CAROLINA DONATI Y LA VOZ DE LA NOSTALGIA PRODUCTIVA

Sintetizadores indie y ambientes lo-fi en una voz suave y singular

Carolina Donati presentó ‘Qué raro es este lugar’, un single que oscila entre el dream pop y el indie nostálgico, lleno de humo y suavidad. Si el término vale en el género, ella es una cantautora, aunque cuenta que ya no se encuentra en ese lugar. En esta entrevista pudimos tener una certeza: habla con la misma suavidad con la que canta, y su garganta no acusa el humo del cigarrillo sino más bien parece un tobogán por la facilidad y tranquilidad con la que se le caen las palabras de la boca. Conocé a una de las últimas revelaciones del indie en esta charla.

Vamos desde cero: ¿Quién es Carolina Donati?

Carolina Donati: Me considero varias cosas, y como no me define una sola como componer o cantar, me autodenomino artista. Tengo mi proyecto solista en el cual escribo, toco y canto las canciones, y desde el año pasado cuando salió mi primer LP Lo Que Quedó lo hago todo junto a una banda. Eso sería Caro Donati hoy.

 

“Si bien mis canciones parten de la guitarra y las puedo tocar sin la banda, la propuesta del proyecto va más allá”

 

Situación: estás en un bar y se acerca alguien desconocido. Le contás que hacés música y te pregunta de qué tipo, ¿Qué le respondes?

CD: Me cuesta un montón definirlo. En un principio me sentía identificada con el término cantautora, pero creo que esa etiqueta es limitante porque la relaciono a quien compone e interpreta solo, y como yo le di lugar a la banda y a la producción, lo de cantautora me quedó corto. En el tipo de música que hago hay un poco de pop, no lo puedo negar, hay una sonoridad indie y hay mucha influencia de Pablo Gimenez (El Zar), que es mi productor. Creo que definirla como indie pop está bien porque en otros géneros ya no me siento identificada. 

Si hay lugar en el indie para la figura de cantautora, vos sería una. Es algo que aún se puede escuchar en tu música.

CD: Es cierto, porque yo compongo con la guitarra y en el vivo toco también, entonces es difícil no ligar eso al concepto de cantautor. Sin embargo, creo que el cantautor está mucho más en la búsqueda de la canción como un mensaje que quiere transmitir y no tanto en la búsqueda de lo sonoro. Si bien todas mis canciones parten de la guitarra y las puedo tocar sin la banda, creo que la propuesta del proyecto va más allá de eso.

Tu último sencillo se llama ‘Qué raro es este lugar’. ¿Dónde está la rareza?

CD: Al tema lo compuse en la fase uno de la cuarentena y bajé un montón de ideas. Me refiero al mundo en el que vivimos: creemos que lo conocemos y que sabemos de qué se trata, pero de repente suceden cosas como esta pandemia y te das cuenta que puede pasar cualquier cosa. También nos afecta como seres humanos desde el lado de los vínculos, eso de extrañar, de querer ver a las personas que querés. Mucho contemplar, verme a mí, pensar, fumar para pasar el tiempo; esas son las imágenes que llevé a la canción y siento que reflejan cómo viví la mayor parte de este año. Al final, nada de todo lo que yo daba por sentado era tan así.

 

“El próximo disco va a tener unidad y a la vez cada canción será trabajada por separado según lo que necesite”

 

El tema es un adelanto del próximo disco…

CD: Sí, el disco está en proceso y va a salir el año que viene. A diferencia del primero que lo hicimos todo con Pablo, vengo trabajando con distintos productores. Abrí un poco el juego y se sumaron a producir gente como Juanito el Cantor o Cherno Rojkin, que también es el guitarrista de mi banda.

¿Y va a sonar diferente, amplio?

CD: Al principio pueden parecer canciones muy distintas, pero al terminar de escucharlas todo se siente parte de lo mismo, mis composiciones y mi interpretación como que las unen. Suena el indie, el lo-fi, el chorus, y por otro lado también suena lo popero; a pesar de trabajar con distintos productores cada tema por separado, es como si fuera un gran trabajo en equipo. Va a sonar con unidad y a la vez me re copa el hecho de que cada canción tenga lo que necesita.

¿Cómo enfrentas tu trabajo de composición? ¿Cómo escribís?

CD: No tengo solo un sistema y fui probando de todo: al principio era más intuitivo, como sentarme cuando tenía una idea, y después con el tiempo empecé a ejercitar el oficio de probar cosas sin tener una idea a priori. Yo uso el Google Keep y tengo mis notas, me paso todo el tiempo anotando palabras o frases que por lo general no terminan en una canción pero muchas veces son disparadores. Generalmente arranco las dos cosas a la vez, la letra y la música van muy de la mano y me importa mucho la musicalidad de las palabras. Cuando escribo saco cosas más largas o complejas, pero al llevarlas a la música las siento trabadas. Me inspiro mucho en artistas y bandas que me gustan, a veces escucho un tema y hay cositas que capta el oído y después sirven de disparadores. Está buenísimo el ejercicio de hacer talleres de canciones, son muy enriquecedores y tener un espacio para dedicarle a eso con otras personas te nutre mucho. Lo último que experimenté fue componer en conjunto; a ‘Otra vez’, que es el primer adelanto del segundo disco, la escribí hasta cierta parte y se la pasé a Juan Ponce, el bajista de mi banda, y le dije que le faltaba una parte pero no la encontraba. Él la sugirió y sobre eso redondeamos toda la canción, acomodamos la letra y estuvo buenísimo como ejercicio. 

Uno de tus puntos fuertes es la simpleza de las composiciones, siendo temas tranquilos que te llegan directamente sin ser pretenciosos.

CD: Total, la simpleza siempre me gustó y a la vez me sale naturalmente. La simpleza en el buen sentido, porque por ahí decís simple y la gente piensa que es algo malo porque todo tiene que ser complejo y rebuscado. Me gusta mucho cuando siento que una letra dice lo que quiero expresar pero de una manera sencilla para que nadie se vuelva loco tratando de descifrarlo. Cantar cosas con las que une empatiza, cosas que nos pasan a todes, desde la tristeza de una ruptura hasta esto de la cuarentena o una canción de amor. Una de las cosas que me flasheó cuando salió el disco es que un montón de personas me escribieron para decirme que alguna canción los acompañó porque se sentían así y eso me parece increíble. Igual, yo soy fan de proyectos cero simples, me gusta todo pero me llevo bien con la simpleza, y me quedo en esa de lo más suave para los oídos. 

Aparte, como en muchas otras cosas, hacerlo simple no es tan simple.

CD: Tengo un amigo, Tarsitano, que tiene un proyecto del cual soy muy fan y creo que es uno de los mejores compositores que existen. Tiene unos temones con mucha data armónica y rítmica. Él estuvo dando unos talleres de composición de canciones y yo le decía que cuesta mucho meter más de cuatro o cinco acordes en un tema y que a veces me lo propongo y queda forzado, y él me decía que para él era re difícil hacer un tema con cuatro acordes. Depende mucho de qué le sale a cada une.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *