LA PREGUNTA: UNA CUESTIÓN BABASÓNICA

La agrupación musical de mayor envergadura en Argentina convocó otro de sus tantos Estadio Obras.

Babasónicos volvió a elegir el templo del rock para dar la nota, luego de agotar otros dos Obras en abril y recorrer el país entero y algunos vecinos con su «Show Eléctrico» (título motivo del regreso enchufado de la banda tras dos años de girar con presentaciones acústicas). Para esta ocasión, el nombre del evento coincidió con el nombre del single que estrenaron con videoclip, ‘La Pregunta’, como adelanto del álbum que saldrá en octubre. Los Babas mostraron que pueden darse exóticos lujos, como tocar dos veces la misma canción, pues todo lo que hagan estará bien.

Con un público ansioso que suelta gritos tímidos de vez en cuando, las luces se apagan y un baño de rayos verdes cual fiesta electrónica atacan desde el techo. Nunca sabremos si hay intención política o no, puesto que las declaraciones brillarán por su ausencia (sería extraño que fueran tan explícitos, aunque hubo apoyo por twitter), pero habrá mucho más verde durante la noche. La banda aparece íntegra, exceptuando por el carismático Adrián Dárgelos, voz e indiscutida alma máter del conjunto más versátil de la música contemporánea. La primera canción es el debut de ‘La Pregunta’, cuya mística primitiva es bien recibida, agravada por el ocultismo de no tener al cantante en escena.

Acto seguido asoma barbudo el letrista más sofisticado del pop, para generar una lluvia de flashes mientras festeja con ‘Risa’, ‘Fan de Scorpions’, ‘La Lanza’, ‘El Maestro’ y ‘Exámenes’ lo muy vigente que se encuentra. Todo sin mediar palabra, fiel al estilo sónico que todo lo dice con la prolijidad y profundidad de sus canciones inicialmente simples.

A esta altura, al menos el orden de los temas ha cambiado respecto de la gira anterior (setlist gira eléctrica). Pronto arranca ‘Patinador Sagrado’, y vemos a Diego “Uma” Rodriguez sumarse a su hermano Adrián a rapear con el torso semidesnudo. Las luces son un espectáculo cambiante y contrastan en complejidad con el cierre de su gira eléctrica en La Plata hace seis semanas. Para el Obras, la excelencia.

Llega el momento de ‘Suturno’ y su liberador estribillo al grito de “quiero revolcarme con vos” genera el primer círculo de pogo tímido en la mitad del campo, aunque a estos primeros saltos se suman unos más enérgicos cuando Babasónicos nos devuelve un poderoso hitazo en su versión original —puesto que fue reversionado como country en la gira acústica y estuvo ausente en la lista eléctrica—. Estamos hablando de ‘Soy Rock’, porque “soy muy Puta, y no trabajo para vos”. Pero este clásico no da tregua ni acorde final, puesto que se engancha con ‘Ciegos por el diezmo’, pasa por ‘El Baile de Odín’ y termina en el impensado de la noche, ‘Cybernecia’, que no sonaba en vivo desde el 2001, para que todos nos «sintamos inabrazables». El cliché más hermoso de todos.

Esto es el comienzo, nos vamos a ver más veces este año” dice el vocalista para el grito de la gente contenta. Y para seguir con la mezcla de sensaciones, como a lo largo de los toques del año, los músicos nos traen un tema de su proyecto paralelo BBS, música dance que fue inmortalizada en un EP en los estudios de Berlín, especialistas en techno; nos referimos a ‘Monga Nunca’.

La noche sigue teñida de clásicos emblemáticos de la extensa carrera musical babasónica, y tras una hora y veinte que se pasa volando, los músicos se retiran y las luces se apagan, aunque nadie se moverá hasta que le entreguen su merecido encore. Y ahora es donde cobra sentido la afirmación hecha al comienzo de esta crónica. “¿Siempre me van a amar? ¿Aunque el disco nuevo sea cualquier cosa?” había dicho en el Estadio Atenas de La Plata el extravagante Dárgelos el pasado 30 de junio. La banda decide volver y, tras dos más de sus clásicos, cierran el show repitiendo el primer tema, ‘La Pregunta’, dando rienda suelta a beats electrónicos que confluyen en el estribillo en forma de canción (setlist Obras).

Babasónicos demuestra una vez más que es ajena a los parámetros que miden a cualquier otro grupo de música y manipula a su público como desea, forzándolos a experimentar aún más de lo que ha experimentado cualquier fan de todas las etapas de esta agrupación artística sin precedentes. El 12 de octubre veremos un disco que, si bien parece inviable, será distinto a todo lo anterior, siendo que esta vez, como ellos mismos dicen, “lo anterior ya es mucho”. Atentos a Discutible.

¿Quién va a reclamar?

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *