MARÍA EZQUIAGA: “HACER MÚSICA ES UNA NECESIDAD PARA MÍ”

Algo pinta bien en los próximos días

María Ezquiaga presenta el single que adelanta su primer disco solista Interacción. ‘Algo Salió Bien’ es un tema pop-rock con una guitarra firme y sonoridad envolvente, un indie de arreglos, una canción de autor y un canto de esperanza y renovación. La cantante y compositora de Rosal es una referente de la escena independiente de los earlys 2000 y charló con SPE para contarnos cómo viene el barco de su propio proyecto que ya está a punto de zarpar. 

Contanos cómo fue el proceso de composición de ‘Algo Salió Bien’. ¿En qué se diferencia de los procesos que llevabas a cabo con Rosal?

María Ezquiaga: No, no hay mucha diferencia. Esta canción la escribimos con Guadalupe Gaona y es la única del disco que está escrita en colaboración, pero para Rosal habíamos escrito varias con ella, para La Casa De La Noche (2009), o para Te Agradezco El Amor (2018). La gran diferencia es que a ‘Algo Salio Bien’ la arrancamos con la idea de hacer algo más liviano en comparación a lo que habíamos hecho antes, como ‘Destino’ o ‘Vamos A Dar Una Vuelta’, que tienen más complejidad armónica. Esta vez buscamos hacer algo más rítmico. Pasó un tiempo que no lo encontrábamos, yo la tocaba y nunca me cerraba la letra,  cuando la encontré contradecía muchas cosas de las habia dicho Guada. Hay cosas que son de ella, que escribe poesía, la frase “la luz se dispersa por tu cara” es muy suya. Eso con respecto a la letra; con una frase podés hacer algo increíble o podés arruinarlo todo, pero para mí lo más importante es el sonido, la apuesta musical. Obviamente me interesan las letras, sino no trabajaría con una poeta, pero el sonido expresa mucho de lo que querés decir. Hay artistas muy grosos de música popular que sus discos suenan feos, pero ahí uno puede pasar por encima de eso y escuchar la canción increíble que hay debajo. Pero en el rock, en el pop, el sonido es muy importante. Acá la propuesta es abrir un poco la cancha, hay muchas guitarras que trabajamos con Leo Fernandez, y aunque en el tema no se escuchan mucho en el disco están muy desarrolladas.

“Me costó tomar la decisión de salir como solista pero lo necesitaba”

Estás por sacar un disco. ¿Qué nos podés contar de eso?

ME: El disco ya está listo, ahora estoy haciendo un par de trámites para subirlo entero. Son ocho canciones muy resumidas, muy cortitas, y tiene esta cosa de las guitarras que para mi son muy importantes. Traté de no hacer letras muy largas, de hacer cosas breves, sentí que estaba para eso. ‘Algo Salió Bien’ es el tema que elegí para presentar el disco porque la letra tiene que ver con todo eso, tipo: “No estoy más en Rosal, dejo algo atrás y voy para adelante con otra cosa en la música”.

Pasó un tiempo desde Rosal hasta tu primera salida solista. ¿Qué te impulsó a hacerlo?

ME: Me re costó tomar la decisión, pero son las ganas de estar bien, de seguir haciendo música. Después de tantos años de estar en una dinámica grupal me cuesta exponerme como María Ezquiaga, pero tenía muchas ganas, sabía que era un proceso por el que tenía que pasar, lo necesitaba. Porque si bien me sirve por ejemplo para hacerme en fuerte al momento de tomar decisiones, una nunca hace las cosas sola, yo mezclé con una persona, toqué con otra e hice el arte de tapa con otra persona. Me parece que en esa «interacción», que así es como se va a llamar el disco, con las y los demás, voy encontrando mi lugar musical. Hacer música es una necesidad, cuando olvido esa parte mía me voy como agrisando, me voy marchitando. Junto a eso está la necesidad de expresarme y comunicarme con los demás, decir “mirá te quiero mostrar esta canción, esto es para que lo escuchen y nos conectemos”. Ahora la forma de conectarnos va a ser por redes, por videollamada y quizás hasta recitales online, pero es una forma de comunicación.

Más allá de esta nueva forma virtual súper presente, desde Rosal hasta este momento ¿Cómo crees que cambió la escena musical?

ME: Cambió todo. El primer disco fue editado en el 2003, estamos hablando de hace mucho tiempo. En ese momento empezaba a ser una posibilidad de que cada uno pueda grabarse en una computadora, y ahora es re común. Los tiempos ahora son más rápidos, se habla mucho en términos de consumidores porque la música se consume a mayor velocidad. En cierto sentido creo que la música siempre tiene que ver con bajar un cambio, escuchar música no tiene que ver con la lógica del mercado sino con una cosa aparte, porque si así fuera  ni siquiera haríamos música porque no es productivo. Una cosa muy importante para mí que soy mujer es que éramos muy pocas, y menos las que componíamos.

Has cantado con Juliana Gattas y con Rosario Bléfari, ahora que hablamos de chicas más jóvenes ¿Con quién te gustaría trabajar?

ME: Antes de responder, porque ya tengo 45 años, quiero decir algo que escuché en el documental de Martin Scorsese con Fran Lebowitz: uno solamente puede entender a su propia generación. Yo ahora le voy a pifiar, y si fuera joven no elegiría a quien voy a elegir. Es difícil leer a la generación siguiente. Si tuviera 20, ¿escucharía trap? Probablemente. Pero la verdad es que me cuesta, entonces te diría, tengo buena onda con Cande Zamar. A Mariana Michi no la conozco, pero me encanta lo que hace. Pero ellas ya están más cerca de los 30. Yo cuando empecé con Rosal tenía veintipico y creo que no conozco de esa edad, se me escapa un poco.

Hiciste la musicalización de Lxs Mentirosxs (2018) de Alejandro Jovic. ¿Cómo estuvo ese trabajo?

ME: Es re diferente a componer una canción. La cuestión es que el personaje principal es Malena, una rockera, y la música que se escucha se supone que sería la que ella haría: yo vengo a ser su voz y su guitarra. Entonces tenía que tocar un poco más rockera de lo que tocaría yo, esa cosa que te cansa el brazo, con mucha intensidad. No sería lo más natural. Trabajamos con el director para ver los pasajes que necesitan música, ahí pensar qué tema va a quedar bien con las escenas. Hay una versión de una canción de Rosario Bléfari que se llama ‘Exacto’ y está porque Rosario hace de la madre. Hay unas citas a Tango Feroz (1993), entonces tocamos ‘Amor De Primavera’ de Tanguito. Me encantó, lo haría siempre, me encanta hacer música para imágenes. 

Llegaste a tocar en vivo como solista en el Cosquín Rock 2020. ¿Cómo fue esa experiencia?

ME: Me re gustó, estuvo buenísimo. Hay que animarse a hacer esas cosas porque si bien yo tengo un montón de años de tocar en vivo, hacerlo sola con la guitarra fue algo distinto. Cuando lo hice me sentí re bien, pero antes de hacerlo tenía un poco de miedo. Eso sí, me gustaría tener un superpoder y cuando termina el recital cerrar los ojos y aparecer en mi casa.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE