LA CATAPULTA ENERGÉTICA DEL PLAN DE LA MARIPOSA

Si viniera un tsunami, un estresaso o un aguijón, nos queda este Obras

El Plan de la Mariposa llegó al Estadio Obras para presentar su último trabajo Estado de Enlace (2020), ahora bien, ¿Quiénes son y cuál fue el recorrido que los trajo hasta acá? El proyecto está compuesto por el grupo de hermanos Andersen, oriundos de Necochea: los trillizos Camila (voz), Máximo (teclado y acordeón) y Valentín (guitarra) a los que se suman Sebastián (voz principal) y Santiago (violín). Ellos están acompañados por Andrés Nör en bajo y Julián Ropero en batería, que ya son una extensión de la familia. Luego de seis discos de estudio y tres en vivo, de amplias giras por Latinoamérica y hasta de contar con su propio festival (Festival Isoca); coronan sus más de 10 años de historia en esta noche.

El momento esperado llegó: las luces se apagaron, los corazones se aceleraron y cuando nos quisimos dar cuenta ya estábamos saltando sin que hubiera sonado un acorde, la manija era incontrolable. ‘Un Mal Delito Entre Confiar o Morir’ fue la elegida para el arranque seguida por ‘Invierno Nuclear’. Los sonidos fantasmales y sombríos del arrastre del arco de Santi en el violín anunciaban a ‘Esquina Impar’ y ‘Domador de Sombras’. Luego fue el turno a la siempre emotiva ‘Savia’, dedicada a su mamá que los cuida desde arriba. Con un cambio brusco de clima ‘La Vida Cura’ nos sacudió con su lírica en un gran pogo: «Quiero que nos abracemos en un gran pacto de paz, que ilumine el presente y estimule lo que vendrá”.

“Gracias a mis hermanos por insistir en que me suba a este barco, me cambiaron la vida”

Dos personajes que forman parte del universo lírico de Trance Habitante (2013) se hicieron presentes y su historia nos caló profundo. Por un lado el ‘Guruchain’, quién fue un viajero y músico lleno de esperanzas que salió a recorrer kilómetros con su bicicleta y lamentablemente murió ahogado en el Océano Pacifico. Por su parte, ‘Braian’ lucha con las empresas multinacionales que vienen a apropiarse de sus tierras, una postal muy repetida en nuestro país. Al finalizar pedimos por otra maga que se cruzó en su camino, pero Sebas nos respondió que el momento de invocarla llegaría más adelante. Acto seguido, Valentín y su guitarra tomaron el protagonismo para darle voz a ‘Ella es Agua’ y ‘Oro de Abeja’ agradeciendo a los presentes: “Gracias por esta catapulta energética”.

Sacarse los miedos, patear los problemas, refregarse la tristeza y festejar la libertad

El vaivén de energía en el setlist hacía que sea muy difícil prever en que mood sería el tema siguiente. A esta altura nos sorprendieron con una intro de rock potente con el escenario iluminado completamente en rojo, que fue interrumpida por el grito que da comienzo a ‘La Lanza de Mi Fe’ para después volver a bajar la temperatura con ‘Viajo Con El Sol’.

Cami se acercó lentamente hacia el centro del escenario y la ovación comenzó a crecer. Es habitual que cuando llega su momento, es envuelta en aplausos y gritos de aliento que le impiden comenzar a hablar y luego su emoción le corta la voz, pero logra dar su mensaje: “Gracias a mis hermanos por insistir en que me suba a este barco, me cambiaron la vida”. ‘Tesoro Escondido’ hizo su aparición seguida por un solo sombrío de piano a cargo de Máximo. ‘El Cuerpo Sabe’ y ‘Danza de la Realidad’ se presentaron casi como un manifiesto de cómo el grupo vive cada experiencia: primero el cuerpo, después lo demás. Verlos en escena es una invitación al baile sin reglas, el show en vivo es el espacio que usan para sacarse los miedos, patear los problemas, refregarse la tristeza y festejar la libertad expresándose con cada parte de su cuerpo.

Sebas se tiró de espaldas al público que no lo dejó caer en ningún momento, surfeando entre manos y celulares

Un espectro teatral lo invadió todo: Cami lució unas alas de mariposas enormes con colores fluo y junto a Sebas usaron máscaras para recitar una historia: “lo que nuestros ancestros llamaron viaje de transformación”; y así le dieron paso a ‘Gas Pimienta y a Brindar’ y ‘Mar Argentino’. Su último lanzamiento fue interpretado totalmente unplugged (incluido el micrófono), así como en giras anteriores interpretaban ‘Entrañas’, ‘Llega Llega Llega’ se convirtió en su nuevo himno emotivo y de conexión directa con cada asistente.

Tranquilamente este podría haber sido el final, pero no contentos con ya llevar 26 temas de setlist, nos tenían preparado otro tramo y de los más eufóricos. ‘Azúcar Negra’ daba arranque al cierre seguida por ‘Lazinha’, el personaje por el que reclamamos antes, que nos dio cumbia de beber. Lo que siguió fue el punto más álgido del agite: ‘Te Quiero’ y ‘Mi Jagger’, donde Sebas se tiró de espaldas al público que no lo dejó caer en ningún momento, surfeando entre manos y celulares. El triplete para cerrar fue ‘Romance con el Desapego’, ‘Túnel de la Vida’ y ‘El Riesgo’ sin darnos descanso y dejándonos sin aliento para tener este recuerdo a mano si es que alguna vez nos vuelven a arrebatar los conciertos. “El pogo más sanador del mundo”, era la conclusión podía leerse en una bandera de aguayo, a lo que yo agregaría: el público más manija de todos, compuesto por aquellos decididos a entregarse por completo.  

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE