EL ARES Y EL POP PUNK DE LOS 2000

Una mirada a lo que fue uno de los géneros más queridos y prolíficos de principio de siglo

Ares. Un nombre que para muchos significa poco y nada, para otros (especialmente los que hoy rondan los tardíos veintitantos) es sinónimo de canciones pirateadas y playlists para MP3 cuidadosamente seleccionadas.

Los noventa fueron testigos de un momento musical donde el punk, un género hasta ese entonces under, comenzaba a distorsionarse y evolucionar para dar nacimiento a nuevas facetas del mismo. Cuando bandas como Green Day o Bad Religion pasaban a formar parte de grandes discográficas, iniciaba el camino en alza de un sonido que parecía volverse cada vez más y más mainstream. La influencia de MTV en aquel entonces, sumado al éxito de las bandas nombradas, lograron que unos años después agrupaciones como Good Charlotte, My Chemical Romance y Linkin Park se dieran a conocer, además de otros tantos que han desaparecido bajo las sombras del olvido y que marcaron una decena de años que nada los musicaliza mejor que ‘Sk8er Boi’ de Avril Lavigne.

 

“FUE UN MOMENTO DE VORÁGINE PARA LA GENERACIÓN QUE CRECIÓ GRABANDO CON EL CASSETTE Y YENDO AL CIBER PARA CONECTARSE A INTERNET”

 

La denominación ‘pop punk’ por momentos podía volverse bastante confusa debido a la cantidad de estilos que englobaba: skate punk, post-punk, rock alternativo y emo, siendo este último el indiscutido ganador de la primera década del corriente siglo. Un momento de vorágine y cambio vertiginoso para una generación que había crecido grabando con el cassette y teniendo que ir al ciber para conectarse a internet, encontró en la música una manera de aferrarse a los sentimientos, internalizar el vértigo y una forma de sobrellevar la adolescencia gritando a todo pulmón. El género musical encarnado en canciones como ‘In The Shadows’ de The Rasmus unía lo mejor de dos mundos: la indiscutida energía alegre y pegadiza del pop, con lo enojado y visceral del punk. Cuando los jóvenes no sabían cómo expresarse, no hacía falta más que abrir el Ares y bajarse algún tema donde Gerard Way lo pusiese en palabras.

Muchas de estas canciones fueron utilizadas para clásicas producciones de la industria cultural que se consumía en ese entonces, lo que provocó cariño y apego en la audiencia: American Pie (1999) con ‘Mutt’ de Blink 182, o los clásicos de las gemelas Olsen con temas de Simple Plan o Weezer. El pop punk en los 2000 estaba en todos lados.

Visualmente hablando, las bandas respondían a lo esperable en la esfera punk: muchas tachas, delineadores y color negro. Despojarse de los estereotipos de género hoy ya es moneda corriente, pero allá por el año 2002 era Avril Lavigne quien se consideraba rebelde por dejar a un lado las polleras y los volados para pasar a los pantalones capri y los cinturones de tachas, sin importarle por ello que la vieran más masculina.

“PEQUEÑOS REVIVALS DEL GÉNERO PUEDEN VERSE HOY EN ARTISTAS COMO YUNGBLUD, LOS PRIMEROS TRABAJOS DE 5 SECONDS OF SUMMER O MGK”

 

Hoy ya no tenemos presentes a líderes como Chester Bennington y grupos como MCR forman parte del pasado de unos artistas hoy ya maduros, y nos situamos en la era del trap y el reggaeton que, aunque conoce de talentos y energía, nunca conocerá el sabor agridulce del enojado, rebelde pop punk.

Con los años, este género ha ido desprendiéndose de su costado más emo y enfadado para fusionarse con otros estilos más actuales. Pequeños revivals del perfil sonoro pueden verse hoy en día en artistas como YUNGBLUD, los primeros trabajos de 5 Seconds Of Summer o Machine Gun Kelly, con ciertos elementos del rap, pero notablemente influenciados por los sonidos de los 2000. Incluso ciertos temas de Post Malone tienen sus tintes de aquella gloriosa época.

Sin dudas, el marco sonoro de principio de siglo, que en resumidas cuentas hasta podríamos renombrar cariñosamente «Ares» por el programa que nos daba acceso a todos los temas, ha acompañado a una generación entera en el paso por la adolescencia, ganándose así no solo un lugar en la historia de la música, sino en la de cada persona.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *