MASCULINIDADES CONTEMPORÁNEAS EN LA MÚSICA ARGENTINA: PACO AMOROSO

Esos raros peinados nuevos: ¿De qué hablamos cuando decimos nuevas masculinidades? ¿Es posible que se desarrollen nuevas formas de ser varón?

Algunas preguntas que quisiéramos hacernos: ¿es posible leer en algunos artistas, de los que hoy están rompiendo la escena nacional, nuevas formas de ser chico? ¿otras formas, más amenas, más cuidadosas, menos agresivas, de ser varón?

Vamos a pensar hoy en la heterosexualidad, la heteronorma y las posibilidades del placer. Y vamos pensarlo desde el chico lindo, el nuevo tipo de sex symbol que nos dejó el 2019: Paco Amoroso. Primeras preguntas que aparecen: ¿Por qué a todes parece gustarle Paquito? ¿Que tiene —aparte de un cuerpo y una cara hegemónicamente atractivas— que hace que todes quieran besarlo?

Vamos a precisar el concepto que nos parece preponderante aquí, el de la heteronorma: sistema de valores, régimen que impone a la heterosexualidad como la orientación sexual válida, normal y deseable en una sociedad determinada. Luego, engendra formas hegemónicas de poner el cuerpo y socializar. Esto se logra a partir de una serie de disciplinamientos que atentan contra otros tipos de expresiones de género y de prácticas sexuales. Si bien, a esta altura, ya está más que claro que identidad de género y orientación sexual no tienen ningún tipo de relación de necesidad, es importante desarmar estas consideraciones, porque la masculinidad hegemónica sí que se apoya en la heteronormatividad como uno de sus pilares fundamentales. Es preciso entenderlo para que los hombres dejemos de ocupar un lugar opresor y violento, y que podamos animarnos a proponerle a nuestro deseo y nuestra sexualidad un camino que atente contra la heterosexualidad obligatoria. Más sintéticamente: el apoyo de la masculinidad en la heteronorma es tan fuerte que resulta fundamental el desarticularla. Es desde este punto de vista donde el personaje de Paquito cobra importancia. El cantante se ha construido como un chico que permite a otros varones hetero enunciar que una figura masculina les genera atracción.

Vamos a estudiar el video mas potente o controversial que nos dió el 2019. Estamos hablando de ‘OLA MINA XD’, de Ca7riel y Paco. ¿Por qué nadie, más que algunos youtubers, ha tomado nota de que todo el trip empieza cuando los muchachos se ponen algo parecido a una memoria ram en el culo?

El placer y el delirio que muestra el video se origina a partir de la inserción de un aparato que hace luces en el ano. La asimilación de que el placer que se puede obtener por el culo puesto en primer plano y como punto cero del viaje. Ese relevamiento, a pesar de que la heterosexualidad no lo restringe siempre, parece ser importante para mostrar otras formas de encarar el ser varón y su sexualidad. En este mismo video, repleto de una cantidad de información que precisaría de muchas páginas para analizarlo en su totalidad, vemos a Paco besándose con un chico. ¿Qué podemos decir de eso? En Argentina ya conocemos un video con un beso de varones a priori heteros: ‘Nunca Quise’ de Intoxicados. Se podría decir imprudentemente que comparten las imágenes futboleras, pero, ¿es mucho decir que el shitposting de «boquita» en ‘OLA MINA XD’ no tiene nada que ver con el fútbol propiamente dicho? En todo caso, la tradición futbolera engendra dos agenciamientos corporales completamente diferentes en ambos videos. La diferencia de los besos en ambos materiales tiene que ver con la corporeidad que los provoca y lo que eso nos puede decir de la masculinidad. Los hombres del video de Intoxicados, insertos en ese ambiente deportivo, parecen tener una dificultosa gestión de su cariño; luego, gozan de un momento aislado para besarse y sacar ese deseo, hasta entonces, reprimido. El resto de la performance corporal que aparece en el video tiene que ver con esa masculinidad que para demostrarse el cariño se golpea y se choca, que en vez de caricias se da cachetazos: solo se permiten gestos que no atenten contra la construcción del macho. En cambio, Paco y el otro parecen acceder al beso en un momento más «de droguita», insertado en todo el viaje que es el video. La forma seductora en la que se acercan bailando y lo «sacado» del beso parecen mostrar otro agenciamiento del deseo, un cuerpo más liberado y que se encuentra con el de otro hombre, no ya desde un deseo homosexual reprimido, sino desde la pura experimentación de los placeres. Es pertinente porque el problema no es que tengamos deseos no heteros, sino que estén reprimidos; el problema es que la masculinidad nos haga transmutar nuestros posibles placeres corporales en demostraciones agresivas del cariño, terrible oxímoron si los hay. Y no nos queremos reprimidos, nos queremos diversos, amplios y experimentales.

Al finalizar el video, Ca7riel y Paco se comentan sus viajes y lo hacen con felicidad, con éxtasis. Parecen decirnos que el viaje de experimentar con cosas en el culo les fue bastante divertido.

Como siempre que se trate de hombres y masculinidades, hay cosas que no podemos dejar pasar. Podemos pensar en la colaboración de Paco en ‘Glitter’, de Bhavi, y la frase de “me dice paquito rascame/ no quiero que el culo me pique”, para su construcción de chico lindo. Pero, curiosamente, en este video tan suave encontramos algunas de las frases más rancias de Paco: “si quiero yo me acuesto bobo/ tu quieres sentir lo que siento, pero no puedes tonto”. Aparece la dimensión de la competencia y nos pone sobre la compleja pista de esa segunda persona: ¿a quién se lo canta?, ¿no son sus fans los que quieren sentirse como él? La misma competitividad masculina podemos rastrear en ‘No sé’, su canción con Bizzarap: “sueno más fuego que tú”. Pero estos cuestionamientos son a nivel lírica y lo que veníamos pensando funciona a nivel estética, imagen y cuerpo: ¿qué tiene el personaje de Paco Amoroso que genera tanto deseo en torno a sí?

En ‘OLA MINA XD’ toda la puesta en juego del cuerpo de Paco (sus pasos y sus caras) se aleja de las performances heterosexuales. Pero, en general, hay algo en su corporalidad, en su manera de moverse, algo en sus gestos y en los pliegues de sus codos y sus muñecas que se vuelve muy seductor, a la vez que se aleja de la regla del hombre. Es cierto que el prototipo del macho ha disminuido su potencial en tanto sujeto que produce deseo, pero Paco no es el único chico lindo y suave que tiene la escena musical contemporánea, y no todos generan lo que él genera en les oyentes. ¿Habrá algo de lo queer? ¿Habrá algo de lo posgenérico en torno a su sonrisa y a lo que produce en sus fans? Quisiéramos pensar que estamos frente a un personaje que muestra una forma, una potencia de hacer cuerpo la masculinidad alejándose del mandato y la heteronorma. El cuerpo que devuelve, sin llegar a verse como una disidencia, sí pone en cuestión algunos límites, o por lo menos tensa los límites de la heterosexualidad de muchos de sus fans hombres. El cuerpo que devuelve se muestra siempre seductor, pero ¿acaso no estamos perdiendo el paso cuando empezamos a hablar de seducción? ¿acaso es posible hablar de otra cosa cuando se habla de Paquito?

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *