PYRAMIDES: “MI PEOR MIEDO ES REPETIRME DE UN DISCO A OTRO”

Haciendo el tiempo, absorbiendo, el sol de este invierno… Siempre hubo un después.

 
Integrantes de la banda Pyramides posan para fotografias de entrevista en Buenos Aires, Argentina en Agosto del 2019. 
Foto de Ivan pisani

Pyramides es un proyecto musical que nace de las entrañas de Facundo Romeo (Guitarra y Voz), y se complementa con la presencia de Alonso Romeo (Bajo), Jonathan Chendo (Guitarra), Andrés Centrone (Batería) y Lux Raptor (Teclados). Recorriendo géneros tan emparentados y maleables entre sí como lo son el Post Punk, el New Wave y el Dark Wave, el grupo es una declaración sonora de los más profundos principios musicales de sus integrantes.

En esta charla, SPE pudo conversar con Facundo y Alonso, quienes nos contaron sobre sus orígenes, metas y su relación con sus colegas.

SPE: ¿Cómo describirían a Pyramides desde adentro?

Alonso Romeo: Pyramides es una banda oscura.

Facundo Romeo: A mi parecer, es una mecánica para poder expresar las cosas que me van pasando tanto en las líricas como en los climas; es un lugar donde puedo poner todo junto. Eso es, por lo menos, lo que representa para mí desde lo compositivo, más allá de la oscuridad…

SPE: Además esa oscuridad está emparentada con sonidos y ritmos bailables, muy del Post Punk y la New Wave de los ‘70 y ‘80…

FR: Según el disco, pero sí.

AR: Siempre mencionamos que ese sonido describe “la esperanza en la oscuridad”. Quizás el primer EP, Pyramides (2014), remite a una oscuridad más plena: dolor, desesperación y ansiedad. 

FR: Vacíos y Variables (2017) se trata más de entender dónde uno está parado y aceptar el dolor con «madurez», Futuro Ausencia (2018) se vuelca a un lugar más profundo y Propaganda (2019) sí es un poco más bailable. El próximo disco que saquemos (el cual estamos preproduciendo) seguramente apunte a ese sonido. Más «depechemodesco», con teclados y bases ochentosas. 

“Uno no se da cuenta cuándo está viviendo la historia”

SPE: ¿Qué es para ustedes hacer Post Punk y New Wave en pleno 2019 en Argentina?

FR: Argentina tiene historia con esos géneros, pero siento que no se la respeta un carajo: le dicen Rock a Los Redondos cuando claramente son New Wave, le dicen Rock a Sumo cuando son Post Punk, o Pop a Virus cuando claramente son los DEVO argentinos. Acá siempre llegó todo muy tarde y al revés. Yo creo que es confuso para la gente decirles que hacemos Post Punk y New Wave porque piensan que es algo que nunca escucharon, pero la verdad es que lo tienen muy presente en sus vidas. Es la música que nos gusta, pero por algo le sacamos la etiqueta Post Punk después del primer disco: nos parece que el grupo tiene cosas Noise y Dream Pop. Es una gama tan enorme de géneros que das un paso y ya estás en otro.

AR: Nos movemos dentro de ese abanico porque es lo que nos sale fácilmente de adentro. No es que dijimos: “Vamos a hacer Post Punk”.

FR: Siempre se nos dio bien hacer música juntos, pero con Pyra sentimos por primera vez que todos los temas decantaban en un sonido. También me di cuenta que era algo que no se hacía acá hace mucho, por eso dije: “Si le pongo Post Punk, va a llamar más la atención”. El movernos dentro de ese gran abanico sonoro nos permite variar; mi peor miedo es repetirme de un disco a otro.

SPE: Antes decías que en Argentina las cosas siempre llegan tarde… ¿Creen que a la escena musical actual también le pasó eso?

AR: Hoy está más globalizado todo, hay una mezcla constante en todos lados. Muchas más movidas, públicos y matices sonoros. Ves todo muy segmentado, pero también hay una unión: la globalización te permite escuchar a alguien que graba un disco en su casa al otro lado del mundo, por ejemplo.

FR: Hoy en día me gusta consumir grupos que vayan a las raíces sonoras: sin cerrarme en comparaciones, yo escucho Las Ligas Menores y me suena a Galaxie 500, lo mismo me pasa con Super 1 Mundial y NEU! o Temporada de Tormentas y el Krautrock alemán de los ‘70. No es un revival, es repensar el núcleo de algo.

AR: También está la manera en que ejecutan esos sonidos, para mí es muy importante. Quizás no sean bandas enormes a nivel convocatoria, pero son excelentes.

FR: Igual me parece que lo hermoso de la música es eso: de acá a 20 años se va a entender que hubo una movida que estuvo buena. Uno no se da cuenta cuando está viviendo la historia, solo se puede seguir haciendo y haciendo.

 
Integrantes de la banda Pyramides posan para fotografias de entrevista en Buenos Aires, Argentina en Agosto del 2019. 
Foto de Ivan pisani

SPE: Además, siempre hay una nostalgia por el pasado que seguramente se replique con nuestra generación.

FR: ¡Es que seguramente va a pasar! 

AR: Bandas como Suárez o Jaime Sin Tierra hoy tocan para mucha más gente que para la que tocaban en su época.

FR: Justamente, uno de los que más nos apoyó y demostró admiración por Pyramides fue Javier Diz de Jaime Sin Tierra.

SPE: Volviendo a ustedes: Facu, este grupo empezó como un proyecto tuyo. ¿Cómo fue salir a buscar la banda para tocar esas canciones que habías grabado?

FR: Yo primero empecé grabando y subiendo los tracks de a uno al Bandcamp, hasta que tuve 12 canciones. Entonces se los mostré a un amigo y me ofreció hacerlos; él solo empezó a sacar los temas, sumamos batería y teclado, y comenzamos a ensayar. Todavía tengo guardado el video de nuestro primer ensayo. Tocamos todo el 2014 juntos, pero en un momento se pinchó la energía entre nosotros: suele pasar que algunos queden en el camino porque pierden interés o se dan cuenta que no quieren dedicarse a la música. Después tuvimos un recambio donde quedé yo solo de la formación original y se me sumaron Chendo, Andrés y Alo.

AR: Yo me iba a unir a tocar el teclado originalmente, pero cuando se fue el bajista ocupé ese rol. Justo el día que me probaron también se probó Andy, nuestro batero.

SPE: Facu, una vez dijiste que te gustaría armar tu próximo disco para el vivo y el vivo para el próximo disco. ¿Cómo va ese proceso? 

FR: Eso sigue en pie. Hay más de 35 maquetas grabadas y estamos trabajando con Estanislao López (con quien hicimos Propaganda) como productor. Queremos que haya una parte más artística, que los temas se enganchen entre ellos con una gran homogeneidad. En cuanto al vivo, queremos una puesta en escena, que no sea un show más. Igual todo eso está en pañales, por ahora, estamos más con la cabeza en la gira.

“De acá a 20 años se va a entender que hubo una movida que estuvo buena”

SPE: Cuentenme un poco de eso.

FR: Estamos en contacto con La Plata, una banda española con un estilo más virado al Punk. Nos parece super importante unirnos con la música de allá. El idioma es el mejor nexo que puede haber, y nuestro objetivo es usarlo como una autopista para ayudarnos mutuamente con esos artistas. Con ellos vamos a realizar estas fechas en conjunto.

SPE: Hablando de bandas españolas, ¿cómo surgió la colaboración con El Último Vecino?

FR: Yo los empecé a escuchar en el 2016 y al año siguiente tuvimos la suerte de poder tocar con ellos en Rosario y Buenos Aires. Se quedaron a dormir todos acá en mi casa y ese compañerismo devino en una amistad (al punto de que, este año, yo fui para allá y me quedé en la casa de Gerard, el cantante). Para mí, es una de las mejores agrupaciones del género, sino la mejor.

SPE: ¿Cómo surge el ciclo Noches de Buceo?

AR: Siempre estuvo en nuestra cabeza la idea de realizar eventos. Desde que arrancamos nos gestionamos nosotros mismos, por eso siempre estuvieron las ganas de producir un show. Por cuestiones de tiempo decidimos no tocar, pero curamos la fecha en base a nuestros gustos. Invitamos a Riel y Medalla Milagrosa, que son dos bandas amigas, y a Rodolfo Schmidt Otero, un director amigo nuestro, para que proyecte su corto ‘Buerliners’.

FR: Para mí es super importante seguir pasando cortos en medio de las dos bandas. Que el audiovisual no sea una «entradita», plantear una estructura más homogénea.

SPE: ¿Cómo se ven de acá a un año?

FR: Tocando mucho, espero.

AR: Haciendo todo a tope: girando, grabando, todo con esa energía.

FR: A mí me gustaría generar ese dinamismo de componer, grabar y salir de gira constantemente. Es complicado porque uno toca cuando puede, graba cuando puede y así… Me gustaría poder darle un orden, pero la situación económica del país complica esa dinámica. También nos gustaría volver a Paraguay, Chaco Mendoza y Rosario, así como ir a girar en Chile, Uruguay y España. Pero, por ahora, seguir presentando Propaganda y un tema nuevo que saldrá dentro de poco.