MEET ME IN THE BATHROOM: EL TEXTO DEFINITIVO DEL ROCK NEOYORQUINO

El surgimiento de las distintas escenas musicales a lo largo de la historia es algo que interesa a todos los melómanos. Desde siempre, distintos grupos […]

El surgimiento de las distintas escenas musicales a lo largo de la historia es algo que interesa a todos los melómanos. Desde siempre, distintos grupos han hecho escuela en sus localidades sobre cómo sacar adelante sus proyectos, poniendo el hombro y dejando un legado y una historia que algún día será contada. En la década de los 2000 Nueva York vivió un resurgimiento artístico muy importante que cambió el panorama mundial de la época, y aunque involucraba muchos proyectos, ciertamente tenía como punta de lanza a The Strokes.

Esa historia es la que cuenta Lizzy Goodman en su libro Meet me in the bathroom (2017). A través de varias entrevistas realizadas a diversos protagonistas, la autora logra llegar al génesis de la movida neoyorkina que surgió en el 2001. Los primeros shows de The Strokes, la llegada de varios artistas a la ciudad, la problemática vida de James Murphy o la encantadora personalidad de Karen O son algunos de los temas que va tocando el texto, siempre desde la voz de quienes lo vivieron y de sus principales testigos.

Aquí aparecen músicos, productores, dueños de sellos, gestores, periodistas, artistas de otras disciplinas, etc. Amigos, colegas e incluso rivales que logran dejar una clara y coherente imagen de todo lo que sucedía en aquel entonces. Aquí es donde resalta la magia de la autora, pues logra hilar perfectamente las entrevistas a pesar de que la cronología podría ser muy desordenada por la cantidad de data que abarca.

“LOS INVOLUCRADOS TIENEN RECUERDOS CASI IDÉNTICOS DE LO QUE SUCEDIÓ”

 

Otro de sus grandes méritos es lograr que las entrevistas no se sientan como conversaciones separadas, sino más bien como una mesa redonda en la que participan los protagonistas. La redacción y edición del texto están hechas de tal forma que las voces parecen «contestarse» entre sí, incluso complementando lo que quien fue citado antes acaba de decir. El libro eventualmente refleja la camaradería que existía en el ambiente, lo que queda plasmado en las historias y anécdotas regadas por todas sus páginas. Todos se ríen al recordarlas: cuentan cómo se sintieron, qué impacto tuvo en ellos cada cosa que pasaba y cómo marcaron la escena musical.

También es destacable su fidelidad con la realidad. Cuando tantas personas cuentan sus versiones de la misma situación suele haber un desfase entre ellas, pero aquí podemos ver cómo los involucrados tienen recuerdos casi idénticos de lo que sucedió, como si lo hubieran estado documentando por si alguien decidía escribir sobre ello.

Sin duda New York es una ciudad que llama el interés de cualquiera. Esa mística se siente en cada una de las páginas a través de la admiración y la nostalgia con la que todos hablan de la misma. Este libro es una lectura obligada para cualquiera que quiera entender cómo se gesta una escena con amistad, talento y ganas.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *