LOLLAPALOOZA DÍA 1: UNA BALLENA, POST MORTEM Y LA EUFORIA POR MILEY

We can’t stop, esto recién empieza

Luego de dos años de espera y con un contexto mundial mucho más favorable, se celebró la séptima edición del festival Lollapalooza en nuestro país, comenzando la aventura el viernes con dos días más por delante en el Hipódromo de San Isidro

El festival abrió sus puertas hacia el mediodía con bandas locales emergentes dándole la bienvenida a los primeros en llegar: Ainda, Zenon Pereyra, Chita y Natalie Perez; pero los números internacionales no tardaron en llegar: el primero fue con la fresca propuesta del californiano Tai Verdes. Su magnetismo captó la atención de los presentes rápidamente, quienes sumaban sus palmas, coros y todo lo que Tai pedía. Los puntos más altos de su performance se dieron con su éxito de Tik Tok ‘Stuck In The Middle’, ‘A-O-K’ y ‘LAst dAy oN EaRTh’ dónde el saxo y la trompeta se lucieron especialmente. 

Seguido a Tai, pero en el escenario Samsung, Louta logró una de las mejores actuaciones de todo el festival en cuanto a puesta en escena, desplegando la creatividad a la que nos tiene acostumbrados. Mientras sonaban los primeros acordes de ‘No Te Comas la Peli’, nostros ya estábamos flasheando con la gran ballena inflable que nadaba en el cielo entre papelitos de colores. Pero las cosas no se quedaron en el inflable: para ‘Todos con el Celu’ hizo aparecer a un grupo de bailarines in crescendo en cada estribillo, sumando piruetas, para terminar en ‘ABRIR TU CORAZÓN’ metiéndose en la ya clásica y obligada pelota transparente llena de papeles que asemeja una bola de nieve (ese objeto debería ser el merch oficial a esta altura). Además, se dio el lujo de contar con una orquesta e invitar a dos artistas para realizar las colaboraciones del disco ENCHASTRE (2018) en vivo: ‘UACHO’ con Marilina Bertoldi y ‘AYER TE VI’ con Zoe Gotusso. ¿LOUTA? Lo dio todo.

El show de Dillom rompe barreras y es una de las promesas de la nueva generación

En contraste, la estadounidense 070 Shake —quien contó con una audiencia selecta compuesta por artistas como Connie Isla, Marki y Goyo Degano de Bandalos Chinos—, nos traía una propuesta más minimalista en el escenario Alternative. Realizó su presentación en solitario, corriendo de un lado a otro y arengando al público que le pedía que haga «fondo blanco» de la botella de licor que tenía a mano. Las imágenes en las visuales, que mostraban escenas de películas como Kill Bill (2003) e Interstellar (2014), iban a tono con el hip hop dark que propone, con un set que pasó por temas como Honey y Under The Moon. En el escenario vecino, A Day To Remember sumó casi la única cuota hardcore de todo el festival, donde ni el pleno sol de las cinco de la tarde logró bajar la adrenalina generada en sinergia con el público. 

 

 

Volviendo una vez más al Alternative, Marina era esperada por una gran multitud, siendo la primera del día en lograr una amplia convocatoria. Salió a la carga con una vestido rojo metalizado —al mejor estilo Wonder Woman despertando los gritos de sus fans. Con una ayuda memoria en el celular escrita en castellano para agradecer a sus fans y una sonrisa de oreja a oreja, la artista nos mantuvo inmersos en una atmósfera de pop bailable durante toda la presentación, haciendo un mix entre clásicos temas como ‘Bubblegum Bitch’ y sus más recientes composiciones. Su lista repasó todos sus discos, desde The Family Jewels (2010) hasta Ancient Dreams in a Modern Land (2021), dejando el cierre estuvo a cargo de sus éxitos ‘How to Be a Heartbreaker’, ‘Bubblegum Bitch’ y ‘Primadonna’, para las que indiscutidamente la audiencia dejó la timidez y saltó con ganas.

Duki trajo el trap, quizá el género con más cartel en esta edición del festival, al escenario Samsung arrancando con ‘Tumbando el Club’ y ‘Top 5′. Se mostró muy conmovido por la respuesta de la multitud y agradeció a sus seguidores, quienes en su mayoría son de corta edad: «Ustedes fueron los primeros en creer en nosotros, la gente más vieja no nos entendía«. La juventud se hizo evidente cuando el artista tuvo que frenar su performance en más de tres ocasiones para que nadie se lastime en el pogo. Además contó con la participación de Emilia (que se presentó más temprano en el escenario Flow) para realizar ‘Como Si No Importara’, el hit con el que se flecharon, y su nuevo lanzamiento juntos ‘Esto Recién Empieza’

Dillom hizo lo propio en el Perry’s en el horario que originalmente estaba a cargo del madrileño C Tangana, que se bajó días antes del festival por razones poco claras. El artista se encontró enfocado en promocionar su disco Post Mortem (2021), donde la muerte juega de protagonista, llevando el concepto central de su trabajo a un plano más escénico: tiró a la gente un bulto hecho con una bolsa de consorcio. ¿Creepy? Un poco, pero se aprecia la movida conceptual. Una bandera de Villa Devoto flameaba en medio de la audiencia y recordaba un poco lo sucedido en su presentación en Cosquín Rock: los trapos con nombres de bandas de rock llenaron la carpa donde se presentó. Esto deja en evidencia que su show está rompiendo un par de barreras y es una de las promesas de la nueva generación.  

“This show is fun as fuck, you will see me again”

De camino a buscar un buen lugar para esperar el gran número de la noche, Alesso daba cierre a su presentación con ‘If I Lose Myself’, incluyendo fuegos artificiales para coronar. Miley Cyrus tenía a todos a la espera de su llegada, incluso cuando faltaba hora y media, ya se hacía imposible llegar hacia los lugares cercanos a la valla. ‘We Can’t Stop’ fue la elegida para dar apertura de su presentación con un look para el recuerdo: un mono de cuero escotado, unos lentes oscuros y una campera oversize que iba a tono con el viento fresco… Aunque, obviamente, luego del primer tema ya no quedaba ni campera ni frío en todo el lugar. Miley desfiló desde una punta hacia otra llevando una cartera pequeña donde guarda una cámara anológica, realizando espontáneos disparos tanto a sus músicos como a algunos afortunados del público.

Luego hizo sonar ‘WTF Do I Know’, canción que abre su último trabajo discográfico Plastic Hearts (2020) y la reversión de ‘Heart Of Glass’ de Blondie. Uno de los momentos más emotivos se generó cuando interpretó ‘Nothing Breaks Like a Heart’, donde expresó su apoyo al pueblo ucraniano, país donde tiempo atrás fue rodado el video oficial del tema que se mostraba en pantalla. “Algunas veces, incluso cuando creemos que estamos haciendo lo correcto, lo hacemos de la manera incorrecta. Si van a luchar por lo que quieren haganlo siempre pacíficamente, desde el amor, la paz y el entendimiento. El amor es la fuerza más poderosa del mundo”, dijo la cantante siendo ovacionada por su discurso. 

A pesar de ser una artista consagrada no perdió oportunidad entre canción y canción para dar las gracias enérgicamente y dejar una promesa: “This show is fun as fuck, you will see me again”, por lo que podemos esperar más de Miley muy pronto. La nostalgia lo invadió todo haciendo brotar lágrimas de los millennials que crecieron viendo a Hanna Montana y generando saltos de euforia con su clásico ‘7 Things’. Para cerrar, interpretó ‘Party In The U.S.A.’ donde se la vio envuelta en la bandera del orgullo LGBTQ+ y mostrando uno de los carteles más ocurrentes que pidió que le alcanzaran: “I’d quit dick for Miley.

Era tarde y dolían los pies. Bizarrap cerraba el día, y había que prepararse: todavía faltaban dos, y ninguno con nombres fáciles de ignorar. Hace click acá para ver el revivir el día 2 y 3 del festival.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE