LAS LIGAS MENORES SON PALABRAS MAYORES

Con el soporte de Ex Colorado y Amor Elefante, la vuelta de Las Ligas Menores a Niceto Club fue un épico repaso por toda su discografía con una brutal lista de 25 temas.

Con la sala de Niceto Club empezándose a llenar, aparecieron en escena los encargados de dar el comienzo de la noche. Ex Colorado, que esa semana celebraba un año del lanzamiento de su primer EP ‘Siete Mares’, arrancó y empezó a aflojar al público que buscaba calentarse del frío que todavía había, y se dejaba ayudar por la música. El grupo empezó con el pie derecho y enganchaba inmediatamente a quienes todavía estaban llegando. Hicieron un set corto pero sólido en el que estrenó un nuevo tema llamado ‘La fiesta de los que alardean’, que sale el viernes 31. Ex Colorado es una de las bandas del sello Laptra (compartido con Las Ligas) a mirar, que está intentando hacer algo diferente y con sonido peculiar.

Unos quince minutos después, Amor Elefante apareció para continuar y calmarnos a los presentes, que quedamos hipnotizados con el ambiente que impusieron. Las chicas tocan con una soltura muy admirable,se nota que se conocen arriba del escenario. También interpretaron un tema nuevo llamado ‘Recuerda’, sobre el final de su show, que terminó de cautivarnos a todos y dio paso a los protagonistas de la velada.

Las Ligas Menores salieron e inmediatamente fueron a la suyo: abrieron con una energética ‘Contando Lunas’, que hizo que termine de apretar el frente y dio apertura al pogo desde el primer tema, que se extendió con ‘El baile de Elvis’ y ‘Mejor así’. Al cuarto, ‘Mis amigos’, la alternancia de canciones viejas y nuevas me hizo interpretar que veríamos un show diverso, de recorrido por todo lo que ha hecho la banda hasta ahora. Las Ligas ya es una banda que tiene un fandom importante y que tiene relación con su público, y ver a Anabella Cartolano reconocer, saludar y brindar con algunos de los recurrentes a sus shows generaba una sensación de hospitalidad y unión. El show avanzó y la gente empezaba a agitar más y más, con la sonrisa de la banda en agradecimiento.

En ‘Accidente’ un fan subió a corear en el micrófono por un momento, gesto bien recibido por la banda, pero que eventualmente perdió gracia. Lo mismo hicieron dos sujetos más en la mitad del show, y casi al final, este último invasor llegó incluso a  desacomodar el micrófono. Mi pequeña reflexión del tema, o la duda con la que me quedo, es si hubieran interrumpido tantas veces a una banda solo de hombres. Lo dudo mucho, porque no fue un caso aislado, fueron tres que decidieron interrumpir cuando quisieron. No me quiero adelantar y decir que a Anabella (o al resto del a banda) les molestó, es simplemente mi interpretación. Pero encuentro contradictorio llenarse la boca del ‘somos aliados’ y caretear el pañuelo verde, cuando a la hora de respetar a una banda en la que el 80% son mujeres y dejarlas hacer su trabajo, simplemente ignorás todo lo que ‘defiendes’ y quieres ser el protagonista de la manera más de «machito» posible. A mi entender, no es coincidencia ni que las tres personas que hicieron esto sean tres hombres, ni que lo hayan hecho con una banda que bien saben no los va a sacar a la fuerza ni a mostrar rechazo. Que no hayan hecho visible su incomodidad no significa que no molestó. Por lo menos a mi, a la segunda vez el chiste empezó a  fastidiarme y me quedé con eso, si la banda no tiene problema o siente que estoy equivocado pido disculpas por asumir. Pero, si algo de lo que digo les hace sentido, como público, como hombres y como ‘aliados’ que decimos ser, tenemos que empezar a actuar como tales. No solo en conciertos al no subirse al escenario a quitarle el micrófono a la cantante, sino en cualquier ámbito de la vida.

El show fue intenso y todos los temas fueron recibidos con un coreo y un acompañamiento constante del público. En momentos como ‘En invierno’ o ‘A 1200’, la épica de los temas de Las Ligas revienta y crea una vibra digna de un estadio a tope. Por otro lado, cuando la melancolía se apoderaba y obligaba a bajar un par de cambios, como en ‘Casas desiertas’ o ‘Luces y carteles’, el ambiente de matices suaves y voces arrulladoras sienta muy bien y permiten otro tipo de sensaciones. Es el caos y la calma que Las Ligas generan, y que es una de las mejores cosas de la banda. Este contraste en vivo es mucho más palpable y juega muy bien con el público.

Para ‘Los días’, el Peta (José D’Angostino), frontman de Ex Colorado acompañó en la guitarra, pero no fue el único invitado: Javier de los 107 Faunos también estuvo presente para hacer ‘Tibet’. Las apariciones de la noche terminaron de coronar esta celebración de la carrera de Las Ligas que continuó y se extendió hasta los 25 temas. Sobre el final, después de un breve amague a irse, hicieron cuatro últimos temas, dejando el más pedido de la noche, ‘Renault fuego’ como penúltimo tema y dando todo por terminado con ‘De la mano’.

Las Ligas Menores en vivo siempre es una dosis de adrenalina, pero que tiene sus momentos más tranquilos, y es esa dualidad una de las mejores cosas de verlas, la gama de emociones que te permiten sentir. Los frutos de ‘Fuego artificial’, su segundo disco que salió hace unos meses, ya se están empezando a ver y por ahora les queda terminar de consolidar su camino que de momento les sigue regalando fans nuevos en todas las ciudades y lugares que visitan.

 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *