DILLOM: “ME DESPLACÉ HACIA UNA ESCENA MÁS ABARCATIVA”

Su primer disco POST MORTEM rankea fuerte entre lo mejor del año

A Dylan León Masa ya no le faltan credenciales. El joven artista de reciente cumpleaños (nació un 5 de diciembre, al igual que CA7RIEL) se encuentra presentando su primer trabajo de larga duración: POST MORTEM. Dillom saltó a la fama en 2019 al ir “por el club con el pito fuera”, mostrándole a sus oyentes la potencia de lo podrido. ‘DUDADE’ y ‘Sauce’ fueron los experimentos intermedios en los que se animó a navegar por nuevas aguas. Para hacer POST MORTEM se rodeó de un equipo mixto, y nos entrega un híbrido en el que canta sobre bases de reggaetón, post rock e indie, sin olvidarse de mostrar su habilidad para hacer temas absurdamente rotos.

El día de su primera presentación luego de publicar su álbum, en el marco del último show de su gira junto a Muerejoven, Dillom nos recibió en los camarines y nos respondió algunas preguntas nacidas de las primeras escuchas de POST MORTEM.

¿POST MORTEM recibe ese nombre porque lo que está detrás muere?

Dillom: No sé si muere algo. Se suele decir que el primer disco de un artista cierra toda una etapa, desde que nació hasta que lo publicó. Puede llegar a ser así. Yo busqué retratar la muerte desde distintos ángulos; la siento como el fin de algo, pero depende de las creencias de cada uno. Hay gente que cree en la reencarnación, gente que piensa que no hay nada y gente que cree que vas al cielo. Quise expresar lo que yo siento que puede llegar a ser la muerte y los conceptos parecidos, porque una muerte puede ser también el final de una relación, o muchas cosas más.

“Algunas de estas canciones fueron un desafío porque me siento muy vulnerable con ellas”

O sea que no hay un Dillom muerto y resucitado. Yo había planeado algunos chistes, para preguntarte si eras tipo zombi, Jesús o fantasma.

D: No, no va tanto por ahí. Sería un poco cliché. Pero me gustaría ser un zombi entonces.

¿Fue un desafío llevar al Dillom de la BZRP Session a hacer canciones suaves como ‘220’ o tiernas como ‘AMIGOS NUEVOS’?

D: Sí, fue un gran desafío. Siento que la música refleja mucho de lo que sos como persona, aunque estés haciendo un personaje. Y yo soy una persona que no suele hablar de cosas tristes, de las cosas que me pasan; no me gusta, y cuando lo hago siempre trato de hacerlo con sentido del humor, lo hablo medio en joda. Muy pocas veces me vas a encontrar hablando seriamente de algo, por lo que sí, fue un gran desafío hacer esas  canciones, porque ahí me siento vulnerable. Por algo tengo los productores que tengo, son personas con las que me siento muy cómodo al abordar temáticas más sensibles.

¿Qué es para vos una barra?

D: Una barra es una oración de un tema. Ahora, una buena barra, es algo que no sea relleno, que salga de un lugar real, que tenga algo ingenioso, una vuelta de tuerca, o un chiste bien contado.

Pregunto porque, a mi gusto, conformaron un gran equipo de songwriters. ¿Cómo encararon eso?

D: Se fue dando. Estaba trabajando las canciones con Evar y de a poco FERMÍN se fue metiendo, yo me enganché mucho con él y cada vez se empezó a interiorizar más en el proceso del disco y la producción. Decidimos hacer un viaje a Chascomús, que fue idea de FERMÍN. Ahí fue cuando conocí a Luis Lamadrid y en ese viaje se gestó una gran parte de lo que es POST MORTEM. Nos encantó la formación y nos quedamos con esa hasta terminar el disco. 

Hace unas semanas entrevisté a Feli Colina y me respondió algo muy interesante sobre la relación entré lo auténtico y lo artístico, pero yo veo a la RIP más como un experimento. ¿Vos qué pensas de esa relación?

D: No te podría hablar por toda la RIP Gang, porque somos muy distintos. Lo tenés a K4, que hay tres o cuatro personajes distintos en su álbum, y puede ser más del artificio. Hay dos conceptos que para mí son distintos: yo siento que algo artificial es algo que no nace desde un lugar real, lo haces porque la está pegando, sabés que te va a ir a bien, lo haces por alguna razón de conveniencia. Sin embargo, creo que podés hacer algo que sea pura ficción, y que nazca desde un lugar real. Te podés inspirar por algo que te pasó, le pasó a un amigo o a un familiar, y al crear algo que lo simbolice, creo que sigue siendo desde un lugar real.

Intuimos correctamente por dónde iba a ir la mano a nivel musical 

¿Te acordás del revuelo que se armó cuando dijiste que el trap había muerto? ¿POST MORTEM es post trap?

D: No sé si es post trap, sigue estando ahí para quien lo quiera escuchar. Yo siento que me alejé del trap y me desplacé hacia otra escena, más abarcativa, en donde uso géneros como el trap o el hip hop como herramientas o medios.

Cuando digo post trap no quiero decir que está muerto, sino que sin el trap como proceso para los oyentes sería difícil que un disco como el tuyo salga a ser tan escuchado.

D: Eso lo hablamos generalmente con la RIP. A nivel mundial fueron saliendo discos que, por suerte o por intuición, nos confirmaron nuestras ideas de hacia dónde tenía que ir la cosa, nos dieron la razón en las elecciones que tomamos para POST MORTEM. Por ejemplo, estábamos cocinándolo en Chascomús, y al toque salió El Madrileño (2021) de Tangana, que es un muy buen álbum, y encontramos algunas cositas parecidas, con puntos en común en la toma de decisiones. En un punto dije “la puta madre, van a pensar que me estoy copiando”, pero a la vez como estábamos bien metidos en el proceso nos ayudó escuchar esos proyectos como CALL ME IF YOU GET LOST (2021) de Tyler, the Creator. Volvieron a salir discos largos también, Donda (2021) de Kanye West y el de Drake, tienen más de 20 temas cada uno. Entonces pensamos “bueno, bien ahí, POST MORTEM está bastante largo y está bueno que la gente vuelva a la tendencia de escuchar un disco completo”. 

Claro, decís El Madrileño y pienso en el flow de ‘LA PRIMERA’ que es un tema re cool. Ahora, si volvemos a tu infancia y tenemos que elegir esos artistas que te marcaron como persona, ¿quiénes serían?

D: Hay bastante de Eminem, yo sé que es medio cliché, pero tuve como unas secuencias bastante parecidas a las que el chabón cuenta en sus canciones, y llegué a sentirme bastante identificado en algunos puntos, es muy importante para mí. Después hay bandas como los Ramones, AC/DC y los Red Hot Chili Peppers son los pilares más grandes para mí.

¿Qué se viene para el zombi de Dillom? ¿Podemos esperar una gira con banda completa?

D: Sí, estamos armando el tour de POST MORTEM para el año que viene, vamos a meterlo en varios países y provincias. Yo no quiero que sea una banda estándar, así que vamos a ver qué encontramos. Siempre nos gusta innovar en cada cosa que hacemos, nos fijamos en cada mínimo detalle y somos bastante rompebolas. Sabemos esto, el último show de la gira con Muerejoven fue en Córdoba, y la presentación de POST MORTEM va a ser acá también, en el Cosquín Rock. 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE