MIRANDA! HIZO DEL TEATRO BROADWAY UNA DISCOTECA

Más de dos décadas de hits

En la calle Corrientes llena de luces, los carteles anuncian las obras y artistas de cada teatro y los bares notables exhiben su menú. Avenida donde se pueden comer las pizzas más ricas en Guerrín o Los Inmortales, mientras se contempla el obelisco, icono de la ciudad. En ese marco llegamos al Teatro Broadway, lugar elegido por el dúo Miranda!, para presentarse por primera vez sin restricciones de aforo.

Es Miranda mi amor” anunció una voz en off y los artistas se hacían presentes, bajo una ola de gritos eufóricos como recibimiento. La primera canción para el arranque fue ‘Por Amar al Amor’ mientras las visuales en la pantalla mostraron emblemas nacionales: herraduras, mates y el monumento del lobo marino de Mar del Plata, entre otros. Su último disco Souvenir (2021) tiene la mística del folcklore argentino, donde buscaron reflejar nuestras costumbres ya desde el arte de tapa. Las butacas fueron tan solo una formalidad, ya que apenas la banda se hizo presente en el escenario, la sala completa se puso de pie y así permaneció durante toda la función.

El vestuario siempre fue una pieza clave en sus shows y esta no fue la excepción

‘Caía la Noche’ era lo que seguía, con una onda veraniega con palmeras invadía la pantalla, junto a ‘Extraño’ y ‘Luna de Papel’. Luego, en un cambio de mood repentino hicieron ‘Uno los Dos’ que forma parte de uno de sus primeros discos, una sad balada que se cantó a los gritos. Acto seguido, y como si nunca se hubiese ido, retomaron la misma energía arrolladora con ‘Puro Talento’ y ‘Ritmo y Decepción’.

El vestuario siempre fue una pieza clave en el show de la banda, y esta no fue la excepción. Como base, Juliana Gattas uso un vestido y Ale Sergi un pantalón, ambos de látex negro; arriba iban superponiendo e intercambiando prendas entre canciones. El espacio de los aplausos era utilizado para tomar del perchero que estaba en escena la prenda siguiente en perfecta coordinación. Así, pudimos ver distintos elementos como anteojos negros de marco blanco y rojo, plumas de colores, sacos animal print y rojo pasión, alas plateadas, una máscara negra, pelucas y hasta ponchos.

Luego de dos décadas de trayectoria saben llevar muy bien el cartel de los pioneros del pop en el país

‘Entre Las Dos’ contó con una performance donde el dúo usó unos sacos largos y pelucas negras junto a un velo que les cubría la cara, para realizar una mini coreo con las manos a la que sobre el final le sumaron abanicos. Lo que siguió fue una seguidilla de hits: ‘Hola’, ‘Mentía’, ‘Fantasmas’ y ‘Ya Lo Sabía’, donde los presentes no pararon de saltar. Uno de los puntos álgidos fue cuando sonaron tres de sus joyas inoxidables: ‘Yo Te Diré’ de Sin Restricciones (2004), ‘Traición’ y ‘Don’, mientras alguien del público les lanzaba una bandera y Juli se las devolvía con un beso de labial marcado. La conexión con su público fue permanente, donde festejaban cada saludo y levantaban todo lo que les tiraban al escenario exhibiéndolo y agradeciendo siempre; postura tal vez poco común para bandas tan consagradas.  

‘Dice Lo Que Siente’ llegaba casi anunciando el final mientras Ale comentaba que no pudo dormir en toda la semana por la ansiedad del show, es que estamos volviendo a los condiciones pre-pandemia y eso emociona a cualquiera. Luego de que abandonen el escenario por un momento y todos pidan una más, cerraron la noche con ‘Romix’ de su primer disco Es Mentira (2002), como un guiño para sus fans más fieles.

La postal al salir del teatro era de un mar de gente, donde se mezclaban los que salían con los que hacían la fila para la segunda función de trasnoche. Con un largo setlist de 25 canciones, la banda demostró que luego de dos décadas de trayectoria sabe llevar muy bien el cartel de los pioneros del pop en el país.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE