PRÓXIMA ESTACIÓN: MANU CHAO

¿Qué horas son en La Plata, mi corazón?

Hacía cuatro años que Manu Chao no visitaba nuestro país. La última había sido ante un Luna Park repleto en noviembre de 2015, días después de presentarse en la segunda edición del Festival Mastai (también se había presentado en la primera en 2012), siendo que ese mismo año había recorrido en marzo varios puntos del país. El pasado 16 de noviembre El Chapulín Solo aterrizó por primera vez en La Plata, luego de haber retornado para estrenar su formato acústico en la tercera edición del susodicho Mastai (mirá las fotos aquí) y  tras haber agotado en Capital dos Teatro Flores apenas anunciados. Esta vez vino acompañado de un guitarrista de Lanús y un percusionista de Montevideo, en lugar de sus eternos compañeros de La Ventura. En uno de esos shows se dio el lujo de invitar a Wos, el freestyler del momento, que acaba de agotar dos Luna Park convirtiéndose en el primer artista de rap en llenar dos estadios en el país, y en dos días.

‘Y ahora qué?’ dio comienzo a la velada, al igual que en los recientes conciertos brindados en nuestra patria. “Vinimos a tocar para ustedes como tocamos en nuestro barrio”, dijo el héroe trovador, aludiendo a una práctica que se le conoce bien: la de tocar en las calles del globo con su guitarra, y mucho más en su querida Barcelona, única ciudad del planeta que ostenta el título de «hogar de Manu Chao», quien sin lugar a dudas es un ciudadano del mundo.

El exitoso medley ‘Me llaman calle / La vida tómbola / Me quedo contigo’ logró el primer pogo saltarín de la noche, borrando de la mente del público que de un acústico se tratase. En el fondo, las visuales se caracterizaban por los típicos dibujos animados que Manu ha sabido volver su marca distintiva en cualquier parte del mundo. Un guiño al rock nacional, el cover de Divididos ‘Huelga de Amores’, e inmediatamente después ‘El Contragolpe’, uno que no había integrado los setlists de las últimas visitas de Chao a nuestras tierras.

Canta conmigo La Plata, te necesitamos”, había vociferado hace un rato, antes de hablar en favor de todos los pueblos originarios e invitar a dos chilenas a blandir su bandera en honor al reclamo social del otro lado de la cordillera. El formato acústico trajo consigo la renovación que lxs argentinxs necesitaban, ya que en las últimas giras rioplatenses del Chapulín las listas de temas habían sido bastante similares. ‘Circo Caliente / Libertad’ fue uno de esos premios, solo superado por ‘Malegría’, una de sus mejores canciones, que no interpretaba desde el 2016 y desde el 2000 si de nuestro país hablásemos.

Contrario a sus formatos de antaño, el trovador se encontraba más estático, apoyado sobre una silla de patas largas, aunque no por eso se lo percibía menos enérgico, algo que su audiencia festejaba. Pegado al infaltable ‘Mr. Bobby’ llegó un cover del legendario rey del reggae ‘Iron Lion Zion’, que sirvió de entrada en calor para lo que vendría.

Ya en el último tercio del recital, el insaciable ‘Pinocchio’ se hizo presente de a montones. Para quien no esté familiarizado, este tema es un clásico componente que Manu utiliza una y otra vez para armar alboroto entre sus fans, mas posiblemente en ningún lado tenga tanto éxito como en Argentina, tierra del pogo, donde incluso sobre el final se atrevió a exclamar “Abran, abran la ronda” viendo los círculos cada vez más grandes que la audiencia generaba en el campo para luego entregarse al baile asesino.

‘Clandestino’ y ‘Desaparecido’ fueron las infaltables y celebradas, y otra que volvió a tener su espacio —como en cada visita del cantautor a nuestros pagos— fue, en sus palabras, “el himno del Uruguay”: ‘Cómo que no?’ del Príncipe Gustavo Pena. Luego de los hits ‘La Primavera / Me Gustas Tú’ arremetió ‘Pinocchio’ extendido una última vez, como en todo cierre de concierto de Chao. Empero, volvió una vuelta más al estribo de ‘Mala Vida’ para cerrar con el canto de “mi co-ra-zón”. Aquí un setlist bastante fidedigno.

Habiendo concluido el show acústico de El Chapulín Solo hubo un interludio de 30 minutos y el trovador volvió con LAPAKITA: una suerte de reggae rumbero que lo tenía pasando samples y pistas desde la computadora Mac junto a otros dos cantantes, y sirvió para revisitar de forma reversionada tracks que habían quedado fuera del setlist, como ‘Blood and Fire’ y el eterno ‘Machine Gun’ de Mano Negra, banda con la cual se hizo famoso en los ‘90, rompió un monitor en un programa de Pergolini en el ‘92 y cambió la historia de la música para siempre.

Manu Chao acaba de anunciar su tercer Teatro Flores el próximo 24 de noviembre, lo que abre el interrogante: ¿estará en Niceto Club el 25 junto a Amadou & Mariam, aquel dúo de ciegos que lo cautivó hace 15 años, resultando en que produjera y cantara en su disco? Posiblemente termine siendo una cuestión del azar, porque la vida es una tómbola.

Pase lo que pase, sea lo que sea, ¡a tu manera! Próxima Estación: Esperanza.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *