LUZ Y FUEGO

Connie Isla presenta su disco debut

La cantante, actriz y activista, Connie Isla, lanzó su primer disco de estudio producido por Melt Music. Contiene nueve canciones —de las cuáles ya se conocían cuatro adelantos— a través de las cuales milita sus ideales en torno al veganismo, feminismo y ecologismo. El disco se lanzó luego de su presentación en vivo que tuvo lugar en el Teatro Picadilly con dos funciones agotadas, generando un terreno fértil para su lanzamiento.

Es un grito, una llamada de atención: es un sacudón que despierta

Connie logró notoriedad a través de su cuenta de Instagram, siendo una de las primeras artistas en realizar covers de clásicos con ukelele, haciendo crecer sus seguidores y participando en series de tv para canales como Telefe y Nickelodeon. De a poco fue virando su imagen hacia un lugar más comprometido con distintas causas sociales. Participó de diversas campañas benéficas y hasta creó su propia marca sustentable y vegana: Vrote

El título Luz y Fuego fue una decisión acertada, ya que dentro de cada estrofa podemos ver ese vaivén, esa tensión de fuerzas. Por un lado, la luz de dar voz y visibilidad a temas con gran peso social, y por otro el fuego que eso genera, ya que en más de una ocasión estas ganas de romper estructuras salen a fuerza de reclamo y una fuerte crítica a lo establecido. La artista transmite un claro mensaje que invita a la empatía, a ponerse en el lugar de otros y a patear el tablero de la convenciones sociales, los estereotipos y los cánones. Es un grito, una llamada de atención: es un sacudón que despierta.

‘Búsqueda’ da inicio al disco con la puesta en valor de las mal llamadas pequeñas cosas de la vida: un abrazo, un domingo o tu comida favorita. El tema invita a dejar de lado el materialismo y el egoísmo, matizando la lírica de forma alegre con un coro pegadizo. A continuación, llega una de las canciones que más repercusión generó cuando se lanzó como adelanto: ‘Equidad’, en la cual se busca la empatía y conciencia para impulsar el cambio a través del veganismo y ecologismo, dejando de ser funcional a un sistema de explotación permanente. Esto se ve reflejado en la frase que eligió para cerrar este tema: “Cuando el último árbol sea cortado, el último río envenenado, el último pez pescado, sólo entonces el hombre descubrirá que el dinero no se come”.

Me voy a dar un gusto, me voy a comer el mundo entero

Ocupando el tercer lugar, ‘Apagada’ funciona como una cuota de melancolía con un piano tenue de fondo. “Ayer me disfrazaba de tranquila, plena y cotidiana”, expresa sobre cómo se sentía antes de empezar a cambiar hábitos cotidianos como el de alimentación, que es el que más milita. Luego, pasa a describir el duro momento del despertar, del cual ya no hay vuelta atrás: “Hoy lo vi, a través del triste matiz y hoy lo sentí, escalofríos de color gris”. El cuarto tema, ‘Una Elefanta en la Habitación’, viene a continuar la estela que dejó ‘Equidad’, contando la historia puntual de un animal preso en un zoológico bajo condiciones insalubres.

La energía cambia a partir del track número cinco, donde las relaciones amorosas se hacen presentes primero con ‘No’, que nos habla de un amor tóxico que duele, genera celos e inseguridades; es todo lo que no queremos más. A continuación, y como contracara, ‘Sin Remitente’ desarrolla la idea de un amor más sano y libre.

Una de las canciones más atípicas de este trabajo llega con ‘Seguís Igual’, que tiene aires tangueros, letra intensa y extensa. Su contenido va en contra los estereotipos, los haters en las redes sociales y los casilleros en que debemos encajar. “Si cobraran por cada crítica que dijiste alguna vez, tu cerebro estaría vacío y tu bolsillo también”, entona Coisla en una clara alusión a los fácil que es escudarse detrás de una pantalla y descalificar.

El track número ocho, ‘Qué Linda Que Estoy’, se anuncia con un marco de trompetas, entonando: “Ya no tengo ganas de tapar y arreglar algo que nunca estuvo roto desde el primer lugar”, criticando los cánones de belleza patriarcal y rematando con “Me voy a dar un gusto, me voy a comer el mundo entero”. Para cerrar llega ‘Luz y Fuego’, una canción con tintes cumbieros que le da nombre y un clima más festivo al disco, delineando la dualidad de su título.

Connie es una de las artistas más multifacéticas de la escena actual, y en cada una de las canciones de este disco se pueden leer todas sus aristas: la actriz que brilla con todo su esplendor en cada video que realiza, con sus originales tramas y locaciones, la feminista despierta en temas como ‘Qué Linda Que Estoy’ y la activista en ‘Equidad’. Pero ella es una sola. Desafiando la creencia de que tenés que enfocarte solo en tu mejor faceta o la más redituable, ella demuestra que puede con todas.

 

 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *