JUEVES RARO CON EL CUARTETO DE NOS

Los uruguayos volvieron al Luna Park

Como es de costumbre cada vez que hay un concierto en el Luna Park, toda la manzana se ve colmada del público que va entrando por las distintas puertas (7 en total). Esta noche, los vendedores exhiben en las veredas las remeras preparadas especialmente para la fecha con el logo de El Cuarteto de Nos, los uruguayos que ya casi juegan de local en nuestro país, volvieron luego de más de 2 años

Apenas se apagaron las luces del estadio, el público comenzó a ponerse de pie y la ovación creció. ‘Punta Cana’ fue la encargada de abrir el setlist mientras el personaje de su video oficial se paseaba por la pantalla ubicada en la parte superior del escenario. El triplete de canciones que siguieron fueron una invitación a la euforia y a la nostalgia, al acelere y al disfrute, dejando la vara energética bien alta desde el comienzo. Se trató de ‘El Hijo de Hernández’ de Bipolar (2009), ‘Ya No Se Que Hacer Conmigo’ de Raro (2006) y ‘Lo Malo de Ser Bueno’ de Porfiado (2012), la trilogía de discos más popular de la banda. Recién a esta altura del show saludaron a los presentes, ya que después de tanto tiempo sin tocar no querían parar ni para decir hola, sensación compartida por todos los asistentes que no disminuían nunca sus saltos.

A pesar de que el recinto no contó con campo de pie, el público no paró de saltar ni agitar en ningún momento

‘Hoy Estoy Raro’ era la infaltable de esta fecha especial ya que Raro está cumpliendo 15 años, por lo que sonaron varias canciones del disco esta noche (que además fue editado en vinilo para hacerle homenaje). Por otro lado, siguen presentando su último trabajo Jueves (2019), logrando hacer la fecha ese día de la semana. ‘Enamorado Tuyo’ llegaba a ponerle baile al asunto con la voz de Santiago Tavella (bajista del grupo) mientras aprovechaba para charlar un poco con el público. “Sé que morís por descubrir qué lugar ocupás en mi cabeza, y que no te deja dormir en paz saber si estás en mi lista negra”, reza ‘Mi Lista Negra’, una de las letras más extensas del grupo que se caracteriza por las líricas complejas que nos dejan sin aire y juegan a ser trabalenguas

A pesar de que el recinto no contó con campo de pie, sino que todos tenían una butaca asignada, el público no paró de saltar ni agitar en ningún momento y los pasillos divisorios de los distintos sectores se iban desdibujando poco a poco haciéndose uno. ‘Marioneta’ seguía en la misma clave e identifica a cualquier trabajador en este mundo capitalista: “Trabajando duro, ganando el dinero para comprar lo que no sé si necesito pero quiero. Y cada mañana siempre me pregunto ¿Por qué el despertador quiere gritarme? ¡Dale marioneta, son las siete, levantate!”. 

Mano a mano con una PC gigante para ver quien ganaba la pulseada entre lo real y lo digital

De repente todo el Luna Park se encontraba repitiendo un mismo nombre, el de su frontman Roberto Musso que tiene una canción en su honor en el disco Habla Tu Espejo (2014), donde terminó sumando unos golpes a la batería y revolcándose en el piso. Por otra parte, ‘Contrapunto para Humano y Computadora’ lo envolvió en un mano a mano con una PC gigante que le hablaba desde la pantalla para ver quien ganaba la pulseada entre lo real y lo digital. 

Las linternas de todos los celulares se encendieron en ‘No Llora’ creando luciérnagas bajo techo, lo que fue festejado por la banda. Luego, un momento más acústico, todos los miembros de la banda se sentaron al pie del escenario, a excepción de Alvin Pintos quien tomó el protagonismo. Así interpretó un boleto para visibilizar su rol de baterista, siendo siempre el que está solo y atrás, despertando muchas risas. ‘Me Amo’ e ‘Invierno del 92’ daban casi el cierre a la noche, no sin antes sumar el clásico bis luego del cantito de “una más y no jodemos más”. Finalmente, coronaron la noche con ‘Llegó Papá’ y ‘Yendo a la Casa de Damián’ en una explosión de verborragia y aplausos ensordecedores. 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE