RESIDENTE EN EL HIPÓDROMO: A LOS PUÑOS SIN VENDAJE

Residente, René Pérez, volvió a Buenos Aires a dar un show muy político, con mensajes necesarios en estos tiempos oscuros que atravesamos, donde repasó sus nuevos temas y clásicos de Calle 13.

Residente, de nombre René Pérez y ex líder de Calle 13, regresó al país en su primera gira, en la que presentó su nueva etapa. Con un disco solista bajo el brazo y toda la discografía del grupo a su disposición, el rapero deslumbró, emocionó e inspiró a todos los presentes, que no eran ajenos al contexto que vivimos, interpretaban lo que desde el escenario decía el boricua y, entre aplausos, le daban el toque político y de protesta al show.

La noche la abrió PJ Sinsuela, rapero de Puerto Rico que sorprendió mucho en el poco tiempo que tuvo: cinco temas le bastaron para poner a saltar a la gente, y más de uno seguramente llegó a su casa a buscar su música en Youtube. El siguiente invitado fue el local Wos, acompañado por la banda Banzai F.C. El rapero y freestyler es uno de los más queridos por la gente de la movida del rap y mostró el por qué con una lista corta y contundente con el carisma que lo caracteriza. Hizo temas que tiene con la banda que lo apoyaba, como ‘Protocolo’, y también soltó sus dos singles, ‘Andrómeda’ y ‘Púrpura’, más un poco de freestyle libre donde mostró sus dotes, un poco opacado por serios problemas técnicos que cortaban el micrófono pero que no terminaron de arruinar la presentación. El fantasma del audio cortado apenas asomó un par de veces durante el show de Residente, y no interfirió en la calidad.

Antes de que saliera, la separación de las únicas dos localidades, campo y campo vip, empezó a molestar tanto que el corito “tira la valla la puta que te parió’’, de quienes estaban en la parte trasera, parecía una amenaza cada vez más fuerte, pero no se concretó. Pasadas las 21:30 salió la banda, compuesta por varios músicos que René presentó de a uno conforme avanzaba el show, e hizo una intro que dio paso a la salida del MC y al primer tema, ‘Somos Anormales’. A continuación empezó el caos en ‘Baile de los pobres’, y terminó de consolidarse en ‘El Aguante’, que tuvo a todos brincando de un lado al otro y encontraba un grito casi de guerra en unísono: ‘‘A brindar por el aguante’’. Residente habló mucho y dejó varios mensajes antes de las canciones, a veces explicando cómo surgieron y de qué hablan.

La primera de estas interacciones fue antes de ‘Calma pueblo’, cuando hizo una fuerte crítica al mercado de la música: ‘‘No se por qué no te dejan ser fucking honesto con tu mensaje’’,expresó en rechazo a cómo las disqueras meten mano en la música. También repudió el hecho de que todo se mida por cifra, y le recordó a la gente que todo esto se trata de ellos, del público, antes de desatar a todos con la famosa: ‘‘Nací mirando para arriba un 23 de febrero..’’

Más adelante fue la interpretación de ‘Adentro’, que encontró al rapero casi estático en el medio del escenario, con la gorra oscura tapándole la mirada, soltando las barras de su tiradera más famosa hasta ahora. Tiradera que no diremos a quién está dedicada “para no hacerlo famoso en los países donde nadie lo conoce”, y que seguramente le puso los pelos de punta a más de uno en el aclamado ‘‘cuando la tirania es ley, la revolución es orden’’. Por supuesto que el hit del verano no faltó, y de menos a más, con el fomento del propio Residente, todo el predio terminó coreando el canto con dedicación al presiente más sonado en cualquier recital durante el último año. Lo mismo ocurrió con el cántico por el aborto legal, que logró pintar de verde el predio por un momento mientras todos, Residente incluido, aplaudían y cantaban.

‘‘A mí la guerra me parece una estupidez, pero reconozco el valor de los soldados que se van, a veces sin saber, y a veces engañados a defender a su país. No es lo mismo la guerra que la resistencia’’, dijo el puertorriqueño, emocionando a todos antes de cantar ‘Guerra’. Las reflexiones que dejaba a lo largo del show interpelaron a los presentes y pusieron algo de contexto a los temas, dándoles ese extra de emoción. No todo fue agite; antes de un breve encore pudimos bajar un cambio con canciones como ‘Muerte en Hawai’ y ‘Latinoamérica’, que logró quebrar en llanto a quien escribe al punto de tener que ser consolado por una desconocida.

Al volver, rapeó sus dos sencillos más recientes, ‘Rap bruto’ y ‘Sexo’, recibidos y cantados como si fueran del repertorio de Calle 13, antes de regresar a la nostalgia y emocionarnos de nuevo con ‘La vuelta al mundo’. En esta canción, las voces de la gente envolvían todo el lugar y daban una sensación cálida, todo amor. Para despedir bien arriba el concierto, ‘No hay nadie como tu’ y ‘Vamo’ a portarnos mal’ terminaron de agotar a la audiencia, que se quedó diez minutos concluido el recital esperando a ver si todavía quedaba algo más.

Tener una discografía como la de Residente inevitablemente significa que algunos temas quedarán afuera. A quién escribe le hubiera encantado ver ‘Un beso de desayuno’, u ‘Ojos Color Sol’, con la nefelibata idea de que Silvio Rodríguez siga en el país después de su show en el Luna Park. Aún así, los más de 20 temas de la lista nos mostraron toda la carrera que René viene construyendo, desde Calle 13 hasta su versión solista. El rapero también anunció que post gira se guardaría un tiempo a escribir y componer un nuevo disco, y desde acá esperamos que ese trabajo sea excusa suficiente para volver a la Argentina a recordarnos “cómo estamos de jodidos”.

Fotos de la crónica por Mono Gómez
SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *