VALDES PRESENTA POSTAL, UN DISCO ITINERANTE, MADURO Y RELAJADO

Compartimos la pre-escucha con la banda y te contamos lo más importante

El año pasado, la banda cordobesa Valdes había presentado dos sencillos, ‘Algo Más’ y ‘Todo Lo Que Hicimos’, que formarían parte de su nuevo material de estudio. En la sesión de pre-escucha a la que SPE fue invitada, finalmente pudimos conocer Postal (2020) e intercambiar opiniones con el dúo de hermanos Eduardo y Pancho. Como muchas otras bandas, la pandemia los forzó a cambiar sus planes: “Queríamos lanzar el disco en abril y anunciar una gira para el resto del año. Cuando se cayó esa posibilidad, pensamos estrategias relacionadas con los medios digitales y otras herramientas para que el lanzamiento cobre relevancia”, nos contó Edu. Sin más remedio que estirar la fecha de estreno de un material que rompe de manera determinante con su anterior producción, el retraso fue cubierto con un notorio trabajo, como vemos en la versión de YouTube, que acompaña los 24:07 minutos de audio con grandes animaciones.

“PENSAMOS EN HACER UN DISCO QUE SE ESCUCHE LATINO, ARGENTINO Y CORDOBÉS”

 

Describiendo Postal como un disco itinerante, Edu nos comentó que “lo grabamos de gira en muchas ciudades diferentes, entonces cada tema está siempre vinculado a un lugar como postales de un viaje, recuerdos en forma de canción”. Sobre su realización, Pancho agregó que “Valdes (2016) nos dió reconocimiento, Gris (2018) fue un desafío para replicar lo bien que nos fue con el primero, y este ya lo hicimos más tranquilos; por lo tanto, es un disco maduro, relajado y con el que más contento estoy hasta ahora”.

La primera canción, ‘Venir A La Ciudad’, es una zambullida a pura potencia en el experimento que este LP resulta ser. “Pensamos en hacer un disco que tenga un carácter más latino en el ritmo y los timbres, hay guitarras criollas e instrumentos andinos; algo que se escuche latino, argentino y cordobés”, respondió Pancho acerca de esa canción. Pero más allá de la milonga, o del bolero que se deja escuchar en ‘Sueño Despierto’, hay algo que marca su estilo y no lo pierden de vista: “Siempre hay un vestigio de ritmo bailable, de la vibración en el cuerpo, pero acá trabajamos mucho las letras con Cuino Scornik y Nico Landa, dos escritores muy grosos. En los otros álbumes hicimos mucha producción y detalles, y esta vez empezamos buscando solidez en la base para después ver todo lo demás”, expresó el cantante.

Un aspecto en el que el álbum destaca son las colaboraciones: los nombres de Chita, Juan Mango y Halpe aparecen y dejan su impronta en sus respectivas invitaciones. “Fue un trabajo muy orgánico, muy fluido. Aunque ya los conocíamos, tanto con Juan como con Chita nos comunicamos por Instagram porque subieron una historia con temas nuestros”, relató Eduardo. ‘Nada’, la canción junto al cantante de Usted Señalemelo, es una de las joyas del disco en la que destaca la confluencia del arreglo vocal, donde la solvencia de la voz de Juan le da más brillo a los agudos de Pancho. “Fue muy loco cómo salió ese tema. Estábamos improvisando, yo grababa con el celu, y le dije a Pancho que me estaba quedando sin memoria; así salió el primer verso que dice: No tengo memoria, no tengo espacio, para almacenar todos los momentos que vivimos’. A Juan le mandamos un manifiesto de la cuestión cibernética y virtual que tenía el tema, fuimos a Mendoza y lo grabamos allá”, agregó, mientras su hermano, en tono chistoso, dijo: “Feat la Pachamama”, al tiempo que la canción terminaba en ese extraño urbandub con arreglos de sikus. A ‘Me Quedo Acá’, la colaboración con Chita, la grabaron en Buenos Aires: “Le mandamos el beat y nos juntamos allá. Mauro de Tommaso fue el productor y la rompió, nos ajustó todos los detalles. Ella terminó su letra ahí y lo grabamos en cuatro horas”, nos dijo Edu, y se sonrió recordando que “fue el tema más rápido en la historia de Valdes”.

Como no podía ser de otra manera, la conversación tuvo su momento de reflexión en torno al género, para lo cual el guitarrista tenía una respuesta determinante: “Yo no pienso la música en esos términos. La pienso como si fuesen colores, cosas que uno se fija cómo hacer para combinarlas. A lo mejor sí puedo segmentar la música de acuerdo a diferentes bases rítmicas, pero creo que el concepto de género ya caducó porque sectoriza demasiado y hoy la música va por otro lado”. Pancho, por su lado, eligió citar una máxima ya conocida, pero sorpresiva para las canciones del dúo: Si los temas funcionan con guitarra y voz solamente, es porque están buenos y se pueden laburar; después se le pone el vestido, el armazón que le da el género, como le decimos nosotros”

No sabemos si la sentencia de que los géneros caducaron es cierta o no, pero sí estamos seguros de que que Valdes viene a desarmar todo lo que venía haciendo con una propuesta fresca y ecléctica que sorprenderá a propios y extraños. Se alejan del pop electrónico que les dio frutos en sus inicios y, desde un lugar recóndito de aquel sonido, reconfiguran un disco que combina con precisión elementos muy diferentes sin perder cohesión ni fuerza compacta.

En relación a los viajes y los recuerdos que están detrás de cada tema, en la invitación a la sesión la banda escribió que sus canciones son, quizás, la posibilidad de romper con el tiempo siempre pasado de la palabra. ¿Cómo algo que nace del recuerdo puede volverse una postal del futuro? Ante el carácter irrecuperable de la palabra dicha, Postal es una ventana que se abre en cada reproducción, una muestra más de que la música es siempre una promesa que está por venir.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *