queens tenían toda su fe puesta en su nuevo trabajo, y aunque fue mucho mejor recibido por la crítica que su predecesor, escapa bastante a lo que su público esperaba. Todo esto no quiere decir que sea malo realmente, pero cabe destacar que es un álbum que dificulta su disfrute por su falta de cohesión: el pop electrónico de ‘Spend The Body’ tiene poco que ver con ‘More Than I Could Bear’ o ‘Where Have You Been All My Life’, y estas tres canciones se encuentran una detrás de la otra, por lo que confunde a un oyente que nunca termina de saber qué está escuchando.

 

“SU PROPUESTA VISUAL ES UN GRAN ATRACTIVO PARA VISITAR SU SHOW EN EL PRÓXIMO LOLLA”

 

De cualquier modo, sería raro que este o cualquiera de sus trabajos solistas sean lo que motiva a sus fans a presenciar sus shows. Es innegable que su fama musical se debe a Jane’s Addiction, y la mayor parte de sus seguidores esperan escuchar las canciones que tiene con esta banda. Quizás, haberse alejado tanto de sus raíces sea una buena maniobra, la cual le posibilite atraer un nuevo público que se sume a los que lo acompañan desde sus antiguos trabajos.

Algo a destacar de Farrell es que siempre se preocupó por la parte teatral de sus recitales. Suele contar con grupos de bailarinas (su esposa fue parte de los mismos en diversos proyectos) que han llegado a volar por el escenario o hacer, y deshacer, un striptease en muchas de sus actuaciones. Hoy, con su orquesta, se preocupa más por los juegos de luces y por la actitud de sus integrantes, los cuales parecen actuar cada canción que tocan. Por este motivo, su propuesta visual es un gran atractivo para visitar su show en el próximo Lolla.

Sabe reconvertirse constantemente, fundó una de las bandas más influyentes del rock alternativo y sigue rockeando a los 60 años como si tuviera 20. Ah, además, es el dueño del circo. ¿Alguien creyó que no iba a tocar?

Conseguí tus entradas para el Lollapalooza acá

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *