SODA STEREO: LA BANDA QUE NUNCA SE FUE

Se cumple otro aniversario del memorable último show de Soda Stereo en el que dijeron “¡Gracias Totales!” a una multitud. Sin embargo, nunca se fueron realmente

El 20 de septiembre de 1997 es una fecha que está grabada a fuego en el inconsciente colectivo latinoamericano, más aún para los argentinos. Esa noche Soda Stereo, la banda insignia del continente, dijo adiós luego de 13 años con un icónico concierto cargado de emociones. Para muchos se cerraba una etapa de su vida marcada por la música del trío, y para otros era el comienzo de algo nuevo.

 

“PODRÍAN HABER HECHO MÁS DE UN RECITAL EN ARGENTINA PERO CERATI DIJO: “DE BUENOS AIRES SOLO ME DESPIDO UNA VEZ”

 

La separación era inminente. La relación entre los tres integrantes del grupo estaba muy desgastada tras años de diferencias no resueltas. Todo comenzó en 1993 con un impasse sorpresivo en el que Gustavo Cerati decidió cortar abruptamente la gira de Dynamo (1992) tras su descontento y aburrimiento con la misma. En el reencuentro con Charly Alberti y Zeta Bosio para la grabación de Sueño Stereo (1995), su último disco de estudio, parecía que las tensiones entre ellos se habían disipado, pero lentamente volverían a aparecer. Brindaron un último recital en el Estadio Ferrocarril Oeste en 1996 y para Mayo del año siguiente anunciaron el final del grupo y una gira de despedida.

Este pequeño tour inició el 30 de agosto de 1997 y contó con seis recitales: dos en México D.F. y uno en Monterrey, Caracas, Santiago de Chile y Buenos Aires. Podrían haber hecho más de un recital en Argentina pero el líder y cantante insistió diciendo “de Buenos Aires solo me despido una vez”. Con una puesta en escena sobria pero sin dejar de ser impresionante y de vanguardia, rompieron récords de convocatoria y cada uno de sus shows estuvo completamente agotado.

“EL 20 DE SEPTIEMBRE COBRARÍA AÚN MÁS IMPORTANCIA PARA LOS FANS DE SODA: EN 2007 ANUNCIAN LA GIRA ‘ME VERÁS VOLVER”

 

Sin lugar a dudas el espectáculo más recordado por todo el continente fue, precisamente, el último brindado en el Estadio de River Plate. Hubo tres bandas soportes: Avant Press, Tumbas y Santos Inocentes. El público se impacientaba por ver a su grupo favorito por última vez. A las 22.35 se apagaron las luces: “Llegó la hora, el minuto, segundo, instante” dijo Cerati antes de arrancar ‘En La Ciudad de La Furia’. Tocaron una catarata de hits desde ‘Persiana Americana’, ‘Un Millón de Años Luz’, ‘Primavera 0’, ‘Cuando Pase El Temblor’ hasta ‘Lo Que Sangra (La Cúpula)’. También hubo sorpresas como ‘No Necesito Verte (Para Saberlo), ‘Sobredosis de TV’, ‘El Rito’ y ‘Planeador’. Por otra parte, Alberti organizó junto a Microsoft un stream para que la gente pudiera verlo de manera online, gracias a el cual más de 100.000 personas lo presenciaron por internet hasta que los servidores se vieron desbordados. Tras tres horas de show, Soda Stereo confirmó que siempre estuvo a la vanguardia, llevando con orgullo la bandera de pioneros y siendo el emblema de la nueva escena del rock argentino.

El cierre fue con ‘De Música Ligera’, hitazo de Canción Animal (1990) que se transformó en el himno por excelencia de toda latinoamérica. Una tremenda versión casi de fogón: comienza solamente con Cerati cantando y tocando su famosa guitarra PRS, mientras comparte con su público un último momento que ninguno volverá a repetir. Luego entran Alberti y Bosio para terminar de reventar el estadio. La simbiosis entre la banda y los fanáticos era evidente, y si a esta jornada cargada de emotividad le faltaba algo era cerrar con una frase para la posteridad: “No solo no hubiéramos sido nada sin ustedes, sino con toda la gente que estuvo a nuestro alrededor desde el comienzo; algunos siguen hasta hoy. ¡Gracias totales!”. Una genialidad salida de la mente de Gustavo Cerati para resumir de manera impecable la carrera del trío y agradecer a todos los que fueron parte.

El 20 de septiembre terminaría cobrando aún más importancia para los fanáticos del grupo porteño: en 2007, diez años después, la banda realiza una conferencia de prensa anunciando su regreso con la gira ‘Me Verás Volver’. En un mismo día pero con una década de diferencia se separan y vuelven. Al igual que antes, otoño y primavera: Soda vuelve a florecer tras un largo tiempo de letargo. El tour fue un éxito rotundo de convocatoria en la que reafirmaron su lugar de gigantes del rock hispanohablante.

El show titulado El Último Concierto (1997) fue editado en dos cd’s y luego en dvd. Aún hoy, gracias a YouTube y las redes sociales, siguen apareciendo nuevos fanáticos del trío que lo primero que ven de ellos es este recital. Con el paso del tiempo este concierto se va transformando en una leyenda y agiganta aún más la figura del conjunto, siendo uno de los eventos que más ha marcado a nuestro rock. Soda Stereo se separaba: los que cambiaron las reglas del juego, los protectores de la nueva música, los que siempre buscaron innovar. A lo mejor no nos dimos cuenta pero nunca se fueron.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

One thought on “SODA STEREO: LA BANDA QUE NUNCA SE FUE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *