DESARMANDO EL ROMPECABEZAS MUSICAL: ÚLTIMA PARADA

En la búsqueda del significado

La pandemia del 2020 nos tomó a todes por sorpresa, nos cambió un poco la vida y SPE no fue la excepción. Como medio de coberturas musicales, la ausencia de shows en vivo vio afectada nuestra dinámica habitual. Fue así que nos reinventarnos creando nuevos contenidos como la sección #EnCasa dónde reseñamos nuestras pelis y series de música favoritas, realizamos entrevistas por zoom y cubrimos shows por streaming

En lo personal, con la carrera recién terminada y el laburo home office era menos demandante. Con más tiempo disponible empecé a entusiasmarme con la idea de escribir mi propia columna. Volví a leer crónicas de shows anteriores, tratando de recordar todo eso que extrañaba tanto… Y fue ahí cuando empecé a notar ciertos detalles en los que reparaba y para mí tenían un gran valor como las luces, la escenografía y el vestuario, donde siempre alguna mención a estos aspectos estaba presente. Hacer una columna del detrás de escena surgió como algo que siempre estuvo ahí solo que ahora encontró una forma, una estructura y una continuidad.

Los hechos históricos, las tendencias estéticas y los avances tecnológicos de cada época se vieron reflejados

Encontrar el nombre fue uno de los primeros desafíos, comencé con una ensalada de palabras que se relacionaban con el detrás de escena, lo implícito, lo invisible y «rompecabezas» apareció entre ellas. La metáfora de desarmarlo y pararme en cada pieza que compone la industria musical, para analizarla y rendirle homenaje, me pareció la más adecuada. El resultado final que va desde un show en vivo hasta un disco o un videoclip es la punta de un iceberg que esconde un largo proceso de producción que vale la pena ser contado, y los encargados de llevarlo a cabo, visibilizados. Rescatar del anonimato a los profesionales de cada materia fue siempre una de las premisas principales, por lo que a lo largo del recorrido de este trabajo charlamos con varios de ellos para que nos cuenten de qué se trata su labor y que es lo que más disfrutan.

Una vez que comencé con mi investigación noté que en cada campo elegido había mucha información para volcar y que no podría abarcarla en una entrega por tema. Por lo cual, muchas tienen dos partes que fueron divididas por décadas: ’60, ’70 y ’80 por un lado y de los ’90 en adelante por otro. Esta división hizo que los hechos históricos, las tendencias estéticas y los avances tecnológicos de cada época se vieran reflejados y contados a través de referentes musicales.

En cuanto al material consultado, me la pasé googleando las palabras más específicas y buceando horas en YouTube para llegar al respaldo visual que necesita para ciertos datos. Una de las cosas que más me sorprendió en ese surfeo por la red es la cantidad de registro audiovisual que hay disponible, donde podemos ver fragmentos de festivales de los ’60, presentaciones en vivo o fotos de momentos claves para la historia de la música. Por suerte, también varios libros se cruzaron en mi camino:  La Vida Secreta del Rock Argentino (2019) de Marcelo Fernández Bitar, Prêt-à-Rocker (2010) de Victoria Lescano,  Rec and Roll, una vida grabando el rock nacional (2018) de Mario Breuer, A Todo Volumen, Historias De Tapas del Rock Argentino (2015) de Sebastián Ramos y Marina Coñardo comenta en su libro Fábricas de Músicas (2017), entre otros. Cada uno aportó datos claves y anécdotas imperdibles, convirtiéndose en mis caballitos de batalla, a los que siempre recurría y los que llené de señaladores de colores.

Conocer el making of de una obra, le suma historia y la llena de significado

Este experimento se trató de pasar la música por un nuevo tamiz: el centro no estaba puesto en la cantidad de ventas o en la popularidad de los artistas. Necesitaba encontrar ese punto en donde trascendieron ese primer umbral sumando nuevos ingredientes que los hicieron únicos y referentes de muchas generaciones de artistas posteriores.

El equilibrio entre contar con artistas internacionales, nacionales, tener una equidad de género y que sea antirracista, no fue tarea sencilla. Muchas veces pensé que no lo iba a lograr, que no estaba a la altura y que todo este volumen de información me quedaba grande. Pero 21 entregas después, acá estamos. Todavía no tengo una conclusión definitiva pero más allá del resultado, mis ganas estuvieron siempre presentes, mi espíritu de investigación latente y mi curiosidad intacta. Hay quienes consideran que conocer el making of de una obra le quita la magia, para mi todo lo contrario, le suma historia y la llena de significado.

Repasa todas las entregas anteriores acá:

Vestuario I y II con entrevista a Ailen Zoe (Marilina Bertoldi)

Maquillaje I y II

Sonido con la entrevista de Jonathan Vainberg (Wos, Militantes del Climax, Nafta y 1915)

Iluminación con entrevista a Lucas Nievas (Usted Señálemelo, Indios, Vanthra y Cazzu)

Pelo

Visuales con entrevista a Joaquín Ferrón (Telescopios)

Puesta en Escena I y II

Arte Gráfico I y II con entrevista a Federico Calandria (Mi Amigo Invencible)

Videoclips I y II con backstage del rodaje de ‘Desangelados’ de Banzai FC

Festivales I y II con entrevista a Gastón Cerezo (Cuero Festival Boutique)

Discografía I y II

Producción Musical I y II

Managers con entrevista a Alejandro Almada (El Mató a un Policía Motorizado).

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE