MEDIO SIGLO ATRÁS: EL SOUL CONTESTATARIO

Un cambio vendrá….

En los años ‘80 Federico Moura dijo: “Es un destino circular que gira en el mismo lugar; no tengo ganas de seguir, quiero salir en libertad”. Efectivamente, parecería que los ciclos se repiten, y que muchos quieren «salir en libertad». Lamentablemente, muchas problemáticas sociales tratadas 50 años atrás, se siguen repitiendo al día de hoy.

Nos vamos a adentrar en tres álbumes que demostraron el lado más social del soul,  una base para lo que vemos hoy en día con muchos artistas de hip hop. Estas voces cambiaron el mundo, no solo por su belleza, sino que también por sus mensajes.

Marvin Gaye – What’s Going On

Catalogado como el mejor disco de la historia por la revista Rolling Stone, What’s Going On (1971) es un punto de inflexión en la cultura afroamericana. Tal vez no parezca tan revolucionario al oyente casual, pero cuando uno presta atención a los detalles, al contexto y al mensaje, es entonces que podemos apreciar lo que Marvin Gaye quería decir.

Él ya era un nombre reconocido dentro de la música popular, habiéndose convertido en la imagen del prestigioso sello Motown tras brillantes lanzamientos junto a Tammi Terrell. Ella era su mejor amiga, pero tristemente, un año antes de este álbum, falleció víctima de una horrible enfermedad. Este suceso desencadenó una fuerte depresión, donde el artista cambió su aspecto (dejando los trajes y prolija afeitada) y su manera de encarar la música. Consecuentemente, le trajo numerosos problemas durante las sesiones de grabación, porque el sello estaba opuesto al tipo de arreglos que él quería utilizar y a que expresara desencanto en lo que cantaba. A pesar de numerosas discusiones, Marvin jamás dio el brazo a torcer.

Como resultado se dio una obra conceptual, con las canciones enlazadas a la perfección. Un equilibrio entre lo personal y lo social, con referencias a su hermano que volvió traumado de Vietnam y a los movimientos contraculturales; al racismo aún vigente y a la heroína. Los niños y la pobreza urbana, la ecología y mucho más. Todo esto acompañado por un híbrido orquestal entre el clásico y el jazz, pero con lugar para momentos llenos de funk. 

Con Black Lives Matter, los escándalos en Afganistán y el calentamiento global en agenda más que nunca, todas estas temáticas se siguen viviendo en el mundo. Escuchar esta obra maestra a 50 años de su lanzamiento es igual de relevante que medio siglo atrás.

Escuchalo aquí

Gil Scott Heron – Pieces of a Man

Gil Scott Heron fue un artista íntegro y fervientemente poético, que trabajó tanto en música como poesía. Su rol ha sido tan fuerte que tiene exhibiciones enteras dedicadas a él en el museo Smithsonian de historia y cultura afroamericana. 

Con la primera canción de este LP, ya se había garantizado un lugar en la historia, ya que muchos consideran a ‘The Revolution Will Not Be Televised’ como el nacimiento del hip hop. La percusión y el bajo generan un beat pegadizo (por los legendarios Bernard Purdie y Ron Carter respectivamente), acompañado por una flauta y una crítica furiosa, con líneas que encuadran los horrores de esas últimas décadas.

Más allá de aquel clásico, el disco va fluctuando entre el blues y texturas jazzeras, con una fuerte raíz soul. Hay hermosas canciones como ‘Lady Day and John Coltrane’, un tributo a grandes artistas de jazz, y la apasionante ‘Home Is Where the Hatred Is’. Para muchos, el lado más musical recién comienza en la tercera canción, por lo que recomiendo paciencia para la primera escucha.

Sensibilidad, poesía e indignación. Tres sensaciones que vas a poder rastrear con facilidad a lo largo de los siguientes 45 minutos.

Escuchalo aquí

Bill Withers – Just as I Am

Bill Withers es un prestigioso artista que fue versionado por incontables músicos, como Mick Jagger y Michael Jackson. A pesar de no conocer de soul, tal vez lo recuerdes por cantar en la famosa ‘Just the Two of Us’ de Grover Washington Jr. o por la excelente canción de este álbum ‘Ain’t No Sunshine’.

La destreza compositiva a lo largo del disco es sublime, con una gran variedad de estilos que se retroalimentan para darle un espíritu muy optimista. De todos modos, las sensaciones desoladas de la época se respiran, principalmente en las canciones ‘Harlem’ y ‘Better Off Dead’, y en especial las problemáticas de familia en ‘Grandma’s Hands’ y ‘I’m Her Daddy’.

Es imposible sonar mal cuando estás acompañado por leyendas como Booker T. Jones (quien también produce), Stephen Stills y Donald «Duck» Dunn, con quienes interpreta clásicos propios como ajenos, por ejemplo: ‘Let it Be’ (The Beatles) y ‘Everybody’s Talkin’’ (Fred Neil). Un álbum cálido para cerrar este recorrido por el maravilloso mundo del soul, un género que era mucho más que solo bellas melodías.

Escuchalo aquí

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE