DISCOS PARA DESCUBRIR EN LA CUARENTENA (PARTE 2)

Vos tenés el tiempo y nosotros las recomendaciones.

Los tiempos que corren son la excusa perfecta para descubrir nueva música. En una era en la que abundan los playlists y las curadurías personalizadas, los artistas intentan dejar en un álbum algo con lo que el oyente se pueda quedar y lo haga volver a ese trabajo en algún momento. Los discos como tales son una aventura que debe respetarse, un ritual casi extinto. Quienes todavía lo practican, tienen la fortuna de encontrar una rica experiencia que puede tocarlos por siempre.

En esta segunda entrega, como parte de nuestra serie de recomendaciones para la cuarentena que nos toca cumplir, enlistamos 10 discos que la harán más llevadera y que, con suerte, te abrirán la puerta a nuevos artistas y universos musicales.

Kanye West – MBDTF (Roc A Fella Records, 2010)

Su obra maestra. En MBDTF, se consolida ese sonido tan característico y reconocible del rapero más polémico de estos días. La producción es impecable, los beats tienen vida propia y le dan los matices necesarios al disco por sí solo. Por otro lado, el delivery de Kanye West es perfecto, se adapta a cada base de manera singular, soltando referencias y barras duras. La lista de invitados brilla sola, con cada uno elegido a la perfección. Lo único malo de este disco es que Kanye, hasta el día de hoy, no ha podido superarlo.

The Districts – You Know I’m Not Going Anywhere (Fat Possum Records, 2020)

El más reciente disco de The Districts podría ser el mejor lanzamiento de su carrera. La esencia rockera sigue ahí, pero la evolución también es notoria. Ahora hay espacio para otro tipo de temas y la producción juega con nuevos sonidos que se adaptan muy bien a lo que la banda propone. La voz de Rob Grote suena más confiada que nunca, en cualquier matiz que ésta quiera tomar. Definitivamente, este álbum representa un paso en la dirección correcta y es, sin duda, de lo mejor que nos ha dado el año.

Silvio Rodriguez – Días y Flores (EGREM, 1975)

El primer disco de uno de los mejores trovadores de esta época. El mérito de este material es cómo, con tan poco, el cubano logra transmitir tanto. La mayoría de los temas son a guitarra y voz, algunos con un leve piano o algún acompañamiento. Sin embargo, las letras son el verdadero fuerte de la obra. Por otro lado, la honesta y pura voz de un joven Rodríguez, deja ver a un artista con un potencial increíble para desfogar sus pensamientos y hacerlos canciones. Después de este álbum, el resto fue historia.

Moby – Play (Mute, 1999)

Lleno de pegadizos y divertidos temas, este es un disco perfecto para musicalizar y alegrar una tarde en estas épocas de cuarentena. Moby saca todos sus dotes en Play, dejando algunas de sus canciones más memorables, características de una época y una cultura. Con el fin del milenio, el productor creó una obra para la posteridad que, si bien hoy en día se escucha «retro», sigue teniendo el mismo impacto que en su momento.

Luis7Lunes – El Armador del Sol (Afterclass, 2018)

Luis es una de las voces más interesantes del rap colombiano actual. Sus letras son duras y únicas. No tiene intenciones de pretender un pasado oscuro, solo de mostrar su amor por la música. Los beats, sencillos pero ideales para un rapero como 7lunes, vienen del productor Vic Deal, quien también interviene en dos temas. El entendimiento entre el MC y el beatmaker saca lo mejor de ambos: se pasean sobre las pistas de manera suave y fluida, provocando que quien escucha asienta la cabeza y celebre las barras.

Tecnicas Manuales – Las Torpederas (Independiente, 2018)

El único disco de una de las promesas chilenas que no fue. Después de un gran debut de indie rock, el grupo se disolvió por un extraño y no tan claro incidente que involucraba a uno de sus miembros. El álbum lo componen dulces y divertidos temas, donde las suaves y reverbeadas guitarras —sumadas a la casi ronca voz del cantante Ingmar Schröder— le dan una identidad irrepetible. La calidad del disco y la proyección que permitía hacer de la banda, nos hace lamentar que se hayan disuelto repentinamente con una explicación inconclusa.

Easy Easy – Todo Lo Que Te Digo Esta Mal (Intolerancia, 2015)

Easy Easy es una de las bandas más importantes de la nueva música guatemalteca. En este, su primer LP, mostraron una  identidad que los hacía destacar en el continente. En Todo Lo Que… conviven el R&B, el rock y el rap, en una increíble mezcla de inglés y español. La posibilidad de jugar con ambos idiomas le da a la banda una personalidad distintiva. Hay momentos de adrenalina y otros más nostálgicos, que, con sus momentos de brillo, le dan varios matices al álbum.

Futbol En La Escuela – Cancionero Para Víctimas de Siniestros (Independiente, 2015)

Este es el debut de uno de los grupos más interesantes de Perú. Sin pretensiones ni nada que sobre, se compone de melancólicas canciones de rock que pintan paisajes emocionales, con historias sobre el amor y la amistad en la juventud. La banda se encuentra trabajando en su segundo disco y ya ha lanzado dos singles, por lo que este es un gran momento para descubrirlos.

Daddy Yankee – Barrio Fino (Los Cangris Music, 2004)

Quizás el disco de reggaeton mas importante en su historia. En Barrio Fino, Daddy Yankee mostraba las posibilidades del perreo (mucho antes de que esté de moda), con todos sus matices: romántico, salvaje, popero, etc. Incluso vemos a Yankee desplegar sus dotes como rapero de cepa en ‘Santifica Tus Escapularios’, uno de sus mejores temas hasta la fecha. Sin duda, revisitar este trabajo, en el contexto mundial actual, es entender la historia de un género que tuvo que ganarse su lugar a las piñas.

Oasis – Definitely Maybe (Creation, 1994) 

A día de hoy, no se si exista un debut que haya tenido más impacto que el de Oasis. El furor que consiguió en Reino Unido, lo que significó para la banda y la generación que representaba, más la altísima calidad de cada tema, son algunos de sus logros. Ya está todo dicho sobre Definitely Maybe, un álbum que condensa todo lo que es ser joven con tener ganas de hacer música y comerse el mundo. Es un disco con una actitud que se contagia como sea, en los increíbles riffs de Noel Gallagher o en los gigantescos coros que canta su hermano Liam.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *