VALDES: “LA CUARENTENA NOS HIZO PATEAR EL TABLERO Y REPENSARNOS”

La manija por el próximo disco se extiende un tiempo más

Valdes es un dúo pop cordobés formado por los hermanos Eduardo (guitarra y sintetizadores) y Francisco (voz), cuyo apellido bautiza a la banda. En la segunda entrevista por Instagram Live de SPE, charlamos con Edu sobre la postergación del lanzamiento de su tercer disco y cómo llevan el aislamiento social que dejó a toda la industria en stand-by.

Ante la reciente prolongación de la cuarentena, ¿cómo te llevás con este momento? ¿Con quién lo estás pasando?

Edu Valdés: Estoy pasándola en mi casa, con mi novia —que trabaja también con la banda— y Roque, nuestro gato. Al ser freelance, la verdad es que pasaba mucho tiempo acá, por lo que esto no significó un cambio sustancial en mi vida. Lo único que extraño es hacer un poco de actividad física, que me ayudaba a equilibrarme. No estoy haciendo música, estoy leyendo mucho y caí en el cliché de la cocina. No tengo ese rollo de la productividad, soy muy fiel a lo que me pinte hacer en cada momento. Esa cuestión del «deber ser» la tuve en algún momento y la sufrí; ahora si no agarro la guitarra o estoy sin hacer algo, no me mal flasheo por eso.

 

“La postergación del disco fue algo intuitivo, no está roído por nada que tenga que ver con la vanidad o el ego”

 

Todos estamos aprendiendo, de un modo u otro, a reinventarnos en este tiempo de encierro. Por ejemplo, vimos que compartieron en redes varios tutoriales de cómo tocar sus temas. ¿Cómo surgió esta idea?

EV: Lo hicimos por la insistencia de la gente que nos escribió pidiéndonos los acordes de las canciones. Al principio, los escribía en las notas del celu y se los pasaba por inbox a quienes me los pedían. Creció la demanda y no siempre se entendían todos los tabs o no salían bien cuando intentaban tocarlos, por lo que surgió la idea de hacer videos tutoriales explicando cómo hacerlo.

 

“Es un disco que tiene nuestra esencia, pero sin restarle la innovación de un nuevo material”

 

¿Sentís que puede salir algo positivo a nivel banda de todo esto o simplemente es momento de quedarse en casa y aguantar hasta que pase?

EV: Qué pregunta difícil… Es como dijo Alberto Fernández: “No somos víctimas, somos actores”. En lo personal, también me siento un espectador porque estamos viviendo algo nuevo y nadie sabe muy bien cómo actuar. Creo que se están dando muchos cambios energéticos. No es que me quiera poner místico, pero es lo que se ve naturalmente en todo el mundo. Y con respecto al proyecto de la banda, el único gran cambio fue el lanzamiento del tercer disco, que decidimos postergarlo y no saldrá a fin de mes como estaba previsto. Nosotros estábamos muy enfocados en los shows en vivo, teníamos muchas presentaciones y giras. Esto nos hizo patear el tablero y estamos recalculando un poco lo que se viene.

En torno a postergar el lanzamiento de su último material, ¿cómo tomaron esa decisión?

EV: Me parece que fue algo intuitivo, no está roído por nada que tenga que ver con la vanidad o el ego. Más allá de Valdes, creo que es un momento de introspección y de repensarnos. A su vez, nos sirve también para armar una campaña más completa para la salida de este trabajo, ya que no vamos a poder contar con presentaciones en vivo por un tiempo.

¿Qué nos podés contar acerca del sonido del nuevo disco? ¿Qué pensás que va a sentir la gente cuando lo escuche?

EV: Es un trabajo muy visual y cinematográfico, por decirlo de alguna forma, que contará con ocho canciones. Abrimos muchísimo el juego trabajando con distintos productores y músicos, manteniendo ese toque bailable que caracteriza a la banda, pero las letras hablan de otras temáticas. Es un álbum que tiene nuestra esencia, sin restarle la innovación de un nuevo material. Es muy difícil saber qué puede llegar a sentir la gente al escucharlo, porque cada persona lo toma y lo siente de una forma muy distinta.

Hoy está muy en detrimento el concepto del full álbum, ya que la industria gira en torno a sencillos y a tener una novedad cada dos meses. ¿Se plantearon en algún momento seguir esta tendencia?

EV: El año pasado sacamos dos singles y ahí fue cuando nos planteamos esta cuestión, a la cual a Pancho le gusta decirle «la modalidad trapera» [risas]. Se trata de sacar un tema y generar contenido para ese lanzamiento específico, poniendo todos los cañones a eso, pero para nosotros es inevitable pensar a la música como grandes arcos; los discos nos marcan siempre y vamos a seguir volviendo a ellos. Si mañana Valdes no existe más, lo que queda es la obra con una propuesta clara que sea el reflejo de un contexto. De todos modos, creo que vale la pena probar un poco de todo y lo mejor es buscar la creatividad dentro de las limitaciones que cada uno tiene.

Yendo un poco a los comienzos de la banda, ¿cómo decidieron llamarla Valdes? ¿Qué otros posibles nombres se barajaron?

EV: Fue bastante difícil, porque no queríamos caer en ponerle nuestro apellido. Para tirar un poco de data, el origen del mismo tiene que ver con un clan asturiano que vivió hace muchísimos años en España, en un castillo rodeado de montañas. Lo que pude indagar es que el original es Vallés, que significa valle de los ríos y fue derivando en Valdes o Valdez. Antes de ir por ese lado, hasta pensamos hacer un juego de palabras con los signos de cada uno: yo soy de libra y Pancho es de leo, con lo cual se iba a llamar ‘Liberen A Leo’ [risas]. Finalmente, nos pasó que teníamos el disco ya cerrado y nos faltaba el nombre, así que fuimos a lo simple y funcionó muy bien.

Ya pasaron varios años de eso, así que miremos un poco más para adelante. ¿Cómo te ves de acá a 10 años?

EV: Mi cabeza no está hecha para pensar en esos términos, pero me gustaría poder seguir viviendo de lo que me gusta y me apasiona. Estaría bueno poder sostenerme y seguir generando una carrera, siempre con el motor de aprender cosas nuevas.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *