MOJIGATA: NINGÚN MANDATO QUEDA DE PIE

Volvió la jefa Bertoldi

Marilina Bertoldi se encuentra presentando su nuevo trabajo Mojigata (2022) donde trae al  rock un tanto noventoso al centro de la escena, con un estilo propio que iremos desmenuzando a lo largo de esta nota. Su acercamiento a la música se dio desde muy chica creciendo junto a su hermana Lula (Eruca Sativa), luego formó la agrupación Connor Questa y ahora la vemos consagrarse en su etapa solista. Uno de los puntos más altos de este último tiempo se dio cuando se convirtió en la segunda mujer —y la primera lesbiana—en la historia de los premios en llevarse el Gardel de Oro por su disco Prender un Fuego (2018). Luego de este hito sus apariciones fueron decreciendo de a poco y post pandemia fueron contadas las ocasiones en las que se presentó en vivo. Todes ansiábamos escuchar nuevo material de la artista que se tomó su tiempo para volver de lleno.

Desde el año pasado, la vimos reversionarse creando un “solo set” que la encontraba sin banda en escena, siendo algunas veces acompañada por Martu Fontana en batería. La sesión Live on KEXP at Home es una muestra de esto, donde la podemos ver jugar con su máquina de loops, voces y synthes varios mientras se van sucediendo las canciones. Esto se reafirma y se hace cumbre en Mojigata.

La tapa muestra a un hombre tapándose los pezones, como una crítica a la sexualización del busto femenino

‘Intro’ abre el recorrido como una radio sintonizando la frecuencia, dándonos la bienvenida a este viaje de sonidos que nos espera. Es Poderoso’ nos habla del amor como combustible e introduce este sentimiento que es uno de los más presentes en el álbum. Pocos días luego del lanzamiento se dio a conocer una sesión realizada en el Hangar 5 de Vorterix que incluye algunos de los nuevos tracks, por lo que ya tenemos un registro en vivo. Esta canción forma parte de ese material, con el agregado de una pandereta acompañando la voz que chista en la grabación original y resuelve el final de forma mucho más rockera.

El nombre Mojigata y la portada del disco fueron elegidos con anterioridad a la composición y producción (de la que ella misma participó) siendo el puntapié inicial para todo el proceso creativo. La imagen en blanco y negro tomada por la fotógrafa Agostina Valle Saggio muestra a un hombre tapándose los pezones, como una crítica a la sexualización del busto femenino. Esto fue vivido en carne propia por Marilina cuando vistió un saco blanco sin prendas debajo (estilismo por Ailen Zoe) en el Festival Futurock 2019 y su imagen fue censurada en redes. 

Vivo pensando en ayer para convencerme de que hice lo que hice porque fuese mi deseo”, comienza diciendo como un mantra el tercer track. Cuando maquinamos algo una y otra vez la cabeza se nos llena de voces que se hablan, se contestan y se contradicen. Esto se ve representado al final de la canción que se corta con la palabra “fin” (ojalá fuese tan fácil en la vida real). 

‘La Cena’ —con un riff de guitarra marcando el ritmo— nos trae uno de los primeros temas que cuenta con videoclip, en este caso con la participación de María Riot. Marilina es reconocida por militar el feminismo y lograr un lugar de representación para la comunidad LGTBQ+. En el clip puede verse a las dos protagonistas viviendo un romance en un campo, como parte de una visión que sale de sus propias fantasías y no dirigida al disfrute paki. Está situado en una época más antigua, con rifle en mano y la lírica acompaña desafiante: “Tengo buen olfato y traje un arma en la cartera, me deslizo ágil no me mueven los de afuera. Te falta mucho para hablar de mi como hablás”.

 

El corte ‘Cosa Mía’ fue uno de los adelantos que conocimos antes de la salida del disco completo y tiene pasta de hit desde los primeros segundos. En el clip, otro de los estándares que se caen es el de la edad (algo similar vemos en el videoclip de ‘Manuela’ de Connie Isla). En la cinta podemos ver a una mujer adulta junto a Bertoldi bailando en el living y fumando porro con una complicidad llena de diversión y picardía. Por otra parte, en el Hangar encontramos una versión donde se destaca el platillo de la batería y los sonidos crudos, buscando un clima más de ensayo que de set prolijo. 

‘Claro Ma’ está impregnada de un estilo oldie de guitarras distorsionadas y coros en loop que funciona perfecto como corte a la mitad del material. ‘Amuleto’ es lo que sigue, siendo el único feat junto a Javiera Mena. Es una balada que también cuenta con material audiovisual protagonizado por ambas cantautoras en una fantasía médica-paciente, para seguir subiendo la temperatura.

Se trata de un disco novedoso e irrepetible

En el último tramo de la placa toda la experimentación sonora y las capas comienzan a agudizarse. El gran inicio de ‘Sushi en Lata’ hace que después de los primeros segundos den ganas de volver a darle repeat para apreciarlo más. Quien siga a Marilina en redes sabrá que tiene un gran sentido del humor y frecuentemente hace chistes cambiándose la voz con algún filtro. En ‘Beso Beso Beso’ escuchamos algo que parece ser una pelea con una puerta cerrada de por medio. Lejos de la dulzura que puede inspirar el título, “se picó más bien” y la palabra beso flota en medio de esa violencia.

‘Pucho’ sigue trayéndonos historias sucediendo en off, esta vez incluye disparos y conversaciones ideales para escuchar con auriculares e intentar dilucidar el guión. Con la guitarra súper presente y su voz intervenida, suda rock por todas partes. ‘Junto Boludeces’ fue la elegida para el cierre y como lo indica su título, es un compilado de todos los sonidos que veníamos remarcando. En cuanto a la lírica retoma esta pose del cigarrillo del tema anterior con “fumo como un viejo, si preguntan lo he dejado”, dando cuenta de lo difícil que es alejarse de los vicios.

Comienzos y finales exquisitos llenos de capas sonoras, un inconfundible pronunciar, videoclips que reafirman su identidad y claro, un poco de furia en la ecuación no podía faltar. Una vez terminado, nos deja en claro que es un disco novedoso e irrepetible ya que no tiene estructuras claras y el vivo puede terminar de cerrar los caminos abiertos en la grabación. Hay un trasfondo lúdico y descontracturado, que tiene mucho por ahondar. La invitación es romper con los mandatos tanto sociales como sonoros, tomando la actitud rockera que siempre la caracterizó para hacerse cargo de ella y plantar bandera.

Marilina Bertoldi presentará Mojigata el próximo 19 de junio en el Luna Park, podés sacar tus entradas acá

 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE