LOUTA ME HACE ALGO DE RUIDO NO PODER LLAMARTE MÁS

Doble show pandémico presencial en Obras outdoors

El pasado viernes 18 de diciembre, el joven y aclamado Louta volvió a los escenarios «reales» para dos funciones con capacidad para 500 presentes. La primera y prontamente agotada función se informaba para las 20hs, aunque las stories más manijas nos develaron que las primeras personas fueron a hacer fila a las cinco de la tarde. La segunda rezaba 22:30hs (a esa nos invitaron), y el retorno al vivo presencial se encontraba con esa parte que tan poco nos gustaba de la era de los espectáculos en vivo: la demora.

Adentro, las primeras 500 afortunadas de la fecha +18 bebiendo y celebrando. Afuera, una cuadra de fila y personas apuradas que llegan “tarde” para encontrarse con que a la hora del show todavía ni dieron puerta, y que han llegado para spoilearse sonoramente el final del concierto que han venido a ver, ya que desde afuera se escucha fuerte y claro. Del “lado de les invitades” se ven caras conocidas; las chicas de la Rip Gang se pasean por la vereda con, curiosamente, una hoja con el nombre de su colectivo de artistas. La evidencia indica que las chicas ya habían entrado, pero, tras salir, debían aguantar al recambio (el cartel era el de su “burbuja”, según se denominaba a los sectores de cada grupo).

Otras personalidades de la música van y vienen, entre ellas nuestros mendocinos favoritos de la joven banda revelación Alejo y Valentín; adentro también anda el imbatible Wos, a quien se lo ve por primera vez (desde afuera) caminando junto a Jaime cuando, segundos antes de que evacúe la gente de la primera función, se dirige hacia los vestuarios rodeado de sus demás colegas, con paso firme, pecho inflado y sonrisa confiada: “dame lo que quieras que yo estoy enorme”, pienso. La figura de Louta es tal que Wosito y las demás «celebrities» pasan desapercibidas frente a la hinchada de la segunda función, que le dedica unas palabras de fanatismo y aliento antes de moverse a un lado para dejar salir a quienes acaban de presenciar el espectáculo que les espera.

Ahora sí, la espera terminó, alcohol en manos y medición de temperatura superadas, las segundas 500 adentro en un armado de show que, si bien extraña la camaradería de los saltos y pogos, definitivamente ha puesto fin a todo potencial intento de pungueo, por decir algo bueno de esta pandemia de mierda.

Es la primera vez que Louta puede presentar 2030, su tercer disco de estudio, que contó con la producción ni más ni menos de Eduardo Cabra, mejor conocido como Visitante por su inolvidable banda Calle 13. Algo del estilo de “tenía como 40 demos y faltaba alguien que lo pueda poner al horno y sacar en el momento justo. Lo bueno es que ellos ya se conocían”, me comenta un ejecutivo de la discográfica al respecto.

La lista de temas se apoya en los momentos reflexivos de este último lanzamiento, sin dejar fuera algunos ecos fiesteros de sus anteriores producciones, los cuales notoriamente retumban con más euforia entre les concurrentes.

¿Todo bien?”, susurra Jaime promediando el concierto, “¿todo tranqui?”. El público le contesta enfático y las pocas gotas que venían diciendo presente se acrecientan amagando lluvia, lluvia a la que el artista le habla en portugués antes de empezar a cantar esa suerte de balada moderna que es ‘DE ESTE LADO DE LA FOTO’, durante la cual cuela un dramático “son las tres de la mañana y todo el mundo bailando”, lejos del tono fiestero de la canción original. Aprovecha este momento introspectivo para cantar por su ‘ARGENTINA’, repitiendo esa desgarradora pregunta que en el país de la grieta se reduce siempre a culparse unos a otros, cuando en realidad la culpa es en parte de todos.

Sobre la recta final, las pilas vuelven a calzarse en hitazos como ‘UACHO’ o ‘TODOS CON EL CELU’ (donde por alguna extraña razón casi nadie aprovechó para prender la lamparita de su dispositivo portátil). Frases de innumerables artistas populares se han colado en su entrega, desde Gardel hasta Luca Prodan, y para el momento del extravagante ‘NO TE COMAS LA PELI’ una ballena inflable está nadando en los cielos de Nuñez.

Antes de irse (para luego, como es necesario, volver para una más), Louta obliga a toda su crew a subirse al escenario y saludar: músicos, bailarines, productores, personal de escenario… hasta su mánager se asoma y hace la reverencia abrazado a la banda.

Si te pareció que este relato no habló lo suficiente del show es porque el mismo no tuvo en este narrador el impacto de otros de antaño. Dicen que las altas expectativas son las peores enemigas de las experiencias; pero este, sin embargo, ni siquiera era el caso. Diremos nomás que llega un punto donde, incluso innovando, tal vez no se pueda innovar más. De todas formas, está claro que él es un distinto, sin parangón, un personaje con las más extrañas definiciones y un incuestionable nuevo ídolo popular.

 

Hey, todo mal con eso

Todo bien con vos

No quiero un sentimiento,

Yo quiero algo mejor

 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

One thought on “LOUTA ME HACE ALGO DE RUIDO NO PODER LLAMARTE MÁS
  1. My partner and I stumbled over here from a different web page and thought I may as well check things out. I like what I see so i am just following you. Look forward to finding out about your web page again.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *