EL MATÓ EN CHACARITA: CON EL MAGNETISMO INTACTO

Síntesis de un ritual indie que potenció el fuego sagrado de la banda platense

Parece que el frío llegó para quedarse durante varios meses, como suele suceder en esta época del año. Uno ya lo asimila, por ende ya se prepara psicológicamente para la ocasión. Algo similar ocurre cuando toca Él Mató a un Policía Motorizado: sus recitales aparentan ser lineales entre sí y dan lo que sus seguidores esperan. Así y todo, hay un factor que termina inclinando la balanza hacia el lado de la épica, dejando en offside a la aparente monotonía. El fuego sagrado que desplegó el icónico grupo de indie-rock durante el viernes en C Complejo Art Media (primera vez que tocaron allí, repitieron el sábado) fue el ingrediente esencial para potenciar la propuesta que tienen en directo.

El loop infinito de ‘Nuevos Discos’ transportó a aquella época en la que Él Mató comenzaba a ocupar un selecto lugar dentro del indie

Antes del comienzo del show, se pudo escuchar por más de una hora a Frank Sinatra. La decisión de ambientar la previa con la elegancia de ‘The Voice’ fue acertada ya que calmó la ansiedad que se palpaba desde las siete de la tarde, hora en que se abrieron las puertas. Temas como ‘Love And Marriage’ y ‘I Get A Kick Out Of You’ endulzaron con jazz y soul los oídos presentes. Muchos espectadores aprovecharon esa previa para tomar una bebida acorde a la situación, por lo que circularon varios tragos y botellas de vino en el entrepiso de CCAM. El predio ubicado en Chacarita es realmente grande, con varias barras y un espacio más que interesante que sirve para promover la cultura nacional.

Pasadas las 21:15, Santiago Ariel Barrionuevo y compañía emergieron desde las penumbras con la instrumental ‘Síntesis O’ Konor’, gema que le da nombre a su aclamado disco de estudio. El magnetismo entre los músicos y el público se produjo al instante, mientras ‘La Noche Eterna’ ganaba lugar con la ‘Guitarra Comunista’ de Gustavo Monsalvo. La Dinastía Scorpio (2012) fue el otro LP con gran presencia en el principio del setlist gracias a ‘La Cobra’ y el primer gran pogo efectuado en ‘Mujeres bellas y fuertes’. El loop infinito de ‘Nuevos Discos’ transportó a aquella época en la que Él Mató comenzaba a ocupar un selecto lugar dentro del indie.

‘Chica De Oro’ retumbó en todos los rincones del complejo para terminar con ‘Mi próximo movimiento’

No fue una presencia más la del finde. En breve, se embarcan en un viaje por Europa y Estados Unidos que los devolverá a Sudamérica recién en septiembre próximo. Por eso trataron de exprimir al máximo los más de 90 minutos que duró la velada del viernes. ‘El Fuego Que Hemos Construido’ con este ‘Mundo Extraño’ nos llevó hacia ‘El Tesoro’: más allá del juego de palabras, esas canciones sonaron pegaditas. ¿Coincidencia? No parece muy descabellado ya que el repertorio del grupo está interrelacionado en su totalidad, como si uno estuviera leyendo Rayuela (1963), la obra maestra de Julio Cortázar.

Tras el falso anuncio de que ‘La Otra Ciudad’ sería la última de todas, vino lo más potente y enérgico. El ‘Fuego’ otra vez se hizo presente y ‘Chica De Oro’ retumbó en todos los rincones del complejo para terminar con ‘Mi próximo movimiento’. Santiago apunta con su bajo como si fuera un rifle, alguna vez dijo que tenía miedo pero éste ya se fue. La historia se repitió al día siguiente con un cancionero bastante parecido (agregaron ‘Chica Rutera’). Lo mismo no es siempre lo mismo, porque cada experiencia es única e irrepetible más allá de que esté disfrazada de deja vú. Siempre que se viva como la primera vez, cada momento tendrá su toque especial. 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE