GATIVIDEO EN NICETO: FUNK BAILABLE, MILLENNIAL Y EXCÉNTRICO

La banda porteña hizo gala de su histrionismo en un show más similar a una fiesta que a un recital

Un árbol de navidad a la izquierda del escenario, una amplia caja disfrazada como regalo con moño incluido y un Papá Noel bailando agraciadamente en las visuales eran los elementos escenográficos que contextualizaban el fin de año de Gativideo.

En una esperada fecha por el seguidor y entusiasta público de les muchaches porteñes, el clima festivo y cálido dentro de Niceto Club se contradecía con la fría noche de Palermo. El funk rapeado de Acus hacía mover los pies, tímidamente, a los oyentes más puntuales y ponía de manifiesto el mood bailable que iba a tener el evento.

Antes de hablar de un recital de Gativideo hay que remarcar uno de los puntos esenciales de la banda: la conjunción entre el cariño por la cultura pop de tiempos pretéritos y la fascinación por las modas actuales y sus extrañas vicisitudes. Que el video de su presentación en el Lollapalooza Argentina 2019 tenga más del triple de reproducciones que su disco completo en Youtube da cuenta de la generación a la que pertenecen y hacen apología les excéntriques músiques. Su audiencia pertenece a un grupo etario al que le cuesta mantener la atención por tiempo prolongado en propuestas que no sean audiovisuales, y esto Gativideo lo sabe perfectamente. A causa de ello, su show es lo que sale de mezclar performance, música en vivo y mucha comedia.

 

“Gativideo le cuenta a una generación criada a base de Youtube y redes sociales que las modas bizarras y las canciones bailables siempre estuvieron”

 

Una vez hecha la aclaración, podemos entender por qué la presencia escénica de Pedro Rosemblat, llevando un aplausómetro a la banda al comienzo del show, caiga tan bien en el público. Comprendemos por qué los chistes sobre la existencia de Papá Noel entre Renzo Montalbano y Willy Fischman son casi tan destacables como sus talentos en teclados, voces y guitarra. Sabiendo que Gativideo es una banda que hace apología de las modas bizarras de tiempos pasados y actuales, es aún más disfrutable escuchar (y bailar) el cover de ‘Guapa’ de Bandana, con particular lucimiento de las coristas Francisca Estrach, Sasha Conte y Laura Morgado. Del mismo modo, la presencia de un Spiderman disfrazado de Papá Noel emergiendo de la caja envuelta como regalo, su performance bailando al ritmo de ‘Vicios de Medianoche’ y el lanzamiento de chizitos de colores al público terminaban de redondear el mood bizarro de la noche.

Contando con esa pequeña ventaja que tienen las bandas jóvenes de poder conocer (casi) todos los temas de su discografía, la banda se paseó por los ochentosos temas bailables de Colorama (2018) y sus singles más recientes como ‘Efecto Mandela’ y ‘Flota Flota’. A partir de una base rítmica con mucho groove (Nacho Morelli en batería, Pablo Pandis en percusión y Pablo Fenu en bajo), mover las caderas fue el reflejo más lógico como audiencia, sobre todo en la versión funk de ‘La Bestia Pop’ (cover de Los Redondos) que cerró un show más parecido a una fiesta que un recital.

A partir de la dosis justa de excentricidad, histrionismo y mucho talento, Gativideo le cuenta a una generación criada a base de videos de Youtube y scrolleos en redes sociales que las modas bizarras y las canciones bailables siempre estuvieron y van a estar. Y que las bandas que no se toman (tan) en serio a sí mismas siempre van a funcionar.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *