FITO PÁEZ EN LA CIUDAD LIBERADA

Volvió el pogo en el Saldias

El festival comenzó temprano, a las 14hs en el Saldias Polo Cultural con un variado lineup que se desarrolló en dos escenarios. En cada uno de ellos se dejó de incógnito un nombre que sería revelado a medida que nos acercábamos a la fecha del evento. Un día antes lo supimos, Fito Páez iba a tocar a las 19:00 en el escenario principal.

El festival se desarrolló en las calles aledañas al centro cultural y al aire libre, se dispusieron unas delimitaciones de burbujas que ya desde temprano se fueron desdibujando. Luego de las presentaciones de Femigangsta y 1915 que calentaron las tablas, el público se empezaba a posicionar para recibir al rosarino. Ya no quedan rastros de separación entre la gente, por fin, volvemos a sentirnos de cerca.

Me llevo la sonrisa enorme que el artista sostuvo durante toda su presentación

A la hora pautada y sin retrasos, vemos pasar a Fito por la valla del costado, que fue ovacionado apenas sus rulos salieron de la sala de camino al escenario. ‘Gente Sin Swing‘ fue el tema elegido para el arranque, seguida por ‘Naturaleza Sangre’ y un clima de libertad se sentía claro, dándonos el aire que necesitábamos.

El artista repasó muchos de sus éxitos como ’11 y 6‘ y ‘Al Lado del Camino’ que fueron cantadas con intensidad y ‘Dar es Dar’ agradeciendo especialmente a los médicos por su labor en esta pandemia. Seguida por ‘Dos Días en la Vida’ donde más de un par de amigas se la cantaban mutuamente reconociéndose en la historia de Thelma y Louise (1991).

Uno empezaba a preguntarse si todavía, luego de casi dos años, aún era capaz de bancarsela en el pogo

Ey, qué te pasa Buenos Aires, es con vos”, anunciaba el comienzo de ‘El Diablo de tu Corazón’ y uno empezaba a preguntarse si todavía, luego de casi dos años, aún era capaz de bancarsela en el pogo. Tras arribar a la parte de clave de “La puta madre que los re mil parió, ¿por qué nos cuesta tanto el amor?” confirmo que el gen del agite es algo que no se pierde ni aunque lo quieras, y si la manija se acumula por tanto tiempo, sale aún mejor: “Yo quiero ver tu risa y besar tu boca, sacarte el diablo de tu corazón”. ‘Ciudad de Pobres Corazones’ seguía en la misma clave y una bandera rolinga se vio flamear con la leyenda de “Saldias”, a esta fiesta no le faltó nada.

Páez vistió un sobretodo largo y hasta en un momento se calzó una bufanda alegando que el viento frío le daba de frente, pero Fito, abajo te aseguro que era pleno verano. El aire se respiraba un tanto viciado, apasionado, de ese que solo se encuentra en un buen pogo. Volver a cantar las canciones a gritos sabiendo que tu voz se une con la de muchas personas más, transformándose en un gran coro, genera la adrenalina de pasar la música por el cuerpo. ‘A Rodar Mi Vida‘ y ‘Mariposa Tecknicolor’ fueron las que le dieron cierre al show en el punto más álgido del festival. Me llevo la sonrisa enorme que el artista sostuvo durante toda su presentación, sintiendo el paso histórico de la jornada de hoy, y los abrazos entre amigues sin poder creer que lo que se vivió, volvimos.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE