LOUIS TOMLINSON: UNA MAREA DE FANÁTICAS DESMAYADAS

El ex-miembro de la boyband One Direction se presentó con dos fechas sold out

De a uno con sus carreras solistas regresan al país los miembros de One Direction. En esta ocasión, el turno fue de Louis Tomlinson, quien presentó su álbum debut Walls (2020) con dos sold out en el Movistar Arena. Se formaron carpas los días anteriores, siendo ese día levantadas para convertirse en las filas de ingreso. Alrededor de las siete de la tarde comenzó la tranquila apertura de la mano de Paz Carrara con un acústico. A pesar de eso, ya comenzaban a salir las primeras personas de las vallas de ambos campos por la falta de aire y compresión.

La situación solo se agravó durante el set de Sun Room, en el cual el propio público le suplicó al grupo que frene unos segundos el show con gritos y gestos con las manos. Dejando de lado inconvenientes, el grupo conformado por Luke Asgian, Ashton Minnich, Gibby Anderson y Max Pinamonti dio una presentación muy refrescante. Tuvieron muchos chistes con la audiencia sobre los títulos de sus canciones, e incluyeron un cover de ‘Blitzkrieg Bop’ de The Ramones que hizo cantar al arena completo.

Finalmente las luces se apagaron y fueron entrando los músicos de a uno. El último, Louis, llega a su micrófono justo para comenzar la primera estrofa de ‘We Made It’. La canción que siguió tomó por sorpresa a la mayoría: el primer cover de la noche fue nada más que ‘Drag Me Down’ de One Direction; siendo uno de los temas en los que colectivamente todos los presentes cantaron cada palabra de principio a fin. “Hay una energía diferente aquí y me fucking encanta. Tengamos la noche más ruidosa del tour hasta ahora!”,  exclamó Tomlinson al entusiasmado público.

 

“Buenos Aires, este es uno de los conciertos que no querés que se fucking termine”

 

‘Don’t Let It Break Your Heart’ y ‘Two Of Us’ fueron un descanso de los saltos y la adrenalina. Los fan actions comenzaron en ‘Always You’; en ella se vieron carteles impresos con la frase “siempre vas a ser tú” a lo largo de los campos y las plateas. ‘Too Young’ dio fin al momento acústico, luego realizaron cambios de guitarra y afinación. El siguiente cover fue ‘7’ de Catfish and The Bottlemen, el cual si bien parece fuera de contexto, logra juntar una demográfica muy específica de fans. No hubo parte sin cantar y fue impactante para algunas personas escucharlo en vivo una vez más con la presunta separación del grupo.

‘Fearless’ contó con un segmento instrumental en el que Louis pide aplausos para la banda. En ‘Only The Brave’ las plateas se iluminaron haciendo un degradé con los colores de la bandera del orgullo LGBT+ y los campos estaban repletos de banderines.  La seguidilla ‘Habit’, ‘Copy of a Copy of a Copy’ y ‘Defenceless’ fue el momento más emotivo del show. Lágrimas, abrazos y hasta videollamadas a amistades que no pudieron asistir inundaban la audiencia.

Durante el cover de ‘Beautiful War’ de Kings Of Leon se veían cámaras constantemente y el venue de momentos quedaba completamente iluminado por los celulares. Seguido inmediatamente por ‘Little Black Dress’, las directioners no paraban de saltar al ritmo del b-side más adorado por tanto los fans como Louis mismo. “Buenos Aires, este es uno de los conciertos que no querés que se fucking termine”, comentó el cantante. El último tema de la tanda fue ‘Walls’, canción que le da nombre al álbum.

La vuelta para el encore fue fuerte, con ‘Through The Dark’ de 1D. Se notó a los fanáticos muy alegres del vínculo que aún mantiene Tomlinson con su anterior grupo. El cierre del show estuvo a cargo de ‘Kill My Mind’, en contraste con ser el tema que abre el disco. Louis se bajó del escenario y corrió hacia la valla, abrazando a sus fanáticos que lo agarraban como podían para acercarlo a ellas y sostenerlo. Una vez finalizado, las luces se prendieron y el campo finalmente se disipó, a excepción de los pocos que se quedaron esperando agua fresca, púas o algún setlist.

 

 

El desfile constante de personal de prevención es algo que no hay que dejar de mencionar. Fanáticas completamente desvanecidas, empapadas de transpiración, rojas y llorando pasaban sin parar por los espacios sin tumulto de gente. Una persona inclusive terminó hospitalizada por un esguince tras la avalancha en campo trasero durante la banda soporte. Los puntos de hidratación intentaban racionar los pocos bidones que les habían dejado selectivamente.

SPE escuchó a la salida asistentes conversar sobre la falta de entrenamiento del personal en las vallas. Tenían constantes inconvenientes para sacar gente con dificultad para respirar por delante, quedando como único recurso salir empujando hacia los costados o atrás. Inclusive en momentos fue necesario dividir las acumulaciones por atrás mientras un láser apuntaba el lugar donde se requería asistencia. Esperamos que en el futuro estas situaciones se puedan resolver con más agilidad y el público en general sepa manejarse con más consciencia y empatía.

“Argentina, no volveré hasta dentro de un par de años, así que tomemos un pequeño momento. Voy a estar contando los días hasta regresar, anunció el británico a su público en la segunda fecha. Seguido de gritos ensordecedores, los fanáticos se despidieron de Tomlinson hasta su próxima visita al país.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE