FESTIVAL BUENA VIBRA: LO MEJOR DE LA MÚSICA LOCAL

La lluvia no detuvo el pogo del Konex

Buena Vibra es más que un festival, es un lugar de encuentro, de disfrute y de conexión que busca reunir grupos de amigos jóvenes y amantes de la música” rezaba la página habilitada para comprar las entradas de uno de los eventos más queridos de la escena local. El inminente pronóstico de lluvia llevó a los organizadores a tomar la decisión (muy acertada) de adelantar media hora todos los shows. El patio del Konex nos abrió las puertas a las cuatro de la tarde, y rápidamente se llenó de un público con muchas ganas de pasar una tarde llena de música. 

Plastilina fue la primera banda del lineup. El dúo formado por Tomás Wicz y Paloma Sirvén se subió a las tablas vestidos con un conjunto tipo pijama y unas alas colgadas a la espalda. El talento de ambos es evidente, y su soltura en el escenario resulta aún más admirable si se tiene en cuenta que esta fue su séptima presentación en vivo. ‘Puedo Con Esto’, ‘El Hechizo’ y ‘No Pude Despedirme’ fueron algunas de las canciones que compartieron. Incluso presentaron ‘Fantasma’, un tema inédito. Poder ser testigo de las primeras experiencias de Plasti en vivo es de las cosas más lindas que tiene este tipo de festivales; su camino recién comienza, pero no hay dudas de que el futuro les traerá excelentes oportunidades. 

El ingreso de Isla de Caras al escenario convirtió todo (como siempre) en una fiesta. ‘Chicas Como Vos’, de su disco Chango (2018), fue el primer tema del setlist. La sensibilidad y ternura que transmiten canciones como ‘Nada Acá’, ‘Tu Forma de Decir Adiós’ o ‘Idiota’ las convierte en composiciones tremendamente personales. Es este factor (su sinceridad) lo que genera una fácil conexión y apropiación de las historias que transmiten las letras. La fusión de todos en el escenario fue perfecta, y la inclusión de una flauta en algunos de los temas los hizo sonar exactamente igual que su versión grabada. Simplemente excelente.

Los músicos pudieron completar el setlist y despedirse ante un público mojado pero feliz

Acus arrasó con todo apenas puso un pie sobre el escenario. Su presencia escénica, su capacidad compositiva, su habilidad vocal y su enorme talento para rapear hicieron que todo el patio del Konex se levantara y comenzara a bailar. Axel Mark (de Palta And The Mood) la acompañó en ‘La Buena Vida’, Cruz Hunkeler (1915) en ‘Quilates’ (un tema inédito compuesto por ambos) y Moah junto a Maxi Sayes en ‘Tormenta Tropical’. Con ‘Peluche Peligroso’ todo explotó, y los pocos que aún no se habían acercado lo hicieron en ese momento. Con un sonido que fusiona el rap, el funk y algunas influencias tropicales su presentación fue una de las más increíbles del festival. 

Abril Olivera fue la anteúltima artista en presentarse. Dinastía la acompañó en ‘Debilidad’, track perteneciente a su primer disco Espacios (2019). ‘Encuentro’, también de ese disco, fue la primera canción que escribió y una de las muchísimas oportunidades en las que su voz se lució en todo su esplendor. El clima había comenzado a cambiar, y un viento fresco comenzó a soplar en el patio del Konex. Este hecho no inhibió a los músicos, quienes desplegaron todo su talento y se acoplaron muy bien a la voz de Abril. 

Cuando comenzó la presentación de Emmanuel Horvilleur el público parecía haberse multiplicado. Ya había anochecido, y la audiencia estaba ávida de poguear. Había muchos músicos en escena, todos vestidos de traje. Emma se subió al escenario al ritmo de ‘Soy Tu Nena’, armado únicamente con su guitarra acústica. Abril Olivera lo acompañó en varios temas. Uno de ellos fue ‘19’, que en su versión original cuenta con la colaboración de Gustavo Cerati, a quien el cantante se la dedicó. Se incluyeron tracks tanto de su etapa en Illya Kuryaki and the Valderramas como de su fase solista, antigua y actual. Fue el artista que más tiempo estuvo en escena. Durante la anteúltima canción del setlist la tan temida lluvia comenzó a caer. Primero de forma casi tímida, un par de gotas que nos hicieron confiar en que el show continuaría. Pero, pasados unos minutos, se convirtió en una lluvia torrencial. Algunos, los menos jugados, corrieron a cubrirse del agua. Pero un enorme grupo permaneció frente al escenario, cantando y bailando. ‘12:30’ fue el último track del setlist, durante el cual se generó un pogo que incitó a Emma a comenzar a saltar también. De esta manera los músicos pudieron completar el show y despedirse ante un público mojado pero feliz.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE