MARIANO KOWAL: “TOCAR EN VIVO SIEMPRE TIENE UNA MAGIA ESPECIAL”

Desarmando las emociones del artista

Mariano Kowal es un compositor y multiinstrumentista que fusiona en su música estilos diversos como el rock, el blues y el indie alternativo. En 2019 lanzó Rosas de Victoria, su primer álbum, y durante el aislamiento sorprendió con su EP Desarmado. Hace unas semanas participó del colectivo Send the Light, en el cual se unió a otros jóvenes músicos para combatir los efectos del coronavirus a través del arte. En charla con SPE, Mariano nos contó sobre su reciente lanzamiento y nos adelantó sus planes a futuro.

¿A qué edad descubriste tu pasión por la música?

Mariano Kowal: Estuvo desde el momento cero, es parte de mi chip porque vengo de una familia de músicos. Mis dos abuelos son pianistas de toda la vida, entonces eso estuvo desde mi infancia. Cuando cumplí 10 años mi abuelo me dio clases de guitarra, hice algunas materias en un conservatorio y estudié con profesores particulares. Me terminó de volar la cabeza cuando me di cuenta que la música no era solamente algo lindo, sino que permitía transmitir una emoción. Cuando noté eso, que algo tan abstracto podía hacer que se te erizara la piel al escucharlo, no pude salir. 

En 2019 lanzaste tu LP Rosas de Victoria, ¿cómo fue el proceso creativo del álbum?

MK: El disco lo compuse en mi adolescencia, a los 15 años, pero lo grabé recién el año pasado. Escribir me servía para expresar las cosas que vivía a nivel interno y externo, y me resultaba muy fácil plasmar eso a través de canciones. Lo recuerdo como una forma de volcar mis pensamientos sin que nadie me juzgara. Me reencontré con formas de componer, letras y ritmos que hoy no son lo que más me identifica, y opté por no adaptar eso al Mariano de hoy para mantener la esencia de ese momento. Quise reflejar cómo me sentía y qué cosas tenía en la cabeza en esa época.   

“LAS REDES ME PERMITIERON RELACIONARME CON UNA NUEVA COMUNIDAD DE ARTISTAS”

¿Tuviste alguna influencia en particular al momento de componer?

MK: Estuve muy influenciado por Gustavo Cerati. Él fue como mi mentor y por eso hay ciertos dejos ceratianos muy marcados. También esa fue una época en la que empecé a escuchar a Pink Floyd y muchos de sus sonidos están presentes en mis melodías. Con el paso del tiempo abrí más la cabeza y hoy escucho de todo, desde tango y clásico hasta lo actual. Me inspiro también de The Beatles porque todo lo que hacían les salía del alma, era la pasión transformada en música. Me cuesta identificar gente actual que me inspire, por eso termino recurriendo a lo más anticuado.

Hace poco lanzaste tu Desarmado, con reversiones de tu álbum y una canción nueva. ¿’Te Busqué’ es independiente o es el adelanto de un próximo proyecto?

MK: ‘Te Busqué’ tiene una melodía pesada, de desarrollo denso y eléctrico que no tiene mucho que ver con el EP. Es un tema que siempre tuve dando vueltas y no sabía dónde incluirlo. No está tan alineado a la estética de mi próximo material, sino que está más anclada al estilo de Rosas de Victoria. Tiene un enfoque muy guitarrero y, si bien ese es mi instrumento principal, más adelante me gustaría enfocarme en otros ritmos. No, no voy a hacer ni trap ni reggaeton, pero sí tal vez incursionar en música donde la guitarra no sea el centro. 

“USAR LA MÚSICA PARA AYUDAR A OTROS FUE DE LAS EXPERIENCIAS MÁS LINDAS”

El EP cuenta con la participación de otros artistas emergentes. ¿Cómo surgieron las colaboraciones?

MK: Surgieron cuando noté que la mirada de los otros podía enriquecer mucho el proceso y el resultado final. No soy muy fan de las redes, pero gracias a ellas conocí personas muy talentosas que están en una movida parecida a la mía. Hay gente muy buena en lo que hace y me dieron ganas de hacer algo con ellos. De las tres colaboraciones, Tomi Maluf y Valen Pinto son cantantes que tienen música en Spotify. Maia Fink, la otra chica que participó, es mi mejor amiga y tiene una voz hermosa; tocamos juntos en varias situaciones y, además, ‘El Cielo Puede Esperar’ es una canción que le gusta mucho. También invité a varios músicos para subir covers a Instagram. Grabé con un chico que toca la tuba, con otro que usa un saxo, y eso me pareció una experiencia totalmente distinta. Las redes me permitieron relacionarme con esta nueva comunidad de artistas.

Hace unas semanas participaste del colectivo Send The Light. ¿Cómo fue la experiencia de participar de un proyecto global?

MK: El proyecto combinaba muchas cosas que me parecían hermosas e interesantes: poder hacer música y ayudar a personas que se vieron muy necesitadas a raíz de la pandemia. Además del alcance que tuvimos, el colectivo se amplió y se unió a otras acciones benéficas. La participación me permitió conocer a artistas de todo el mundo con los que sigo en contacto y trabajando. Usar la música como medio para una acción más grande, ayudar al prójimo, es de las cosas más lindas. 

¿Cuáles son tus planes a futuro?

MK: Todo va a depender mucho del contexto y de volver un poco a la normalidad. Mi idea para este año era armar sets acústicos para tocar en vivo, que no pude, pero lo adapté para hacerlo a través de las redes. Esa cosa de tocar en vivo y no frente a una cámara tiene su magia, es distinto. Tengo muchas ganas de volver a presentarme. Siempre estoy escribiendo, así que hay muchos temas nuevos dando vueltas. El único adelanto que voy a dar es que en noviembre se viene algo interesante, así que agenden ese mes. 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *