LUCY PATANÉ DEJÓ SU HUELLA EN EL TEATRO COLISEO

El riesgo invaluable

La guitarrista, compositora y productora Lucy Patané se presentó en el Teatro Coliseo para compartirnos el show que ideó para su primer disco debut Lucy Patané (2019) —ganador del Premio Gardel 2020 a ‘Mejor Disco de Rock Alternativo’— y no pudo por razones pandémicas. Luego de co-fundar Las Taradas y La Cosa Mostra, la artista apuesta por un proyecto que lleva su nombre y por primera vez ocupa el lugar de voz principal. ‘Aterrizaje’ fue un acertado comienzo instrumental seguida por ‘Búhos’ junto a su banda principal: Carola Zelaschi en batería, Mene Savasta en sintetizadores y bajo, Melina Xilas en saxo tenor, Tomás Campione en guitarra y Pedro Bulgakov en percusión y batería; a los que se sumaron violines y cello. ‘Hoteles de Fuego’ se anunciaba con las luces a tono creando una gran fogata que iba encendiendo lentamente el setlist y lanzando: “Basta de solemnidad, hola a todes, ¿cómo están?” generando el primer gran aplauso de la noche.

‘Nevada’ es una de esas joyitas que vale la pena escuchar en vivo sin softwares de por medio

‘La Osa en la Laguna’ nos envolvió en su trajín instrumental donde los platillos y el bombo de las baterías estaban muy presentes, hasta que Melina hace su aparición con un saxo agudo que parecía salido de un mismísimo elefante. ‘Clavícula’ contó con el sabor tropical de Fermín Echeveste y Juan López Peña en trompeta y trombón que le aportaron una sonoridad más bailable, primero a cuentagotas como respondiendo a la lírica con pequeños sonidos hasta explotar al final de la canción. A esto la artista agregó un mash up de lambada que le quedaba muy bien y rompía con la estructura de tempos y la pose rockera. ‘Nevada’ hizo su estreno triunfal esta noche, sobre la que Lucy nos comentó en una reciente entrevista que para que esté lista, había que hacerla mierda, como los personajes de la letra que se van por la banquina y se estrellaron. Esa caída se vio representada por toda la orquesta a la que se sumó Juanito el Cantor (productor del tema), que a través de un oscuro estallido sonoro nos sumergieron en la historia; es una de esas joyitas que vale la pena escuchar en vivo sin softwares de por medio.

‘Ya No Quedan’ y ‘Cinturón’ eran las que siguieron, con las luces que cambiaron de tonos rojos a violetas y azules por primera vez. En el escenario hay muchas postales para observar: la tenés a Carola desarmandose detrás de la batería, a Melina bailando con su saxo como si fuera una persona, los vientos dando la cuota de oscuridad y Lucy con la guitarra colgada baja mirando al suelo con sus pelos volando. Todos haciendo sus onomatopeyas y generando un diálogo entre sus instrumentos, que le daba coherencia y claridad a la escena, eran parte de un todo

¿Meter dos pianos Steinway gran cola enfrentados?, no lo entenderías

La intro de ‘La Corte’ fue seguida por ‘En Toneles’, tal como en el álbum, que fue una de las canciones más coreadas, donde ya los manijas no podían mantenerse más sentados en las butacas. Disminuyendo un poco la temperatura del show, el telón bajó dejándo a Lucy sola casi al borde del escenario. Desde ahí generó un clima cálido para mantener la fogata encendida, así llamó a su compañera de vida que no necesito presentación, se trataba de Paula Maffia, con la que interpretaron una canción de su autoría: ‘Corazón Licántropo’. Acto seguido, repaso el clásico  ‘Qué hago en Manila?’ de Virus, cambiando un poquito la letra: “Todo el tiempo quiero estar enamorade y sin embargo no sé dónde estás”. Para hacerla aún más especial, se sumó Marico Carmona que se paró en medio del público y desde su butaca recitó su poesía, que culminó con un “le tomo mucho rencor al amor, que viene, me agarra de frente y me dice: tranquilo. Tocó fondo. Me desnudo ante el amor y me dejó para siempre”. 

Luego, el telón volvió a subir y dejó al descubierto una osada sorpresa: ¿Meter dos pianos Steinway gran cola enfrentados?, no lo entenderías. Fue una gran idea que se llevó a cabo poniéndoles ruedas para poder transportarlos y a base de la certeza de creer que aunque ese esfuerzo sea costoso, le otorgará un sonido invaluable a la noche. Así interpretaron junto a Licina Picón, ‘Mercedes’ y su último estreno ‘La del Avión’, disponible en en formato vinilo doble junto a ‘Nevada’. Para honrar a ‘Ramón’, Lucy tomó el lugar de las teclas deleitándonos con su talento, ya que puede tocar cualquier instrumento. Luego ambos pianos fueron tocados en simultáneo, sumándose Noelia Sinkunas para homenajear a la gran  Rosario Bléfari con ‘Viento Helado’.

Para cerrar, volvieron a tocar ‘Ustedes’, que había sonado al principio del show en su versión original, pero a esta vez con el dúo de Noelia y Licina, mientras Lucy tocaba el bombo en el centro de la escena. Hay que destacar el despliegue, la buena organización y la logística del show que permitió que más de 14 músicos se presenten en escena, lo que incluyó dos baterías, dos pianos de cola, que Lucy cambiara de guitarra en reiteradas oportunidades y que los telones bajen en los momentos indicados para crear climas distintos. “Gracias principalmente a ustedes por venir, sino seríamos una manga de freaks tocando a la nada, comentó la artista en el saludo final mientras la fila de todos los músicos que participaron esa noche ocupaba el escenario de punta a punta. 

Nos queda el recuerdo de Prensa libertad, quien estuvo repartiendo una tarjetita de souvenir en la puerta del teatro con una de las frases de ‘Nevada’: “Pusimos todo para sobrevivir. Cariños, Lucy”. Llevándonos así una pieza tangible a casa que sobrevivirá en algún cajón y nos permitirá demostrar que estuvimos el día que Lucy Patané prendió fuego el Teatro Coliseo.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE