PURE HEROINE: CÓMO LORDE TRANSFORMÓ EL POP EN 2013

La pequeña que prometió conseguir la corona (y cumplió)

Lorde

Desde el momento en que Ella Marija Lani Yelich-O’Connor, más conocida como Lorde, irrumpió en la escena con ‘Royals’, la industria no volvió a ser la misma. Con solo 17 años la artista neozelandesa nos presentó una mirada más oscura, reflexiva e introspectiva del pop a través de sus sonidos minimalistas y alternativos. A siete años de la salida de Pure Heroine, en SPE repasamos los hechos que la llevaron a cambiar el panorama musical.

Cuando lanzó su álbum en 2013, las radios estaban colmadas de un pop optimista y comercial: Katy Perry se lucía en ‘Dark Horse’, Britney Spears volvía al ruedo con ‘Work Bitch’ y Miley Cyrus mostraba su faceta más rebelde en ‘Wrecking Ball’. En medio de esos sonidos cargados, Lorde atrajo rápidamente la atención con ‘Royals’, una crítica sutil a la ostentosa vida de algunos músicos.

En un video de YouTube llamado ‘How Royals Changed Pop Music’, el canal Middle 8 intenta dar respuesta al cambio rotundo que sucedió después de la salida del sencillo. Hasta ese entonces, la norma para el género era que sonara a más de 100 BPM. La compositora, sin embargo, innovó al lanzar una canción con 85 BPM, algo más cercano al R&B.

 

“PURE HEROINE CAMBIÓ LA MANERA DE COMPONER Y CONSUMIR MÚSICA POP”

 

Por otro lado, la estructura melódica de la canción también afectó la forma de crear de otras artistas actuales. En esta ocasión se apeló al llamado ‘Mixolydian Mode Scale’ (modo mixolidio), un método utilizado por Nirvana en ‘All Apologies’ que se asocia a los estados anímicos y, debido a su sonido, no remite a ninguna emoción en particular. Es un procedimiento en el que uno no está ni feliz ni triste, no posee ninguna sensación. Utilizar esta escala es común en canciones de blues o rock, pero no en los terrenos de la cantante.

El cambio más rotundo y fundamental radica en la voz. Para Lorde, ese es su instrumento y el componente principal de sus producciones. Es a ella a quien la acompañan otros recursos como beats o sintetizadores. Apelar a una lírica suave, rasposa y susurrante en este género no era común en aquel momento,  pero hoy son muchas las artistas que ponen su voz como eje central: Billie Eilish, Melanie Martinez, Halsey y Aurora siendo algunas de ellas. Pure Heroine cambió no solo la manera de componer, sino la forma de consumir música. El pop no tiene por qué escucharse bailando, también se puede acceder a él de un modo más personal y reflexivo.

Si hay algo que marcó el éxito de Pure Heroine es, sin duda, su nivel de producción y la forma de trabajo que hubo detrás de la creación del álbum. Junto a la neozelandesa trabajó el productor Joel Little, actor clave si hablamos de este disco. Él era miembro del grupo oceánico Goodnight Nurse hasta que en 2011 fundó Golden Age, su propio estudio.

El LP cuenta con una estética minimalista, una armonía fresca y una lírica perfectamente cuidada. En varias oportunidades Little declaró que Pure Heroine fue un trabajo bidireccional. La colaboración entre él y los artistas es lo más importante a la hora de producir: encontrar nuevos sonidos hasta llegar al concepto deseado es un trabajo de a dos.

 

“CON 17 AÑOS LORDE VOLCÓ EN SU MÚSICA SUS INQUIETUDES SOBRE LA INDUSTRIA”

 

A raíz de la salida del disco, Lorde influyó incluso en las presentaciones en vivo. Los shows poperos estaban llenos de colores, vestuarios ostentosos y un gran material audiovisual. Sin embargo, ella apareció para darle a la escena un nuevo componente: sus canciones oscuras las cantaba enfundada en vestuarios negros y largos, con el pelo suelto pegado a la cara y con movimientos espasmódicos. Los medios no tardaron en captar sus looks y sus bailes como una alternativa completamente distinta a la música de ese entonces.

El éxito no llegó solo a causa de sus sonidos, sino también debido a sus letras. Con solo 17 años volcó sus inquietudes sobre la industria en ‘Royals’, ‘Glory and Gore’ y también en el video de ‘Tennis Court’. La artista se valió de escenas de una vida adolescente plagada de sueños, miedos, amistades e incertidumbres. En ‘Ribs’ nos sitúa en una fiesta juvenil donde abre su corazón y nos confiesa su miedo a crecer. Desde su primera canción hasta la última nos brinda un panorama certero y real de la juventud, además de una mirada novedosa en cuestiones de amor y modernidad.

Desde la salida del álbum podemos encontrar cada vez más músicos que escriben canciones catalogadas como pop con menos BPM, donde ponen su voz como foco principal y con una producción diferente. El abanico de posibilidades dentro de la escena se amplió desde que se lanzó Pure Heroine, un disco profundo que abrió las puertas hacia una nueva forma de componer, producir y consumir música.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *