FAMILIA, FE Y PUNK: A BAND CALLED DEATH

Tres hermanos que fueron contra los estereotipos en la música sin que nadie lo note

Es extraño pensar que una banda llegue a la fama casi 40 años después de grabar un disco que no se lanzó, pero ese fue el caso de Death, formada por los hermanos David, Bobby y Dannis Hackney. A Band Called Death (2012) es un documental donde los directores Mark Christopher Covino y Jeff Howlett cuentan la maravillosa historia de un grupo sumamente innovador que quedó olvidado por décadas.La película cuenta con la participación de grandes figuras como Alice Cooper, Henry Rollins, Elijah Wood, Jello Biafra (Dead Kennedys) y Vernon Reid (Living Colour), quienes cuentan cómo fue que descubrieron a los protagonistas. Por ejemplo, Questlove de The Roots relata que quedó atónito al escucharlos por primera vez: “Esto es The Ramones, pero dos años antes”. La historia termina de contextualizarse con los testimonios de familiares y amigos de los hermanos Hackney.

«ESTA ES UNA HISTORIA TAN BELLA COMO TRISTE QUE ENCARA EL SALVAJISMO ENERGÉTICO DE UNOS PUNKS COMO UNA DULCE HISTORIA FAMILIAR«

Death se formó en el año 1971 en Michigan, un estado reconocido por ser el hogar del sello más importante de soul, Motown. Sin embargo, existía una corriente alternativa desde finales de los ‘60 con The Stooges y MC5 como referentes, empujando así los límites del rock y consagrándose como pioneros del proto punk. Comprando los instrumentos cuando sus padres recibieron un gran pago por un juicio, Bobby, David y Dannis se enfrentaron a que en aquel entonces un afroamericano tenía una proyección limitada en la música: estaban más vinculados al soul o el gospel. Estos prejuicios le jugaron en contra a un power trío adelantado a las concepciones de su tiempo.

El grupo comenzó bajo el nombre Rock Fire Funk Express, pero una tragedia llevó a que cambien su nombre, intentando dar una connotación diferente a ese término, de algo negativo a positivo. Los hermanos siguieron tocando y consiguieron que una importante discográfica se interese en lanzar su álbum debut. Todo parecía bien encaminado, pero una petición que atentaba contra la identidad de la banda cortó los lazos con el sello y pinchó el gran sueño americano de aquellos jóvenes.

Este documental es una historia tan bella como triste, capaz de encarar el salvajismo energético de unos punks como una dulce historia familiar. El archivo fotográfico es excelente, utilizado de forma simple y efectiva, acompañando el relato. Un filme ideal para descubrir a unos punks injustamente segregados y hoy felizmente reconocidos.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *