MIMI LAGARTO Y LA ¿LUCHA? CONTRA LA DIGITALIZACIÓN

¿Se puede celebrar y criticar un mismo concepto?

Mimi Lagarto nos demuestra que se puede celebrar y criticar un mismo concepto. La artista oriunda de La Boca, autoproclamada «media chica digital», lo hace en su nuevo EP DELALUZ (2020).  En esta charla con SPE se explaya sobre la temática del mismo y las consecuencias que pueden traer las redes.

¿Quién es Mimi Lagarto?

Mimi Lagarto: Es un proyecto que no solo se queda en la música, sino que busca cruces con otras disciplinas, como lo son lo audiovisual, lo performático, el vestuario, etc. Este personaje intenta generar climas en las formas tomando cosas de distintos géneros. Me parece re importante generar ambientes para escuchar algo, pero lo que me gusta más es armar una comunidad entre artistas para que se puedan tejer lazos dentro de la cultura.

 

“Las nuevas tecnologías nos estupidizan”

 

Los ritmos latinos están muy presentes en tu música. ¿Por qué esa decisión?

ML: Me interesa investigar la cultura latina desde el sonido. Creo que hay estereotipos sobre qué es lo latino y me cuestiono hasta qué punto algo lo es o no. Hay ciertos elementos de esta música con los que me siento identificada independientemente de que vivo acá: hay cosas que no tienen mucha explicación y que me ponen la piel de gallina.

En ‘ADT’ hablás de cómo el ritmo de la ciudad está siempre por delante del ritmo del cuerpo. ¿Qué pensás que podría solucionar ese problema?

ML: No creo que haya una solución en particular, pero estaría bueno empezar a diferenciar lo esencial de lo accesorio. También me parece re importante escuchar al cuerpo, porque a veces le exigimos más de lo que nos puede dar y de repente frenás y te cae todo el cansancio acumulado. Mi consejo sería estar atentxs o permeables a percibir qué necesitamos y qué no. Detenerse puede ser muy sano y revelador, pero a la misma vez unx se da cuenta de cosas que no le gustan. 

 

“Cuando escribo hay un filtro que no aparece cuando improviso”

 

Tratás mucho el tema de lo digital, tanto lo bueno como lo malo. ¿Cuáles dirías que son los pros y contras de las nuevas tecnologías?

ML: Por un lado, encuentro muy fructífero vincularse con gente de distintas partes del mundo a las que quizás no llegaría si no fuese por las redes sociales. Me parece increíble que se pueda empatizar con otras personas desde un chat hasta un Zoom. Es como si desafiáramos al espacio. Por otro lado, entiendo también que lo digital puede ser un arma de doble filo. A mí personalmente me cuesta mucho regular el uso del celular, porque siento que hay cosas que se vuelven hábitos tan automáticos que hacen que te olvides de qué estabas buscando en un primer lugar. Tanta información que te aparece sin que la busques te quema la cabeza y genera una adicción, te dispersa y te corre del lugar al que estabas yendo. Antes de irme a dormir cierro los ojos, veo una catarata de imágenes y pienso “ah, esta es la contaminación que tengo en la cabeza”. Todo esto genera que pensemos menos y que nos estupidicemos.

¿Qué temas tratás en tu nuevo álbum DELALUZ?

ML: Parte del disco trata de lo que hablábamos de la sobreinformación y el choque de ritmos entre la ciudad y el cuerpo, y ambas cosas tienen que ver con el mundo exterior. DELALUZ es un mundo interior que guarda lo visceral y las emociones. A nivel sonoro hay búsquedas distintas, pero todas las canciones cargan una intensidad mántrica parecida que ayuda a insertarse en un clima.

¿Cómo es el proceso de escritura para vos?

ML: Tomo distintos caminos: en general me gusta cuando devienen de la improvisación vocal en vez de la mano escribiendo. Cuando me siento a escribir hay un filtro que no aparece cuando estoy haciendo, por ejemplo, freestyle. Es algo más vomitivo y purgatorio, no hay una pretensión poética. 

¿Tenés pensado algún show?

ML: El 10 de febrero a las 19 horas voy a estar haciendo no solamente un show virtual, sino también una pieza audiovisual que llamo «Ir y Venir» por Apolgo. Lo que tiene de particular es que todo el audio fue grabado en vivo y hay una narrativa entre los temas. Con el equipo quisimos crear una historia y una consecutividad en la que se entienda por qué sucede un tema después del otro.

Las entradas para «Ir y Venir» ya están a la venta y las podés adquirir en este link a $300.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE