PHRAZES FOR THE YOUNG: CASABLANCAS Y SU DISCO MÁS PERSONAL

¿Fue lo que Julian necesitaba para sacar a su banda del hiato?

Estamos en octubre de 2006. The Strokes, luego del largo y exitoso tour de su tercer disco First Impression of  the Earth (2005), anuncian que se tomarán un largo descanso. Julian Casablancas, cantante y frontman, venía acumulando varias melodías y pequeños fragmentos en su grabador y buscaba libertad para afrontar estas nuevas ideas. Así nace Phrazes for the Young (2009), su primer y hasta el momento único álbum solista. Fue por estas fechas que el neoyorkino creó su cuenta de Twitter y, curiosamente, entró en el mundo de Instagram hace días, con un usuario bastante peculiar.

 

Julian confesó sentirse emocionalmente desconectado al cantar hits como ‘Last Nite’

 

El disco de tan solo 8 pistas fue una selección de las canciones con las que Julian se sentía más seguro. En sus palabras, “buscaba hacer un puente entre la música tradicional y la moderna. No quería ser muy abstracto ni que lo comparen con la música de The Strokes”. El título del álbum proviene del libro de Oscar Wilde Frases y Filosofías Para el Uso de la Juventud (1984), siendo exactamente lo que este trabajo quiere resaltar y mostrarnos.

‘Out of the Blue’ da el puntapié inicial, y sus frases son una mezcla de rebeldía (“sé que me voy a ir al infierno con una campera de cuero”) con cierta adultez acerca del éxito ya conseguido, lo que queda claro cuando dice “todo lo que puedo hacer es cantar una canción de gloria desvanecida”. En ese momento —y con 31 años cumplidos— Casablancas confesó sentirse emocionalmente desconectado al cantar hits como ‘Last Nite’, perteneciente al aclamado Is This It (2001). 

En contraste con la aparente ira, todo el álbum en sí se caracteriza por un particular sonido de nostalgia ochentosa —que estamos tan acostumbrados a consumir hoy en día— a puro new wave y electrónica. Su punto cúlmine está en el sencillo ‘11th Dimension’, donde unos sintetizadores son el colchón para enseñanzas bíblicas y cierta humildad, particularmente en frases como «perdónalos, incluso si no lo lamentan.

¿Era Phrazes for the Young lo necesario para que los Strokes no se separaran definitivamente?

Más lento y melancólico resulta ‘Left & Right in the Dark’, donde Julian recuerda el divorcio de sus padres, o el vals ‘4 Chords for Apocalypse’, donde los solos de guitarra nos rememoran… sí, a la banda neoyorquina. El lado más oscuro de esta obra se encuentra en la frenética ‘River of Brakelights’ y en el bonus track ‘Old Hollywood’, canciones que hoy podemos identificar con el estilo de su proyecto alternativo The Voidz

A Phrazes for the Young lo acompañó una gira que incluyó ‘I’ll Try Anything Once’ (una versión lenta y solitaria del exitoso ‘You Only Live Once’) y ‘Hard to Explain’ en la lista de temas. Casablancas también se dio el lujo de versionar a Kings of Leon y ‘Dancing in the Dark’ de Bruce Springsteen.

Producido por Jason Lader (Rilo Kiley, Maroon 5) y Mike Mogis (Bright Eyes), el debut de la carrera solista de Julian Casablancas logró ser el puente entre First Impressions of Earth y Angles (2011), e incluso nos dió pistas de lo que llegaría a ser Tyranny (2017). ¿Es su mejor obra? ¿Era lo necesario para que los Strokes volvieran al ruedo? Tres años después pudimos asegurarnos de esto último, y esperemos que algún día tengamos a Casablancas hablándole a los jóvenes otra vez.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *