MARC MARTEL EN EL LUNA PARK: FREDDIE ESTÁ MÁS VIVO QUE NUNCA

El tributo a Queen más perfeccionista llegó a Avenida Corrientes

Foto: @marcmartel y @musiccitymanagement

Hace 10 años, Marc Martel no se imaginaba que recorrería el mundo con la música de Queen. El joven canadiense era un músico de la multipremiada banda de rock cristiano Downhere. Pero en 2012, su vida dio un giro: en American Idol tuvo la oportunidad de cantar ‘Somebody to Love’ junto a Queen Stravaganza y los miembros activos de la banda, Brian May y Roger Taylor. Si bien hoy el dúo se presenta junto a Adam Lambert, mantuvieron contacto con Marc y tuvo el honor años después de grabar la voz de Freddie Mercury para la película Bohemian Rhapsody (2018).

Este mes, Marc se embarcó en su primera gira latinoamericana que llegó al Luna Park. Una vez dentro, después de que Santa Rabia entretuviese con un breve set a los presentes, un papá le dijo a su hijo: “en una canción van hacer este ritmo con los pies”. Lo que no sabía, es que ‘We Will Rock You’ sonaría dos veces en la noche: una versión más rápida al iniciar el concierto, y otra que se asemeja más a la original cerca del final.

‘Seven Seas of Rhye’,  del debut homónimo de Queen, enganchado junto al clásico ‘Bicycle Race’ fue lo que continuó, sin dar tiempo ni tregua para respirar. Marc vestía campera de cuero, remera con un dibujo del rostro de la reina Elizabeth —con el rayito característico de Aladdin Sane— y unos pantalones negros.

Si cerrás los ojos y lo escuchás, vas a creer que es Freddie

No sé qué esperaban para esta noche si creían que venían a un concierto tributo a Queen. Quizá unos adultos disfrazados, con una chaqueta amarilla y bigote, peluca… No, no somos eso. Para nosotros, se trata de la música”, advirtió Marc antes de ‘Under Pressure’, que contó con el guitarrista Tristan Avakian emulando la voz de David Bowie a la perfección.

Aunque reniegue del cosplay absoluto y tenga los rasgos faciales más cercanos a Rami Malek que a Freddie, todo el resto lo tiene del músico nacido en Tanzania: los gestos y la forma que se pasea por el escenario y da todo por el público son idénticos. Y por supuesto, al concierto no le faltó el clásico ‘Ay-oh’, que se hizo presente durante ‘Another One Bites the Dust’ (compuesta por John Deacon).

Pero no todo es Queen. El artista canadiense hizo una excepción para sentarse en el piano e interpretar una versión de ‘Ave María’. Y en el punto más alto del tema, las notas de ‘Bohemian Rhapsody’ empezaron a sonar. El himno del grupo británico invitó a todos a unirse a los coros del Galileo Galileo, a emocionarse con su trágica historia, y dejar a todos con piel de gallina con el “Anyway the wind blows” que cierra el tema.

25 canciones dejaron satisfecho al público, que combinaba más de tres generaciones

Es difícil definir «clásicos» en un grupo que, durante sus dos décadas de masividad (‘70 y ‘80), se dedicó a ser una máquina de hits, pero claramente los más reproducidos Marc los dejó para la segunda mitad: ‘Radio Ga Ga’ nos llevó a una fantasía mágica escrita por Taylor; ‘Crazy Little Thing Called Love’ y ‘Don’t Stop Me Now’ nos hizo desear que el Luna Park no tuviese butacas para poder bailar como las melodías lo sugieren. 

Si a alguno le faltaba emocionarse para cuando estaba concluyendo el show, ‘Love of My Life’ cumplió su cometido: al terminar la canción toda la audiencia se puso de pie para aplaudirlo. ‘Somebody to Love’ (con la presentación de su banda, la Ultimate Queen Celebration), ‘We Will Rock You’ (ahora sí, con la batería clásica) y el himno de estadios ‘We Are The Champions’ fueron los elegidos para el cierre. Pero se ve que la magia de Argentina y ‘una más’ cómo dijo Martel con su humilde español, tuvieron recompensa: ‘Who Wants To Live Forever’, una letra con autoría de May.

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Marc Martel (@marcmartel)

25 canciones dejaron más que satisfechos a un público que combinaba a más de tres generaciones. “Si cerrás los ojos y lo escuchás, vas a creer que es Freddie”, dijo el productor del film ganador del Óscar. Y no se equivoca. Marc es un gran imitador, pero también un inmenso músico, que en sus palabras vino a “celebrar a la banda más grande de la historia del rock n roll

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE