PAN Y LA COMPOSICIÓN VIRTUAL

¿Cómo se reinventa una banda con las nuevas herramientas digitales?

En los rincones de Almagro ensaya Pan, un grupo que se caracteriza por su dificultad para ser definido. Son dueños de una gran variedad de sonidos que responden a diferentes momentos, pero que aún así logran conectarse en un disco de rock nacional. Hoy nos sumergimos en su mundo a través de Javier D’Elio, baterista de la banda.

 

“PARTE DE LA BÚSQUEDA ESTÁ EN ENCONTRAR LA NECESIDAD QUE TIENE LA MÚSICA, NO LOS MÚSICOS”

 

¿Cuándo y cómo comenzaron?

Javier D’Elio: Pan se formó en 2012, cuando el tecladista (Gabriel Yannattone) y el ex-guitarrista (Federico Contartese) tomaron la iniciativa de crear una banda. Me convocaron para el proyecto y comenzamos a hacer sesiones con varios músicos conocidos nuestros mientras que buscábamos un bajista. Un día dimos con Maximiliano Villarreal, quien no solo sería el bajista sino también la voz. Es remarcable que con Fede y Gabi no nos conocíamos musicalmente, por lo que toda la química surgió en la sala de ensayo.

Es maravilloso que hayan nacido así, sin preconceptos y solamente poniéndose a tocar.

JD: Así fue, todo era una gran zapada hasta que se nos dió por empezar a componer. El proceso fue muy lindo y sorpresivo, ya que nos fuimos conociendo mientras tocábamos. Haciendo un paralelo al fútbol cinco,  sería como si te invitaran a jugar y no tenés idea de cómo son tus compañeros, pero aún así terminás armando un tremendo equipo y se complementan entre todos. Por otro lado, el nombre apareció después de muchos otros que probamos. Lo que más nos gustó es todo lo que abarca, ya que pan, por ejemplo, es prefijo para panóptico, panorama, pandemia… Además, después nos dimos cuenta de que es un disco de Spinetta (2006). Nos encanta que eso también sea una referencia.

Es muy interesante cómo combinan diferentes estilos en su música, ya que no siguen la sonoridad de un género en particular. Eso se nota mucho en canciones como ‘Laberinto’.

JD: Parte de la búsqueda está en eso, en encontrar lo que cada canción necesita, es decir, partir de la necesidad de la música y no tanto de los músicos. Si bien surge del deseo de expresar algo, esa expresión en el éter se transforma en otra cosa. A veces lo escuchas y decís “a la mierda, ¿esto quería decir?” [risas], pero eso es lo mágico de la música, que vos podes expresar tus ideas sin saber qué es lo que estás diciendo. Así van naciendo los temas y por eso cada uno tiene su propia estampa.

‘Buenos Aires Invernal’ parece un tango del siglo XXI aunque no lo muestre en la música, y ‘Garota Volviendo del Exilio’ comparte esa sensación con ciertos toques de bossa nova. ¿Fue algo que buscaron?

JD: Si, totalmente. ‘Buenos Aires Invernal’ es muy argentina, con una visión medio de tango y nostalgia que también muestra el sufrimiento y el invierno. Musicalmente tiene cosas del rock nacional, pero también un ritmo de chacarera de fondo, el cual la hace 100% de acá. Esta fue una de las primeras canciones que trabajamos: nuestro método implica traer un tema y entregarlo al grupo, en este caso el tecladista nos la mostró y jamás se habría imaginado que a mí se me daría por hacer una chacarera, pero dejó que tome su vuelo. Y sí, la reminiscencia tan rioplatense que genera nos pasa a nosotros también. Por otro lado, ‘Garota Volviendo del Exilio’ tiene precisamente eso, es una bossa al estilo de Pan, con la alegría de la vuelta pero también la tristeza de dejar atrás lo que fue tu camino. Tiene muchas de esas cosas y es buenísimo que se sientan.

Estas canciones que mencionamos son del álbum Pan Vol. 1 que ya se subió a YouTube. ¿Cuándo estará en Spotify? 

JD: Nosotros lo subimos el último día del 2019 a YouTube, y aunque los temas aparecen aislados armamos una playlist con el orden que tenemos en mente. Estuvimos bastante tiempo grabando porque somos todos laburantes pero no queríamos apurar el proceso, pero ahora comenzamos a servir el «Pan» en rodajas a través de Spotify en formato de simples. Se vienen rachas de dos temas para generar un poco de dinamismo.

¿Y cómo están llevando la pandemia?

JD: Nos limitó mucho, pero nos mantenemos ensayando a través de una plataforma que se llama Sagora creada por la Universidad Nacional de Quilmes. Es un software libre donde podemos participar en tiempo real, así que nos reinventamos con esa herramienta. Por ejemplo, con esta metodología nació ‘Brillante Hermano’, una canción que usamos para participar en el concurso Canta Comuna. Literalmente tiramos reyes y a cada uno le tocó crear una parte de la canción: parecería un chiste, pero a mi me tocó el ritmo, me puse un metrónomo y armé algo; se lo pase al guitarrista (Adrián Yannattone) que hizo la armonía, luego Maxi hizo la melodía y de la letra se encargó Gabi. Invitamos a que escuchen la canción y si tienen ganas y nos tiren un like [risas].

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *