NEON ALGO: “UNO CRECE CUANDO COMPRENDE QUE LA MÚSICA NO PASA POR BUSCAR LA PERFECCIÓN”

Un viaje psicodélico acompañado de sintetizadores

Con canciones oscuras y variadas, Nicolás Moauro nos propone melodías vocales que, unidas a beats y pedales distorsionados, tienen en el oyente un efecto bailable casi inmediato. Bajo el nombre de Neon Algo, el pasado 17 de abril el artista nos sorprendió con el lanzamiento de Un Estudio Demuestra Que, un EP nostálgico y minimalista que nos invita a la introspección.

En primer lugar, ¿cómo estás atravesando el aislamiento? 

Neon Algo: Trato de no pensar mucho, ya que me agarra cierta angustia. Decidí alejarme de la vorágine de los medios porque no se está hablando de otra cosa, y se escuchan opiniones y teorías de todo tipo. Trato de no contaminarme con esa información que me afecta. Tengo la suerte de trabajar desde casa y mi estilo de vida siempre hizo que no precise moverme mucho, pero sé que hay gente que lo está pasando pésimo y que necesita salir. Ante ese panorama, mi ansiedad pierde importancia. Por otro lado, disfruto este apoyo mutuo que se está generando en las redes, porque me hace creer que no somos tan nefastos. Pienso en si esos niveles de solidaridad se pueden encontrar en esos países que llamamos del primer mundo; el argentino siempre se caracterizó por rebuscarselas y esta no es la excepción. A nivel personal, intento ser activo con lo que me gusta: saqué un EP, terminé un sencillo que saldrá pronto, estoy viendo una cantidad anormal de películas, leo, cocino y hasta empecé a hacer ejercicio.

“HASTA UN DEDO EN LA TECLA EQUIVOCADA PUEDE DISPARAR UNA BUENA CANCIÓN”

 

Hablando un poco de Un Estudio Demuestra Que, ¿cómo fue la composición? ¿Cómo es grabar y hacer las mezclas desde tu hogar?

NA: Para mí, componer siempre es un camino arduo: me emociono con alguna idea, la grabo así nomás, la escucho en loop mil veces hasta que la detesto, la abandono un tiempo y la retomo. No se me da con facilidad y soy bastante obsesivo. Siempre voy a pensar que podría estar mejor, pero te das cuenta que crecés cuando entendés que la música no pasa por buscar la perfección. Tengo un pequeño estudio montado en el living de mi casa donde grabo, ensayo y mezclo; no preciso más que eso. Trato de encarar el proceso de la manera más minimalista posible. En cuanto a las canciones, se fueron grabando en distintas circunstancias. A fines del año pasado éramos un dúo y ahora estoy yo solo, lo cual es fuertísimo. Pasé momentos de incertidumbre en los que no sabía si triplicar fuerzas o vender todo. Habíamos sacado el single ‘Música Romántica’ y grabado ‘Isolda’ para un sello de Alemania. Nunca paré; no sé si eso está bien o mal, pero necesitaba demostrarme que podía hacerme cargo y, con mucho trabajo, las cosas se acomodaron.

Tus proyectos están basados en sintetizadores y beats que oscilan entre distintos géneros. ¿Cómo es tu desarrollo creativo? 

NA: Es difícil porque mi fuerte siempre fue lo rítmico, pero carezco de teoría musical en casi cualquier instrumento melódico. A veces se me vienen melodías de la nada (como cuando estoy por dormir), lo cual para mí es un problema. Suelo arrancar con un beat que armo rápido y me cuelgo jugando un rato con algún sintetizador arriba de eso. Después desarmo todo para convertirlo en algo más personal y pruebo si funciona. En ocasiones, cuando ensayo, me pongo a pavear y salen cosas copadas. Hasta un dedo en la tecla equivocada puede disparar algo agradable. 

El nuevo material salió en plena cuarentena. ¿La fecha ya estaba prevista desde antes? 

NA: Sí, estaba pactada desde principio de año. Es loco porque el título hace alusión precisamente a este exceso de información en el que vivimos. Siempre me parecieron graciosos los titulares que empiezan con: “Un estudio demuestra que…”, porque lo siento genérico, ya que no suele haber algo fuerte que sostenga esas aseveraciones. Tuvo sentido que el disco saliera en este momento en que todxs parecen tomar una postura al respecto y defenderla a muerte. Para este entonces, yo esperaba estar tocando y testeando el formato nuevo, pero esto nos tomó por sorpresa. Estoy subiendo varios videos, intentando estar más activo que nunca pero, a la vez, sucede que todo el mundo está generando contenido. Es momento de sentarse a pensar cómo ofrecer algo distinto y de calidad.

“EL PROCESO DE COMPOSICIÓN SE RETROALIMENTA CUANDO UNO ES CONSTANTE: CUANTO MÁS ACTIVO ESTOY, MÁS FRECUENTES SON LAS IDEAS”

 

En el El Crecimiento Invisible (2018) hacés alusión a la coyuntura política de nuestro país y referencias distópicas, como en ‘Bradbury’. ¿Sentís que en estos dos años tu proceso artístico cambió?

NM: Me gusta jugar con lo trágico, oscuro y ridículo. Esa frase de Mauricio Macri, del «crecimiento invisible», me divierte mucho y creo que no se olvida fácilmente. Sacada de contexto, tiene un misterio increíble. La tapa también está en sintonía: tres personas en un lugar desolado buscando algo que ni ellos saben qué es. Ray Bradbury es mi escritor de ciencia ficción favorito, y la letra de la canción homónima plantea una dualidad entre lo banal y ególatra del uso de las redes sociales, junto a un encuentro decepcionante con visitantes de otro planeta.

Tus canciones nos transportan a una especie de viaje mental muy interesante. ¿Cuál es tu principal fuente de inspiración a la hora de escribir?

NA: Disfruto de ver películas. Entre menos normales, mejor; necesito cosas que me conmuevan y me abran la cabeza. Todo ayuda, pero me di cuenta que el proceso se retroalimenta cuando uno es constante: cuanto más activo estoy, más frecuentes son las ideas. Todas las experiencias nuevas también me inspiran. Mi fantasía es poder hacer un pequeño viaje solo y grabar un disco con lo que me entre en la mochila, en algún lugar alejado y tranquilo.

Si tuvieras que definir a Neon Algo en pocas palabras, ¿cuáles usarías?

NA: Lo importante es que haya cierta coherencia estética y sonora, más allá del género. Eso es lo que busco para mí y lo que disfruto de otras bandas. Llegué a un punto en el que no quiero moverme mucho de donde estoy, porque siento que funciona. La música que hago tiene elementos del new wave, como los sintetizadores y bajos punzantes; algunas pocas guitarras más del post punk; un lado pop que pasa por la voz, etérea y distante. El resultado de esto es un lo-fi. Nunca me entregué totalmente a la electrónica, pero hoy me encuentro rodeado de aparatos, más que nada por una cuestión práctica.

A pesar de la situación actual, ¿cuáles son tus planes para el resto del año?

NA: Creo que para los artistas va a ser clave promocionarse y compartir sus creaciones. Hay que ser positivos y realistas, porque es probable que este año esté perdido. Yo espero grabar algunos sets en vivo en mi casa, hacer streaming, tal vez una presentación online del álbum y un videoclip, lanzar el sencillo nuevo, grabar más canciones mías y de otra gente. También hay que tratar de no morir [risas].

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *