NOACF: LA CANCIÓN POR ENCIMA DEL ÁLBUM

El último disco de The 1975 es la jugada más larga y sentimental de su trayectoria, aunque existe dentro de un halo de inconsistencia

Todos los trabajos de The 1975, por más diferentes que sean entre sí, poseen una similitud: sorprenden. Su álbum homónimo lanzado en 2013 fue una increíble forma de debutar; I Like It When You Sleep (2016) consiguió superar a su predecesor; A Brief Inquiry (2018) los asentó en el estrellato y Notes On A Conditional Form (2020) sacó a la banda de su zona de confort.

Los ingleses progresan a lo largo de sus discos para seguir un viaje emocional que empieza en la irreverencia adolescente —bien cristalizada en canciones como ‘Chocolate’ o ‘Robbers’—, para terminar en su última pieza con una adultez ya palpable, llevados por sus propias experiencias de vida a una orilla donde expresar sentimientos y reclamos sociales se hace de una manera alegre. Incluso su canción más «controvertida» sonoramente hablando evoca un pogo furioso para saltar con energía, dejando a su paso un buen sabor en la boca.

Cuando los singles comenzaron a estrenarse parecían anticipar uno de los mejores trabajos de su carrera. Canciones como ‘Frail State Of Mind‘, ‘People‘ y ‘Me & You Together Song‘ se alejaban notablemente del estilo de la banda, pero no dejaban de ser claramente pegadizas e innovadoras. Más tarde se estrenó ‘The Birthday Party’, acompañada por un video surrealista que hizo todavía mejor algo que ya era increíble.

 

“CANCIONES COMO ‘FRAIL STATE OF MIND‘, ‘PEOPLE‘ Y ‘ME & YOU TOGETHER SONG‘ SE ALEJABAN NOTABLEMENTE DEL ESTILO DE LA BANDA”

 

Aunque todo parecía color de rosa antes del estreno de NOACF, una pregunta comenzaba a surgir en el inconsciente colectivo: ¿cómo van a mezclar todo en un solo álbum? Al final, los de Manchester supieron ordenar los 22 tracks de su LP más largo hasta la fecha de una manera inteligente, aunque de a ratos poco cohesiva. Si bien el disco comienza con firmeza, poco a poco se puede ver que los temas se complementan menos entre ellos y, por momentos, parece que dejaran de ser parte de un todo.

NOACF es, a diferencia de sus álbumes anteriores (y aún incluyendo temas como ‘People’), un álbum feliz. Con más temas instrumentales de lo esperado que dan una atmósfera especial a toda la obra, la epifanía de este sentimiento de regocijo se alcanza en ‘Guys’, una canción de amor para los amigos, en la cual Matthew Healy deja en claro que lo mejor que le pasó fue el día que empezaron una banda. Es el sentimiento general que transmite el disco lo que hace que su a veces cuestionable coherencia quede en un segundo plano.

Se lo nota quizá un poco más hermanado a I Like It When You Sleep (muchas de sus canciones bien podrían ser continuaciones del tema homónimo) que a A Brief Inquiry. Donde la banda pierde un poco la luz es en la sobrecarga de mensajes políticos y letras de batalla social; este constante intento de estar siempre luchando contra algo hace un poco forzada la inclusión de ciertos tracks que no terminan de sumar. No hay que perder de vista que ‘Somebody Else’ no tiene una pizca de lucha social y, sin embargo, es de sus canciones más escuchadas.

Aunque Matty personalmente aseguró que no hubiese querido que su primer álbum haya sido The 1975, probablemente fue la mejor jugada no intencional de la banda, ya que su carácter irreverente, rebelde y juvenil eclipsó a quienes, hoy en día, pueden disfrutar de una pieza menos estructurada y más sentimental.

 

“PUEDE QUE NOACF TERMINE SIENDO PARTE DE UN PLAN MAESTRO POR PARTE DE HEALY ”

 

Puede que, a fin de cuentas, NOACF termine siendo parte de un plan maestro por parte de Healy y compañía. En la era del single, es poco común que las personas escuchen un disco completo de corrido, más aún si duran alrededor de 80 minutos como este. Por ese motivo, poner toda la carne al asador eligiendo muy buenos temas pero sacrificando al disco como obra puede considerarse como algo positivo. Quienes gusten de algunos temas, los pondrán en sus playlists y los escucharán allí; quienes prefieran algo diferente, tienen una amplia variedad de dónde elegir. Así es que esta decisión, visitando tantos géneros y proponiendo tantas cosas a la vez, termina haciendo valer a cada canción por sí misma.

Notes On A Conditional Form fue planteado para ser consumido en esta época. Una vez más, The 1975 compone pensando no solo en la perdurabilidad a futuro de una obra contemporánea, sino también en el presente del mundo musical y socialmente.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *