SOUL LADY: EL CITY POP SE ENCUENTRA CON EL K-POP

Un debut electrizante apto para fanáticos y ajenos

Yukika es una vocalista japonesa quien, fascinada por la cultura surcoreana, decidió emigrar a aquel país en búsqueda de combinar elementos del K pop, J pop e incluso city pop. Le tomó tan solo un disco para dejarnos en claro que es una de las figuras que más tendremos que tener en cuenta en la escena oriental.

Su álbum debut Soul Lady (2020) se caracteriza por una mezcla sonora bastante particular, aunque el estilo que más resalta es el city pop. Para quienes no estén familiarizados, este es un género japonés surgido a finales de los ‘70 y principios de los ‘80 donde se logra envasar funk y R&B en un pop sofisticado. Entre sus referentes más destacados se encuentran Tatsuro Yamashita, Sugar Babe, Taeko Ohnuki y Mariya Takeuchi.

 

“HOY EN DÍA ES MÁS SENCILLO EXPORTAR A OCCIDENTE UN DISCO DE POP COREANO QUE UNO JAPONÉS”

 

Este trabajo está compuesto por elementos del pasado y contemporáneos, los cuales llevan a una sonoridad tan moderna como retro. En él nos encontramos con diversas texturas: desde R&B en ‘A Day For Love’, disco en ‘Soul Lady’, y beats de trip hop en ‘All Flights Are Delayed’. Además, es muy común la incursión en elementos synth pop a lo largo del LP. Yukika realmente sabe lucir su voz en una performance sin deslices, mientras que la producción es fantástica.

Su punto más alto se encuentra en ‘Cherries Jubiles’, una canción con exquisitas melodías, complejos arreglos, ritmo pegadizo y un estribillo explosivo. Sin embargo, no todo es color de rosas y la melancolía tiene lugar en ‘Shade’, la cual representa la aceptación de un amor que ha terminado. Sin embargo, cabe aclarar que aunque Soul Lady tiene temas de enorme calidad, hay momentos en los que carece de cohesión y se parece más a un compilado de singles que a una obra en sí misma. 

En cuanto al idioma, Yukika se desempeña en coreano en lugar de su lengua nativa. Esto podría relacionarse tanto con su aprecio por el K pop como por la popularidad del mismo: hoy en día es mucho más sencillo exportar a occidente un disco de pop coreano que uno en japonés.

Peculiarmente, este trabajo concluye con una versión acústica de la ya mencionada ‘Cherries Jubiles’: un retrato más intimista de la mejor canción del LP. La misma es testimonio de la capacidad de la vocalista, así como también de las posibilidades de experimentación que permite una gran composición. Una pieza hermosa, sea con un enorme arreglo o simplemente dos guitarras acústicas y percusión.

Esta es una parada obligada para todos los fanáticos del pop bailable, a los que sin dudas Yukika dejará ansiosos por un nuevo trabajo. Y si todavía tenés dudas con el K pop, sacá los prejuicios y dejá que la música fluya.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *