ELIGE TU PROPIA AVENTURA EN CUERO FESTIVAL

Conocé más de esta original fiesta para el arte

El fin de semana en Sierra de los Padres se llevó a cabo la cuarta edición del Festival Cuero Boutique. El predio elegido para tal evento fue La Casualidad, ubicado en una zona aislada, rodeada de árboles, aire puro, perros paseando libremente y un manto de estrellas nítidas por la poca contaminación lumínica. El aislamiento implicaba, también, perder la señal del celular en muchas oportunidades, pero ayudaba a desconectar un poco de las redes y vivir el presente.

“Las copas de los árboles se asomaban por detrás del escenario de una peculiar estructura”

Recorriendolo, podíamos encontrar distintas instalaciones artísticas como las de N.A.N.D.O.N., la cual lucía carteles desperdigados por todo el lugar que rezaban frases como «nunca más habrá más tiempo para dar el mismo salto«, y otro más interactivo con la consigna de escribir o dibujar las herramientas indispensables para el viaje en el interior de uno mismo, formándose un atiborrado collage de dibujos y frases sueltas. Otro de los artista fue Bruno Sirota, que retrato a Alberto Fernández muy relajado, con los icónicos lentes turn down for what y fumando un porro;  también se sumaron los filtros para la app del festival de Rocío Rogé y las instalaciones plateadas circulares de Oso Estudio. Además, de frente al escenario se encontraba una feria de diseño con remeras, stickers y gorras del Merch oficial, productos de distintas marcas como Buena Rola y el stand de Abuelas de Plaza de Mayo filial Mar del Platadonde estampaban gratis remeras con su logo.  

Las copas de los árboles se asomaban por detrás del escenario de una peculiar estructura: la cabeza del mismo personaje que podíamos ver en los flyers se dividía en dos, distribuyendose a ambos lados del escenario, y en el centro se divisaba el tercer ojo que cobraba vida como presentador en la voz de Cristian Cimminelli. Los artistas que se presentaron a lo largo de las dos jornadas no son los mismos de siempre, esos que vemos repetirse en todos los festivales de verano. Cuero brinda un lineup fresco y emergente, apostando por los perfilados a ser los próximos exponentes de la escena, como Conociendo Rusia y Chita, sin ser ajenos a la reciente ley de cupo femenino con una mayoría notoria de mujeres en el escenario: «Me emociona encontrar en los carteles de los festivales proyectos de amigas y hermanas muy queridas, me honra mucho poder compartir con ellas«, nos comentaba al respecto Loli Molina días antes del festival. Además, son cuidadosos en darle siempre un lugar a lo local, siendo Compañía de Bailarines y Acróbatas de MDP, El néctar de Miguel Bizarri y Juan Robles algunos de los marplatenses convocados para esta edición. 

En cuanto a la oferta gastronómica podíamos encontrar desde tacos veganos y sándwiches tradicionales hasta sorrentinos fritos con aderezos caseros. Para el desayuno y la merienda se ofrecieron facturas y porciones de torta, las cuales se mantenían entrada la noche para dejar el mate de lado y combinarlas con cerveza artesanal. Además, durante todo el día se servían tragos, licuados y frutas frescas. La relación precio-calidad era muy buena y sin faltantes de stock como suele pasar en otros eventos similares.

“Se respiraba un aire de total armonía donde los microuniversos de cada grupo de amigos convivieron sin problema”

Una de las cosas más llamativas fue la multiplicidad de planes y actividades que se podían realizar, una especie de elige tu propia aventura. Así, mientras algunos jugaban al metegol, ping pong, jenga o hasta al sapojuego vintage de puntería; otros elegían bañarse al sol en El Remolino, la pileta con la que cuenta el predio, o ver bandas y disciplinas artísticas sentados en una lonita tomando mates. Otras de las opciones era observar a los muralistas en acción o perderse en un laberinto natural, en el cual, si llegabas al centro, te podías encontrar sorpresas como BSIDES dando un DJ set. Además, como si esto fuera poco, en la madrugada del domingo se desarrolló un cálido fogón con música clásica y una «Fiesta Sigilosa» donde se podía escuchar a distintos DJs en vivo por auriculares.

Se respiraba un aire de total armonía donde los microuniversos de cada grupo de amigos convivieron sin problema. A esto también se sumaron los artistas que se tomaron un tiempo para fundirse con el público y disfrutar de sus colegas: como Mateo Sujatovich viendo la presentación de los hermanos Valdes, Paula Maffia disfrutando del fogón, Karina Vismara jugando al jenga o las chicas de Vurkina en la pileta. La línea que divide al público y los artistas se desdibuja, cumpliéndose la premisa del festival.

Otra de las propuestas transgresoras fue dejar que todas las ramas del arte jueguen libremente ganando una unidad fuera de las individualidades. En esto coincidía Paula Maffia días antes su presentación: «La interdisciplina es el lugar donde el arte revoluciona; antes que el virtuosismo de profundizar la disciplina personal, lo que más me interpela es sacar al arte de sus casillas» y adherían también los productores del festival: «Te das cuenta que la experiencia en sí misma es más valiosa que cualquiera de sus partes de manera individual. Ocurre algo casi mágico en el ambiente donde pareciera que todo transcurre en calma y armonía«.

Cuero es un ambiente propicio para hacer amigos, conocer artistas nuevos y pasar tiempo de calidad en la naturaleza. Una invitación a desconectarse del trajín de la ciudad en una atmósfera de relax sin etiquetas. 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *