WOS EN EL LUNA PARK: EL REY DEL RAP ES ARGENTINO

Con sus saltos de canguro y su rap inigualable hizo levitar al Luna Park durante dos noches consecutivas.

No hace falta aclarar que Wos está en la cresta de la ola y que agotar dos funciones en el mítico Luna Park fue tarea fácil para él. Con tan solo un álbum de estudio —Caravana (2019)—  logró millones de reproducciones en un tiempo récord. Su música, pasando por múltiples géneros como el hip hop, trap y hasta rock, cala hondo en el sentimiento de los púberes (y no tan) que logran identificarse con sus letras y su imagen de «pibe de barrio».

Tan solo 24 horas atrás había explotado las tablas del recinto con su primer show. Sin embargo, quedaba manija para rato y la segunda tanda de fanáticos enfilaba para la entrada del establecimiento con entusiasmo. Caras conocidas se distinguían en la puerta que apuntaba a la Avenida Eduardo Madero: Julian Kartún y Chita fueron algunos de los músicos presentes. Por su parte, Militantes del Clímax fueron los encargados de abrir el show, el cual apaciguó las ganas que tenía el público de ver a Valentín Oliva arriba del escenario. Durante la espera se hizo inevitable no expresar los típicos cánticos previos a un recital del trapero: “¡Dale, dale Wos!” y hasta el ya instalado “¡Alberto presidente!”, en referencia al recientemente asumido mandatario. Un problema técnico hizo que en las pantallas del estadio se reproduzca un video del cantante, provocando que los presentes comenzaran a enloquecer, pero solo generó una falsa esperanza.

Las luces del recinto se apagaron dando lugar a la banda que acompañó al rapero: Guillermo Salort (batería), Fran Azorai (teclados), Natasha Iurcovich (bajo) y Facundo Yalve (guitarra) se acomodaron delante de las luces rojas que apuntaban a los asistentes, mientras tocaban una intro. Entonces, apareció él: Wos, Wosito, Valentín (para los más serios). Con las manos en alto, el cantante entonó las primeras estrofas de ‘Luz Delito’, convirtiendo al Luna en una fiesta. Tres minutos bastaron para desatar el caos en el campo, donde las altas temperaturas se sentían con intensidad, lo que obligó al protagonista a tirar un par de botellas de agua para los más deshidratados.

‘Okupa’ y ‘Terraza’ se encargaron de calentar aún más el ambiente junto a los saltos del campeón de La Batalla de Gallos, que parecía levitar en el aire. Dando lugar a ‘Pantano’ anticipó: “Este tema es para que saquen afuera todos esos demonios que tienen dando vueltas”, desatando la euforia de la gente que no paraba de gritar ante cualquier gesto o sonido emitido por el cantante. Llegaba el momento de ver al canguro en su hábitat natural: es así que Wos regaló unos minutos de freestyle dejando a todo el público atento a su poesía y originalidad. Los primeros invitados de la noche fueron Banzai FC, quienes subieron para interpretar ‘Protocolo’, tema que compusieron en conjunto. “Pibes descalzos bajo un cartel de las Nike más caras, piden una ayuda, pero a todos les resbala”, fraseaba el líder que previamente había dedicado el tema para Latinoamérica.

Sin respiro, Acru se subió a las tablas para interpretar ‘Animal’ y luego simular una batalla de freestyle junto a Valentín, que terminó convirtiéndose en un pacto de hermandad en vivo y en directo. Volviendo a sus temas más recientes, ‘Fresco’ se encargó de agitar el cuerpo de los fanáticos, quienes se movían casi de forma inconsciente. Por atras, Natasha y Facundo corrían de un lado para el otro con sus instrumentos, demostrando que el éxtasis también inundaba a los músicos. ‘Canguro’  fue la protagonista de la noche, desatando la furia de los presentes con su cambios de ritmo y lírica denunciante.

Los invitados seguían llegando, y esta vez le tocó a Ca7riel. Juntos interpretaron un tema que Wos denominó como inédito, ya que no se encuentra en ninguna plataforma: ‘Klapaucius’. ‘Melón Vino’ fue la que puso el asunto un poco más «meloso» (valga la redundancia). Wos pidió que se apaguen las luces del establecimiento para poder alumbrar solo con las linternas de los celulares, convirtiendo el estadio en un lugar íntimo. “Ahora voy a invitar al escenario a un grupo de percusión que solo se maneja con señas, dirigido por Alejandro Oliva, quien resulta ser mi creador”, decía en tono gracioso el rapero antes de hacer subir a La Bomba De Tiempo. Una improvisación, que lo llevó a tocar los tambores junto al grupo de percusión, parecía ser el cierre de una noche soñada. Sin embargo, luego de una falsa despedida que obligó al público a pedir una más, ‘Púrpura’ se coronó como el broche de oro, haciendo que todos los presentes dejen de lado el agobiante calor para saltar tan alto como él.

Un título de campeón al hombro y uno de los álbumes más escuchados del año son algunos de los logros que el pibito de ojos azules ha logrado conseguir a sus 21 años. Sin que le tiemble la voz a la hora de gritar por las injusticias sociales y los problemas culturales de nuestra región, el músico es uno de los principales responsables de que el rap se encuentre tan instalado en la nueva generación.  Así como el género se arraigó a la escena musical de manera tan férrea, Wos caló fuerte en los corazones del público argentino, demostrando que aún queda por ver mucho de él.

 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *