EL ZAR Y SU REGRESO A NICETO

A veces está bueno perder el control

El Zar ya nos ha demostrado innumerables veces lo lindo que es reunirse a escuchar música en vivo. Cada recital de la banda es una fiesta y la fecha que tuvieron en Niceto no fue la excepción. Un público expectante y con ganas de pasarla bien aguardaban el inicio del show con bebidas en sus manos y sonrisas en sus rostros. Pasar una noche de viernes al ritmo de las canciones del dúo es probablemente el mejor plan que existe. 

‘Superstar’ fue el track elegido para abrir el recital. Detrás de un beat alegre y de un coro sumamente pegadizo se esconde una letra tan desgarradora como divertida. En ella el narrador, con cierta condescendencia y resignación, se despide de alguien que mutó de personalidad en pos de cumplir sus sueños. El daño ya está hecho, el ser amado ha cambiado y solo queda despedirse. El pogo no se hizo esperar y en varias ocasiones Facundo Castaño Montoya (vocalista) dejó de cantar para escuchar cómo el público gritaba las canciones. 

“Dije que no iba a hablar mucho porque me iba a emocionar y no está bueno para cantar”, confesó Facundo, “pero la verdad es que estamos muy muy felices de que estén acá. Volver a Niceto es un sueño hecho realidad”. La alegría de los integrantes de la banda era contagiosa: se notaba que estaban pasando un muy buen momento. Luego de ‘Lo Que Fuimos’ y ‘En la Inmensidad’ el dúo tocó la canción favorita de quien escribe: ‘Salgo Corriendo a Buscarte’. Perteneciente a Pura Casualidad (2020), último trabajo discográfico del grupo, el track se siente como una peli coming of age o el relato de un primer amor. Podríamos afirmar que todas los temas de este EP tienen esa vibra: la euforia de conocer a alguien nuevo, la intensidad de los sentimientos y la entrega total de quien la escribe. El narrador se disculpa en un momento de la letra por la sinceridad que lo llevó a confesarse de esa manera, para luego volver a esgrimir esa intensidad. Hay un constante juego de ida y vuelta, un animarse y retractarse para volverse a animar. Confesión de amor que luego se convierte en un “pero se que esta no es la manera de actuar”. La contradicción y la indecisión son lo que hacen a esta canción tan fácilmente identificable con la propia experiencia: todos, al menos en algún momento de nuestra vida, nos hemos sentido un poco así. 

Los solos de ‘Año Nuevo’ y ‘El Túnel’ fueron algunos de los muchos momentos en los que Pablo Gimenez, guitarrista, se lució sobre el escenario. Acompañaron al dúo Fran Nicholson en bajo (también guitarrista de Silvestre y la Naranja), Bruno Dante en batería, Mateo Dufour en teclas, Yago Escrivá en coros y guitarra (también parte de Ainda) e Ivana Trabolusi en coros. Durante la noche se presentó ‘El Disparo’, canción inédita y próxima estrenarse. Aún sin conocer la letra el público parecía totalmente comprometido con la propuesta del dúo y no dejaron de bailar en ningún momento. 

Los aplausos y un grupo de personas eufóricas saliendo del teatro terminaron de coronar una noche que fue perfecta

Uno de los momentos más especiales de la noche fue la performance de ‘Película’. Facundo se subió al primer piso del recinto acompañado solamente con su guitarra y comenzó a cantar la primera estrofa de la canción entre el público, para luego volverse a sumar a sus compañeros sobre el escenario. “Me viste caer, ya no me siento cuerdo. Traje la película que más te gusta ver”, canta Facundo, para luego rematar con “si es que te enredas, me alcanza con esta ficción. Es lo que queda”. La película que miran los personajes se iguala a la historia aparentemente real que viven entre ellos. Pero con muy pocas palabras el narrador cambia la jugada, afirmando que tanto la película como la realidad tienen un poco de ficción. Quizás mentiras o quizás idealización. Poco importa, porque ambas historias (la película y la real) se terminan igualando. Hay un poco de resignación en este relato, un sentir felicidad por lo que hubo y aceptación por lo que vendrá. 

Los temas de A Los Amigos (2018) obviamente no podían faltar: ‘La Inmensidad’, ‘Los Chicos no Entienden’ y ‘Exceso de Especulación’ fueron algunos de los incluidos. Luego de terminar ‘Las Voces’ Facundo le pidió al público que cante acapella el estribillo una vez más. Todes lo hicimos y la sensación fue hermosa. Se sintió como un regalo de nosotres hacia la banda, luego de más de una hora de música y emoción. 

El show finalizó con el clásico pogo que acompaña a ‘La Declaración’. Es curiosa la sensación que se tiene en este tipo de recitales. Es como si la buena vibra emanara de los cuerpos de todos y se dirigiera a los músicos, quienes con el sonido nos las devuelven a nosotros. Esa noche solo existimos el público, la banda y la música. Las sonrisas de los presentes, los aplausos y un grupo de personas eufóricas saliendo del teatro terminó de coronar una noche que fue perfecta. Nos queda agradecerle al dúo por su arte y esperar el lanzamiento del próximo disco, que seguramente nos traerá puras alegrías.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE