LIMON Y LAS DIFERENTES FORMAS DE TRANSMITIR IDEAS

El grupo musical incluye todas las artes en su nuevo EP y en su próximo show

No es novedad que la pandemia trajo problemas para todos los rubros, incluido el musical. Sin embargo, esto no fue un impedimento para que LIMON explotara su potencial. La banda porteña conformada en 2015 por Ezequiel Amster (voz, procesadores y bajo), Pedro Blumenfeld (voz, procesadores y guitarra), Andrés Mindlin (guitarra, sintetizadores, máquina de ritmos y coros), Tomás Hepner (sintetizadores y programación) y Joaquín Echandi (batería) aprovechó las herramientas que las tecnologías nos proveen en la actualidad y lanzó el disco La Máquina Que Escupe Prismas Vol. 1 (2020), en el cual se desarrolla la esencia de lo moderno.

Siendo fiel al alma cibernética del proyecto, el 14 de noviembre la banda se estará presentando vía streaming desde el Galpón de Guevara en el ciclo Total Interferencia Vol. 2, integrando a los partícipes que colaboraron en el EP Vol. 1. SPE tuvo la oportunidad de charlar con Andy acerca del trabajo de estudio, quien adelantó un poco de lo que se viene el sábado.

 

“Buscamos que nuestra música no solo transmita ideas sino que también genere un espacio”

 

¿Para quién compone LIMON?

Andrés Mindlin: Qué pregunta intensa para arrancar [risas]. Tenemos un acuerdo tácito con nuestro público en el que, entre nosotros y este, solamente hay música: es un universo en el que la comunicación y las reglas se dan a través de ella. Generamos esa narrativa con nuestros sonidos para entrar a ese lugar.

Se nota una fuerte presencia de la estética visual. ¿Qué relación tiene con lo que hacen a nivel sonoro?

AM: En primer lugar se relacionan por las referencias que nos gustan, entre ellas The Strokes, Gorillaz o Arctic Monkeys. Por otro lado, es mucho más directo transmitir una idea desde una canción porque no hay mucho filtro, pero eso es solo una partecita. Agregando lo visual, desde un videoclip hasta un flyer, se termina de transferir nuestra intención un poco más digerida y con más contexto. Buscamos que no sea solamente música sino también un espacio.

Hasta su último single antes del álbum acostumbraban sonidos más bien rockeros. ¿Por qué el cambio cualitativo a uno más electrónico?

AM: Porque es «la máquina que escupe prismas»; la elección de una estética más digital fue algo conceptual de este trabajo en particular. Además, como estábamos todos en nuestras casas, la música se escribía en la computadora con sintetizadores. Este paisaje más bien moderno no es definitivo, pero tampoco es que vamos a volver a lo que hacíamos antes; es como un paréntesis de LIMON.

 

“Hay mucho caretaje en el mainstream”

 

¿Qué buscan generar en su audiencia?

AM: La idea es que la música se explique por sí sola y que no haga referencia a cosas de la vida real (como sí hace la música mainstream), que se generen mundos nuevos en la mente del otro y que cada uno los interprete como les lleguen. Por ejemplo, la letra de ‘Sonar en la Radio’ habla de temas súper terrenales, pero en el videoclip se genera una disrupción con elementos abstractos. Es hasta un poco en joda la canción: una bandita indie hablando de sonar en la radio. La escribió Peter hace como un año y me maté de la risa; pensé “¿a quién se le ocurre decir eso en una canción?”. No por eso dejamos de darle importancia a la letra sino al contrario. Somos cuidadosos en la selección de palabras y en el lenguaje que usamos porque entendemos que la poesía también engendra universos.

¿Quieren alejarse del arte mainstream entonces?

AM: Tenemos sentimientos encontrados: por un lado estar ahí te ayuda a potenciar todo lo que hagas porque te da herramientas y más presupuesto. Por otro lado creo que hay mucho caretaje; si bien está buenísimo lo que se hace, no lo considero como arte porque te dan todo servido y no prestan mucho lugar a la libre interpretación. Es difícil llegar arriba y que también se entienda lo que querés manifestar con cierto lenguaje artístico. Nos interesa el público que sabe que lo que hacemos es arte, pero a la misma vez dependemos del mainstream.

¿Qué se siente dar un show por streaming tomando las estéticas de las nuevas tecnologías?

AM: Presentar el trabajo en este formato es lo más noble que podemos hacer en su nombre. Nos pone contentos tener algo tan conceptualmente cercano a lo que se puede hacer en cuanto a los shows, porque hoy la única opción es virtualmente. Vamos a tocar temas viejos y uno nuevo que no salió todavía.

LIMON no se conforma con los sonidos astrales y su armonía impredecible: invita a tener una experiencia completa con la añadidura de elementos que te hacen viajar a lo más lejano de las antípodas de la mente. El show del sábado no será una excepción, pues constará de un procesamiento de imágenes que no acompaña, sino que se sumerge más en este imaginario creativo que destaca tanto a la banda.

*Podés adquirir tus entradas en este link.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *